El Ministro del Ejército se despide de Cataluña     
 
 ABC.    27/07/1962.  Página: 32. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ABC. VIERNES 21 DE JULIO DE 1962. EDICIÓN DE IA MAS´ANA. PAG. 33

Et ministro del Ejército se despide de Cataluña

Barcelona 20. Este mediodía él ministro del Ejército, teniente general clon Pablo Martín Alonso, se ha despedido de la» fuerzas que estuvieron a su mando ea los cinco años últimos, en que. ejerció el cargo de capitán general de Cataluña. El acto se celebró en Jos cuarteles del Bruch, de 3a avenida de Pédralbes, donde se alojan las agrupaciones de Infantería Jaén número 25 y Alcántara número 33.

El ministro llegó acompañado de su esposa., la. marquesa de Villatorcas, e hijos, rindiéndole honores la guardia exterior, que revistó el ministro, acompañado del capitán general accidental, general don César Mantilla Lautrec, y el gobernador militar, duque de la Victoria, que acudieron a recibirle. Las señoras de Mantilla y duquesa de la Victoria cumplimentaron a su vez & la marquesa de Villatorcas, ofreciéndole ¡a primera un ramo de flores.

Á continuación-^él .ministro se trasladó a la explanada centra!, donde formaba la compañía de honores de la Agrupación de Infantería Jaén número 25, con bandera, banda, escuadra y música, que rindió honores al teniente general Martín Alonso a los acordes del himno-nacional. Saludo a los generales con mando en la región, así como a todos los jefes del cuerpo.

En la sala de banderas de la residencia de oficiales se c«kbró el acto de despedida, que presidió el ministro con su esposa y con la. asistencia de todos los generales y jefes, a cuyo frente figuraba el capitán general accidental, señor Mantilla. Este hizo uso de la palabra para hacer presente y re-novar la adhesión y cariño al teniente general Martín Alonso de todos los generales, jefes, oficiales y suboficiales de la IV Región Militar, con motivo de cesar en esta Capitanía General y de su elevación al cargo de ministro del Ejército. Rogó también al señor ministro que hiciera patente su inquebrantable adhesión al Generalísimo Franco.

Después.el señor Martín Alonso pronunció on discurso, en el que comenzó agradeciendo a. todos los presentes el homenaje que se le tributaba, por el que se sentía legítimamente halagado, y por haberlo hedió ostensivo a su esposa e hijos.

"No he apartado jamás de mi pensamiento—-dijo—los afanes e ilusiones de la profesión militar, y tened por seguro que ha sido sencillamente el reconocimiento de estos afanes Jo que habrá´ inducido a! Jefe del Estado y Generalísimo de los Ejércitos a elegirme para el cargo. También estoy plenamente convencido de que es eso lo que a vosotros os ha inducido a rendirme este homenaje, que tiene pa.ra mí el más alto valor espiritual, porque con él queda fielmente simbolizado ,el entusiasmo, lealtad y el catino que sentís hacia el jefe que durante los últimos, cuíco años ha ejercido Ja tarea de armonizar el mando y la disciplina con la familiaridad y afecto indispensables para hacer en todo momento fructífero y provechoso el cumplimiento de la misión encomendada/´

Por último,, el ministro del Ejército reiteró, en nombre propio y de su esposa, la gratitud a todos por esta nueva demostrar ción de afecto y cariño de que eran objeto, y con el más vi-vo ardor patriótico les invitó a invocar los gritos eternos de ¡Viva España!, ¡Viva Franco! y ¡Viva el Ejército español!

Después de presenciar el desfile de !a compañía de honores/ el ministro fue despedido con el mismo ceremonial que se. le rindió a su llegada, emprendiendo el viaje de regreso a S´Agasó.—Cifra.

 

< Volver