La ley de hospitales no fue improvisada y permitirá absorber un crecido número de profesionales  :   
 Dentro del mes de septiembre próximo quedará completada la campaña asistencial. Importantes declaraciones del Ministro de la Gobernación, don Camilo Alonso Vega. 
 ABC.    01/08/1962.  Página: 17-18. Páginas: 2. Párrafos: 32. 

ABC. MIÉRCOLES 1 DE AGOSTO DE 1962. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 17

LA LEY DE HOSPITALES NO FUE IMPROVISADA Y PERMITIRÁ ABSORBER UN CRECIDO NUMERO DE PROFESIONALES

DENTRO DEL MES DE SEPTfEMBRE PRÓXIMO QUEDARA COMPLETADA LA CAMPAÑA ASISTENCÍAL

Hay realizaciones que proporcionarán valiosa expe rienda a la obra tutelar de fa Administración Local

El cargó de gobernador civil significa las posibilidades del más fecundo quehacer político

IMPORTANTES DECLARACIONES DEL MINISTRO DE LA GOBERNACIÓN, CAMILO ALONSO VEGA

Una serle de acontecimientos en la vida pública española ha situado e» actualidad, una vez más, las complejas y decisivas actividades del Ministerio de la Gobernación. El reciente nombramiento de nuevos gobernadores civiles para diversas provincias, la ley de Hospitales y el documentado y revelador informe del titular del Departamento, ante las Cortes, acerca de la llamada "Reunión Previa" de Munich, entre otras resoluciones de no menos alcance, parecían invitar a un amplio y responsable comentario. Así supo entenderlo el teniente general don: Camilo Alonso Vega, quien, en Vísperas de emprender viaje en dirección a su habitual residencia veraniega en Liérganes, tuvo la amabilidad de recibir al periodista ea su despacho ministerial.

—Señor ministro: en su última alocución, pronunciada en el acto de la jura de los nuevos gobernadores civiles, destacó, una ves más, su interés por orientar y definir la trascendencia y responsabilidad del desempeño de esos cargos en la vida, provincial española. ¿Podría- resumirnos ahora la fisura y la misión del gober* nador civil?

—Entiendo, en efecto, que ser gobernador civil, para quien tiene vocación, e impulsos, preparación e ilusiones, significa las posibilidades del más fecundo quehacer político. Porque estimula, coordina o eacauaa la actividad de las Corporaciones y entidades de una provincia, representa al Gobierno y evita desvíos en asuntos que guardan relación con el buen régimen de agüella. Estas son las razones de de los diferentes

Departamentos estén subordinados al gobernador, sin menoscabo -de las directrices de sus- Ministerios respectivos.

—¿Puede decirse que se ha registrado en los últimos años algún cambio, alguna modificación en la- misión y atribuciones del gobernador civil, respecto a las del que pudiéramos llantaf gobernador civil "clásico"?

—A la figura tradicional se suman nuevos Quehaceres, como los dé la Comisión. Provincial de Servicios Técnicos, que ha de coordinar los planes nacionales y locales de una región natural o económica. Y su condición de jefe provinsial del Movimiento le obliga a velar para, que respondan a su doctrina de serviciio a España cuantos ejercen funciones públicas; a vigorizar las estructuras sociales: a >me los organismos oficiales operen con las mayores garantías de acierto, conociendo el (parecer de los´Consejos políticos o sindicales y demás órganos idóneos. Así, en su provincia íxxíos "se sentirán responsables de su buen gobierno y nadie podrá negar las colaboraciones-que se te pidan.

—Igual que hace unos momentos, el señor ministro se ha referido a. la vida, de las Corporaciones en diversas ocasiones. ¿Podría añadirnos algo ahora sobre este punto?

—>Es, lógico que, entre las responsabilidades del Ministerio de Ja Gobernación, sea importante la tutela de la Administración Local, Procuramos evitar un pernicioso uíiiformistno legislativo, que im¡ponía a la gran capital iguales normas que a la modesta aldea. Ya contamos con realizaciones que proporcionarán valiosa experiencia.

Para mejor acertar, cuento con la colaboración de las Corporaciones y, especialmente, de s«s representantes en Cortes, que, sin merina del cometido de te Mancomunidad de Diputaciones, tendrán carácter más orgánico, al cumplir o ejercer sus deberes o derechos de procuradores, con las periódicas deliberaciones del grupo en el Instituto de Estudios de Administración Local, según espontáneamente convinieron.

LA MUTUALIDAD DE FUNCIONARIOS, REALIDAD TANGIBLE

—En esa estrecha colaboración entre sit Departamento y las Corporaciones, directamente o a través de sus representantes, ¿qué conquistas sociales se han lograda etí los últimos tiempos de inmediata repercusión sobre el ancho sector de los funcionarios españoles?

—La Mutualidad Nacional, antigua aspiración del funcionario de las Corporaciones, es ya una realidad tangible que alcanza aun a los empleados de los Ayuntamientos más humildes con pensiones- de-cerosas y otra serie de beneficios y prestaciones en vías de implantación, y estudiamos sin pausa el problema dé los devengos en general q«e, como en el Entado ocurre, ofrecen sensibles desigualdades, y ha de relacionarse con su dedicación, rendimiento y volum-sn as plantillas.

Todo esto requiere el robustecimiento de las Haciendas de nuestros Ayuntamientos y Diputaciones, t ma muy ligado al d-e sus obligaciones y a la reorganización de las circunscripciones locales, qua no puede abordarse con criterios simplistas cuya índiscriminada aplicación crearía dificultades mayores de las que se tratan de resolver.

—Ya nos hacemos cargo de la complejidad del problema. También de que no resulta materialmente posible abordarlo en toda su dimensión y detalles en una entrevista. Le agra´deceriamos ahora alguna ampliación respecto « oíros Serví* tíos Que dependen de su Departamento.

—¡Pero sería casi un tratado de la Administración del Estado referirnos, en. esta ocasión a las estructuras y problemas: al buen espíritu da la Guardia Civil, Cuerpos de Seguridad y Servicios de Tráfico; a su eficiencia, más meritoria por lo ajustado de las plantillas; a la modernización de sus instalaciones y medios. Como tumntar los proyectos del Correo y las Telecomunicaciones del Estado y de empresas concesionarias, que vienen mereciendo tan .necesaria atención «n el Plan de Desarrollo Económico. Pero destaco, -desde luego, que ya a.protó el Gobierno la inversión de 288 millones tíe pesetas para corresponder a la gran demanda de atoónos del servicio "Te-lex", en el tráfico interurbano y en el tráfico internacional, con una red de 16 centrales y más de 1.000 abonadas. También se prevé la conexión automática >le las centrales telegráficas más Importantes, eliminando las retransmisiones del servicio te1egfáfico, que representan actualmente el 58 por 100 del tráfico total.

LOS HOSPITALES ABRIRÁN SUS PUERTAS A TODOS LOS ENFERMOS

—Continuando con las realidades conseguidas a través del Ministerio de la Gobernación, de beneficio inmediato en toda-la nación, estimamos que la ley de Hospitales merecería un párrafo aparte, dado su gran alcance.

—Me consta que es así. La considero trascendental para el país, aunque despertará recelos que su desarrollo -desvanecerá. Y, desde luego, no fue improvisada. Ya el 20 de julio de 1997 se crearon las Comisiones Provinciales de Coordinación Sanifca« ría y se pudo elaborar un, censo de los hospitales del sector público nacional, as! como llegar a un conocimiento detallad» de la situación asistencia!. 13 14 de marzo de 1958 se crea la Comisión Central, que en 12 de agosto de 1960 deja rpaso a la má* amplía oue preside un ministró del Gobierno. Y pronto se manifiesta la necesidad de una ley que contenga declaraciones- basteas.

Concedemos primacía al aspecto moral en el derecho a la salud, pero no podemos olvidar su trascendencia económica nacional. El hospital adquiere, en este sentido, máximo relieve en el complejo sanitario, aunque al llegar a la realidad social y científica del hospital de nuestros días no es justo olvidar el elevado sentimiento que dio lugar e los primeros hospitales. Porque sólo cuando los movimientos del espíritu han precedido a las grandes institu-cioaes, éstas resultan sólidas. Por eso el hospital es una institución médica y no solamente un instrumento de trabajo.

—¿Qué orientaciones o normas concretas dedica la ley a los objetivos de los hospitales españoles?

—Los hospitales españoles deberán absorber un número de profesionales que permita orientar, de una manera más activa y eficaz, la asistencia médica, al mismo tiempo que elevar sus condiciones de trabajo. Cuando la ley define al hospital, comprende en dos párrafos un inundo de aspiraciones y nobles deseos.

Los hospitales públicos españoles abrirán sus puertas a todo enfermo sea cualquiera su condición social o económica, respetadas las debidas prioridades en cuanto al ámbito y destino del ´centro. Ello no supone en modo alguno absorciones, pues se declara expresamente el respeto a la titularidad y regencia de los hospitales por parte de sus organismos rectores, con una regio-nalización que considera la situación geográfica, el volumen, la densidad de distribución de la población y las características de su morbilidad.

Y es que el elevado coste de las instituciones modernas exige, junto a una planificación cuidadosa, una utilización óptima; y, entre ellas, sobre todo la de los hospitales generales, cuyo coste por cama construida es muy elevado. Además, su complejidad administrativa aconseja la posibilidad de nombrar, gerentes debidamente capacitados, sin merma de la función médico-íacultativa. La incompatibilidad en los cargos ¡médico-hospitalarios se remite al Gobierno, ya que han de tenerse en cuenta numerosas circunstancias.

Sentado el principio de que los hospitales públicos abren sus puertas a toda clase de enfermos, sea cualquiera su condición social y económica, se prevé la responsabilización de los gastos de su asistencia, par a-que no existan ya palacios sanitarios y hospitales de indigentes: el Estado consignará en BUS presupuestos un crédito anual como aportación para atender al desarrollo de la nueva política hospitalaria.

Creo que las Cortes han comprendido la importancia de su votación del día 14 de julio.

—Precisamente en esa sesión de las Cortes que cita presentó el señor ministro su informe sobre la llamada "Reunión Previa" de Munich. ¿Cuáles fueron las mayores dificultades aue le planteó esa intervención?

—Fue difícil condensar en cuarenta y cinco minutos tantos y tan distintos antecedentes, propósitos y reacciones con veraz ecuanimidad; evitar omisiones o errores de los que todo conocimiento humano es susceptible, y procurar, en fin, que se- conociera la posición del Gobierno en el asunto: no aplicar igual rasero a tan desiguales conductas, y, sin sobreva-lorar la significación de los protagonistas y de sus nuevos y defasados colaboradores, tampoco permanecer indiferentes al riesgo de que los promotores o los entusiastas de "coincidencias", como la del 6 de junio, desorienten la razonable actuación en España de sociedades y particulares europeístas con varios años de limpia existencia. Porque debe reiterarse que ninguna decisión tomamos respecto de la Conferencia del "Movimiento Europeo" de los días 7 y 8; sólo actuamos respecto a una serie de conductas que se iniciaron dentro de nuestro paíaf para culminar en las reuniones de los días 5 y 6 de junio, totalmente ajenas al Congreso Internacional.

—Por la Prensa y la radio, los españoles va conocen la reacción de las Cortes ante su informe. No obstante, desearíamos escuchar con sus propias palabras sus impresiones de agüella jornada.

—Los procuradores aplaudieron con digna vehemencia la actuación del Gobierno y el criterio del Jefe del Estado, que nos da cotidiana lección de serena previsión del porvenir. Fuera de las Cortes han sido miles los testimonios recibidos, en igual sentido, de gentes ajenas a la vida oficial, y aún de participantes en la Conferencia, que reconocen un propósito de veracidad que mantengo invariable, por lo que debo adicionar mi relato con un hecho real, aunque inoperante: aparece que, tras la salida para Ginebra el 30 de mayo, promovió el señor Gil Robles- un acta notarial. En ella consta que el día 2 de junio el señor Gil Robles firma un escrito dirigido al "señor ministro subsecretarip de la Presidencia". Tal carta es certificada en Correos sobre las trece horas y cuarenta y cinco minutos del mismo sábado. Luego, tras las operaciones ordinarias, se deposita por la tarde en el apartado oficial de aquel Departamento. Al día siguiente, domingo día 3, sale el señor Gil Robles hacia París a las ocho horas y treinta cinco minutos. Y sólo el lunes, día 4, se hacera las nueve de la mañana la recogida del casillero, y entre la múltiple correspondencia oficial de aquel centro llega el sobre al registro y se inscribe la entrada del documento, que pasa a manos de la autoridad destinataria más de veinticuatro horas después de la salida del firmante.

¿Es que podría suponerse que un sobre dirigido a tal cargo, depositado en Correos alrededor de las catorce horas de un sábado, puede llegar a su destinatario antes de las ocho y treinta cinco del domingo?

Si el señor Gil Robles buscaba un consentimiento o un conocimiento de sus piar nes antes de salir para Munich "esf indiferente que iniciara definitivamente su viaje el día 30 de mayo o el día 2 de junio a las ocho y treinta y cinco; primero, porque los escritos redactados para los señores ministros están con tales ambigüedades que nada tienen que ver con el contenido y las "colaboraciones" de la propuesta conjunta llevada a la conferencia en acuerdo o "coincidencia" con los dirigentes exiliados, y, segundo, porque pudo el interesado utilizar medios tan garantizados como quisiera, pero que hicieran llegar el escrito a su destinatario la misma mañana del sábado, puesto que él partía el domingo a las ocho y treinta y cinco.

¿Tal vez esto no convenía a sus planes"? Puede que el sistema seguido le reportara utilidad para especular con meros formulismos, mas no para conVencer a nadie de que salió de España conociendo un ministro su proyectada actuación. No olvidemos que cuando algunos representantes diplomáticos actuaron acordes con el Gobierno español, Jos promotores de la "resolución única" se mantuvieron firmes en su maniobra.

IMPORTANCIA DEL FONDO NACIONAL DE ASISTENCIA SOCIAL

—Quedan perfectamente determinadas & explicadas las maniobras de la persona de quien ha hecho referencia en relación con la llamada "Reunión Previa" de Munich. Volviendo al orden de nuestras conquistas y realidades nacionales, en función con su Departamento, ¿podría hablarnos ahora de las perspectivas que ofrecen las nuevas pensiones para ancianos y enfermos?

—Toda norma, aun las de justicia social, dejan vacíos que la sociedad o el Estado han de atender con espíritu de caridad cristiana, de humana solidaridad. El Fondo Nacional de Asistencia Social y el Patronato que presido tienen amplio campo en múltiples ramas y modalidades asistenciales. Este .año, por iniciativa muy personal del Jefe del Estado. se han presupuesto 600 millones de pesetas para iniciar un régimen de pensiones o ayudas a la infancia acogida a determinados Establecimientos, pero principalmente a tos ancianos v enfermos incapacitados para el trabajo que carecieren de medios para subsistir o de familiares o entidades obligadas a ello.

El decreto de 14 del pasado junio fija las condiciones y trámites para tales concesiones, que para los ancianos se inician por los que cumplieron setenta y cinco años, pues así lo aconseja una elemental prudencia, y es razonable que los primeros beneficiarios sean los de más edad. La cuantía de esta pensión o ayuda es de 320 pesetas mensuales; si estuvieran acogidos a algún Establecimiento benéfico. éste percibirá el 80 por 100 para cubrir los gastos de asistencia. Tal supuesto era necesario porqua los interesados o sus familiares prefieren el régimen de un asilo, cuidadosamente atendido, más que la percepción de una cantidad en un domicilio donde no puedan prestársele los debidos cuidados.

—¿Cuál es la situación actual de esta importante campaña asistencial iniciada, para la cual, según nos manifiesta, ha sido presupuestos seiscientos millones de pesetas?

—Hasta.el momento se han distribuido, Con arreglo a las peticiones presentadas, 90.000 impresos de ayuda para ancianos, muchos de los cuales ignoran los datos precisos, con lo que se dificulta la imprescindible labor informativa, totalmente necesaria para evitar posibles abusos.

La colaboración con las Juntas Provinciales de Beneficencia, de Auxilio Social, Sección Femenina, Caritas Diocesanas y Parroquiales y la Obra Nacional de Previsión, hace posible que esta primera fase quede completada dentro del mes de septiembre próximo. Sigo con verdadera impaciencia la aplicación práctica de aquellas nuevas previsiones asistenciales. Al finalizar el año 1962, tendremos útiles elementos de juicio para su regulación y actuación en el futuro.

El ministro de la Gobernación, el teniente general don Camilo Alonso Vega, tiene aún muchas cosas que referir. Pero el tiempo no es precisamente lo que sobra en la agenda de un ministro. Ante el paréntesis obligado del verano bien vale, no obstante, el repaso de urgencia que antecede a una seria de puntos de la vida nacional, todos de primerísima actualidad.

 

< Volver