Discurso del Ministro de la Gobernación en la toma de posesión del gobernador Civil de Sevilla  :   
 El que no acepte los principios proclamos por Franco está fuera del Movimiento. 
 ABC.    17/01/1959.  Página: 29-30. Páginas: 2. Párrafos: 14. 

ABC. SÁBADO 17 DE ENERO DE 1959. EDICIÓN DE LA MASAN A. PAO- 29

DISCURSO DEI MINISTRO DE la GOBERNACION EN La TOMA DE POSESIÓN DEL GOBERNADOR CIVIL DE SEVILLA

«EL QUE NO ACEPTE LOS PRINCIPIOS PROCLAMADOS POR FRANCO

ESTA FUERA DEL MOVIMIENTO»

.a Ley de Sucesión, consagrada por un plebiscito popular, reconoce la

forma política de la Monarquia

Al acto en el que el ministro de la Gobernación, teniente general Alonso Vega, dio posesión, ayer viernes, al nuevt> gobernador civil de Sevilla, D. Hermenegildo Altozano, asistieron el subsecretario, los directores generales, los jetes de servicio y el alto personal del Departamento.

Leído el Decreto de nombramiento por el director general de Política Interior, señor Chacón, y habiendo sido prestado por el titular el juramento de rigor, el señor ministro de la Gobernación señaló que el jurdtuento que exige el articulo segundo de la ley de 17 de mayo de 1958 para ser investido de cargo público, si se reíiere a los Principios Fundamentales es por el carácter permanente e inalterable y obligatorio que éstos tienen para cuantos se integran en el "Movimiento -Nacional.

Recordó que el Caudillo, en la sesión de Cortes donde aquéllos se proclamaron, y por la importancia que la forma de Gobierno tienen para la continuidad de un régimen, declaró que el nuestro no podía olvidar los ´torpes ensayos republicanos, que la experiencia demostró trágica, y de modo inequívoco, que eran aciagos para la Patria".

"Y de aquí,, que en el Principio VII—siguió diciendo—, couiorme también a la Ley de Sucesión consagrada por un plebiscito unánime de todo el país, sea nuestra forma política la Monarquía tradicional, católica, social y representativa."

"No cabe, pues, ninguna distinción: el que no acepte este Principio,, como el que no acepte cualquiera de los otros once, está fuera del Movimiento. Esta es una realidad evidente. Y somos nosotros, precisamente nosotros, las autoridades, las jerarquías, todos los Órganos del Movimiento, los que tenemos que estar constantemente repitiendo y propalando este Principio, porque no sea que el silencio abra las puertas del olv.ido, primero, y de los errores, después."

Destacó el general Alonso Vega que la lealtad a tales principios lleva implícita la adhesión a la figura del Caudillo, "que por su historia,, por ;u dedicación total y entrega a la Patria, por su labor, por sus aciertos, constituye hoy—quiérase o no, esta es la realidad—la esperanza, la seguridad y la fe de todos los españoles; y que por razones imperativas de justicia es y será durante el tiempo que la Providencia quiera conservárnoslo, el Jefe del Estado Español y el Caudillo de España".

Refiriéndose a la tarea de los gobernadores civiles, señaló que si en cuanto a Jos principios políticos el camino era diáfano, en el orden a la práctica de su gestión su cauce y guia resultaban del decreto de 10 de

octubre de 1958, que en este punto, reitera el de 14 de junio del 38, y que le atribuyen en tu provincia "la dirección en materia de acción política, entendiéndose por tal las actividades que conducen a la aplicación de las directrices generales de Gobierno y a evitar todo aquello que los obstaculice"; así como "la misión de vigilancia de todas las actividades que no están comprendidas en un Departamento ministerial determinado, aunque también los delegados de los diferentes Ministerios están subordinados a la autoridad del gobernador civil, que es e! representante del Gobierno en la provincia". "Pero la dificultad del papel def gobernador estriba en-aplicarlo^ acertadamente y saberlos conjugar de un modo conveniente en cada caso."

"Mas el éxito es seguro al recordar que eí Movimiento "-es una actitud en la que caben todos los españoles flue acepten sas piiacipios con lealtad al Jefe del Estado" Ño hay dentro del Movimiento nías distinción, ni ^recompensa, ni elección que aquellas que respondan a un comportamiento distinguido de las personas que lo constituyen. Asi !o fue en la guerra y no hay motivo para que no lo sea. en la paz. Todos recordamos que ias mas altas reco-npensas de tipo colectivo e individual fueíon otorgadas a las Banderas de Falange, a los Tercios, de Requetés y batallones del Ejército; y de igual modo sobre el pecho de una porción >te c&avbaííentes lucen las insignias más altas sin más distinción ni motiva para otor-gár,selas qae su buen comportamiento."

"Es í-ste el único camino que hay que seguir en la paz: la distinción, la estimación, Ja preferencia de la designación han de recaer precisamente en las personas más destacadas por su comportamiento, por su honorabilidad y por sus servicios."

"El gobernador también ha de tener en cuenta la misión que los órganos de! Movimiento han de cumplir, pues, sin reemplazar a los órganos de la Administración (sea ésta estatal, provincial o local) constituidos y eficientes para desarrollar su cometido, han de actuar en la Sociedad ganando en ella arraigo (de un modo principal, por el comportamiento colectivo de la Organización y por el individual de cada •uno) y procurando un ambiente propicio para que la obra del Gobierno sea entendida y seguida con fervor por (odos los habitantes de España; porque, a su vez, habrá hecho IJegar a la Administración y al Gobierno, por cauces socíales, económicos y representativos, las demandas y necesidades del país "

El ministro, tras recordar las condiciones que concurren en el señor Altozano y que destacó a la Prensa c´on ocasión de -.u. nombramiento señaló que, como soldado de la Marina, sabrá llevar a su cargo civil aquel compendio deontológico del bien mandar, que las ordenanzas militares contienen con tan elocuente concisión cuando, respecto del jefe más modesto, dicen: "Se hará querer y respetar; no disimulará las faltas de los subordinados; será ´firme en e! mando graciable en lo que pueda; castigará sin cólera, y será comedido en sus palabras, aun cuando reprenda."

El segor Alonso Vega termmó diciendo: "Con tales condiciones personales con formación tan completa y los deseos de servir a la Patria que le arriman, espero corffiado en que la gestión del señor Altozano ?erá eficaz y beneficiosa para Sevilla y para España."

Terminados los aplausos con que los asistentes acogieron ¡as palabras del señor Ministro de la Gobernación eí Sr., Altozano tuva paíaferas >íe sfiBtida ErafituVI ciando a la fórmsígiihrf ;jj«jrornto prestado coa sentido religioso, la más alta garantía de su voluntad de servicio y de identificación con el Movimiento y lealtad para el Caudillo; y prometiendo laborar sin prisa pero sin pausa, declaró: "Yo marcho a Sevilla mi general, lleno d,e afán de servicio, de amor a España y de amor a aquella ti«ííra Sov andaluz, y conozco y siento todo el valor y sigmncado de aquella capital de la región."

 

< Volver