Autor: Pérez Fernández, Herminio. 
 Cortes españolas. 
 Aprobadas las modificaciones al artículo 19 de la vigente Ley de Orden Público  :   
 Las que imponga el consejo de ministros pueden llegar hasta un millón de pesetas. 
 ABC.    10/06/1971.  Página: 33-34. Páginas: 2. Párrafos: 24. 

A B C. JUEVES 10 DE JUNIO DE 1971. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 33 y 34.

CORTES ESPAÑOLAS

APROBADAS LAS MODIFICACIONES AL ARTICULO 19 DE LA VIGENTE LEY DE ORDEN

PUBLICO

Determinará qué autoridades podrán sancionar las infracciones y las cuantías de las multas

LAS QUE IMPONGA EL CONSEJO DE MINISTROS PUEDEN LLEGAR HASTA UN MILLÓN DE

PESETAS

Madrid. (De nuestro redactor en las Cortes, Herminio Pérez Fernández.) Continuó durante más de tres

horas, en la tarde de ayer, el debate iniciado en la última parte de la sesión del martes, dentro de la

Comisión de Gobernación, en torno a las modificaciones propuestas al artículo 19 de la ley de Orden

Público de 30 de julio de 1969. El precepto señala, en un primer párrafo, las sanciones que podrán

imponer los alcaldes, y en el segundo, la cuantía de las que corresponden a las autoridades superiores. Es

de advertir que en el primer apartado la Ponencia ha reducido las cifras a la mitad de las que proponía el

texto remitido por el Gobierno.

Frente al texto ofrecido por la Ponencia en su informe, se manifestaron muy diversas opiniones. He aquí,

en breve síntesis, las más destacadas:

La Ponencia ha suavizado excesivamente el texto del Gobierno, al disminuir las cuantías de las multas.

Estas deben tener la cuantía debida, que ya la, autoridad que ha de imponerlas tendrá en cuenta los

diferentes grados en que debe aplicarlas. (Señor España Muntadas)

No hay equiparación entre el primer párrafo y el segundo. Mientras aquél duplica la cuantía de las multas

que podían imponer los alcaldes de la ley vigente, este último multiplica por cuatro las que pueden

imponer los estamentos superiores, lo que resulta exagerado y lesivo. El aumento debe ser el doble para

todos, menos para el Gobierno, que debe quedar en la cifra máxima de 750.000 pesetas, Señor Zubiaur.)

ACTUALIZACIÓN DE LAS CUANTÍAS

Las cuantías deben ser actualizadas por razón de la devaluación ,del dinero, pero con un mismo criterio en

los dos apartados y evitando las elevaciones drásticas. (Señor Ángulo Montes.)

Los alcaldes no deberían tener facultad sancionadora en materia de orden público, pero si se mantiene

debe haber congruencia en la elevación de ambos apartados. Debe añadirse que no podrá ser objeto de

más de una sanción administrativa ningún acto contra el orden público. ¡Señor Esperabé de Arteaga.)

Las multas deben estar en consonancia con los hechos, sin tener en cuenta la mayor o menor densidad de

población de las localidades en que se produzcan, aunque la necesidad de una mayor ejemplaridad obliga

a establecer unas escalas. Las cantidades establecidas por la Ponencia no son excesivas. (Señor Valencia

Remón.)

En esta ley, que todos debemos desear que no sea nunca aplicada, las cantidades son un aspecto

anecdótico. Conforme con la Ponencia. (Señor Utrera.)

Esta ley debe imponer temor, para que nadie altere el orden público, amenazado y subvertido en todo el

mundo. La autoridad tiene que contar con medios adecuados para mantenerlo. (Señorita Loríng.)

El perfeccionamiento de las instituciones debe hacerse por un proceso evolutivo, sin que se subvierta el

orden político. Sin tener una paz una seguridad común no se podrá configurar una sociedad mejor. No

hemos de tener reparos en aprobar cualquier medida que se considere necesaria para esos fines. Si la

subversión ha crecido últimamente, es lógico que el Poder ejecutivo nos pida una norma legal que le

permita cumplir la alta misión que tiene confiada. (Señor Viola Sauret.)

TOPE MÁXIMO DE LAS MULTAS

El tope máximo de las multas debe ser el doble de las establecidas en la ley de 1959 para todos los casos.

(Señor Peralta España.)

En virtud de la ley de Orden Publico de 1933, en determinadas circunstancias los gobernadores civiles

imponían multas hasta de 10.000 pesetas. Hace treinta y ocho años, cuando el quintal de trigo valia 30

pesetas y el sueldo de un catedrático de Universidad era de 10.000 pesetas anuales y el de un ministro de

36.000. (Señor Salas Pombo.)

El problema estriba en la determinación prudente de unas cifras. Lo fundamental es la acomodación de

esas cifras; la distribución es algo accesorio. Es un problema de juicio, de prudencia, de objetividad y de

serenidad. De acuerdo con la propuesta del señor Peralta. (Señor Suárez González, don Fernando.)

Melilla y Ceuta deben ser incluidas junto a las provincias insulares. (Señor León Sola.)

Por la Ponencia, los señores Carro Martínez, primero, y Rodríguez de Miguel, despues, respondieron

amplia, minuciosamente, a todos los enmendantes con sólidas argumentaciones. Con cita abundantísima

de legislación probaron que los alcaldes siempre tuvieron facultad sancionadora por tener el doble

carácter de presidentes de, Corporación y delegados gubernativos. En cuanto al párrafo segundo, para la

Ponencia la cuestión principal es el límite último de la sanción, fijado en el doble, con lo que se sigue el

mismo criterio; el sancionado lo que tiene que saber es el límite máximo; todas las autoridades

mencionadas en el párrafo segundo son órganos de una, misma personalidad jurídica, de la administración

del Estado, con lo que bastará proponer la multa al escalón superior para aumentar la cuantía. Esta ley es

límite y garantía de libertad. Lo dramático es el fenómeno existencial de que libertad y orden sean valores

necesarios, pero contrapuestos: a mayor libertad, menor orden; a mayor orden, menor libertad. Se trata de

lograr el difícil equilibrio para que puedan coexistir el máximo orden con la máxima libertad, con

prioridad incluso para la libertad, valor esencial reconocido en nuestras Leyes Fundamentales. (Señor

Carro Martínez.) No olvidemos que ésta es una norma condicionante de las decisiones justas de quienes

ejerciten la facultad sancionadora; no olvidemos tampoco, que quienes van a ejercerlo son personas de

conciencia y que hay que contar con la buena fe de cuantos han de adoptar estas decisiones. Recordemos,

por último, que está abierta la vía de la jurisdicción contenciosa, como salvaguardia contra cualquier

exceso (Señor Rodríguez de Miguel).

La Ponencia admitió dos adiciones: La propuesta por el señor León Sola, sobre Ceuta y Melilla, y la del

señor Esperabé de Arteaga respecto a la imposibilidad de que un hecho sea sancionado más de una

vez.

TEXTO APROBADO

En consecuencia, a las ocho menos diez minutos de la tarde, el presidente de la Comisión, don Carlos

Arias Navarro, que está llevando los debates con una gran amplitud de criterio, sometió a votación el

texto de la Ponencia, que quedó aprobado así:

Artículo 19. 1. Los alcaldes podrán sancionar los actos contra el orden público con multas que no excedan

de 500 pesetas en municipios de hasta 10.000 habitantes; de 1.000 pesetas, en los de 10.000 a 20.000; de

2.000 pesetas, en los de más de 20.000: de 5.000 pesetas, en los de más de 50.000, y de 10.000 pesetas, en

los de más de 100.000. (Aprobado con el voto en contra del señor España Muntadas.)

2. Los delegados del Gobierno en las Islas Canarias y Baleares podrán sancionar las mismas faltas con

multas de hasta 10.000 pesetas; los delegados del Gobierno a efectos del orden público en Ceuta y

Melilla. de hasta 25.000 pesetas. Los gobernadores civiles podrán hacerlo en cuantía que no exceda de

100.000 pesetas; el director general de Seguridad, hasta 250.000 pesetas; el ministro de la Gobernación,

hasta 500.000 pesetas, y el Consejo de Ministros, hasta 1.000.000 de pesetas. (Dos votos en contra de los

señores Esperabé y Suárez González.)

3. Seguirán encomendadas al director general de Seguridad las atribuciones que en este orden le

correspondan en Madrid y su provincia, sin perjuicio de las peculiaridades del gobernador civil, en

materia de régimen local u otras cuestiones.

(No se habían presentado enmiendas.)

4, Ningún acto contra el orden público será objeto de más de una sanción de las establecidas en esta ley.

(Unanimidad.)

La enmienda del señor Peralta España, para que las multas actuales fueran solamente duplicadas en todos

los casos, sólo tuvo dos votos a favor.

Otra del señor Espérabé, sobre sanciones a hechos que conocieren los Tribunales, fue rechazada, pues

sólo tuvo un voto favorable.

A las ocho de la tarde se levantó la sesión, que continuará el próximo martes, a las cinco.

VISITA AL MINISTRO DE TRABAJO

La Ponencia que ha informado el proyecto de ley de Familias Numerosas en el seno de la Comisión de

Trabajo de las Cortes, visitó al ministro del Departamento para darle cuenta del término de las

deliberaciones sobre dicho proyecto.

El presidente de la Comisión expresó al titular de Trabajo la eficaz colaboración mantenida en todo

momento por la Comisión, que. al término de los debates, hizo constar expresamente su satisfacción por

el feliz resultado de los mismos, solicitando quedara constancia de su felicitación al ministro por entender

que el proyecto dictaminado supone una serle denotables beneficios para las familias numerosas con

inclusión de casos hasta ahora al margen de estos beneficios.—Cifra.

 

< Volver