Autor: Romero, Emilio (FOUCHÉ). 
   Conferencia de don Emilio Romero     
 
 ABC.    05/12/1974.  Página: 123. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

CONFERENCIA DE DON EMILIO ROMERO

La conferencia de Emilio Romero en el Club Siglo XXI ha tenido gran eco. Completamos nuestra información de ayer con el resumen del interesante texto político de la disertación del director de «Pueblo».

COMENZÓ diciendo que había escogido para a su intervención un tema que abrasa los dedos, como es el retrato político de nuestros días y la formulación de un proyecto democrático para el Régimen.

Un clima de expectación se extiende por lodo el país, El documento capital de la remodelación es el discurso pronunciado por el presidente Arias el 12 de febrero. Es una corriente liberal que se hizo discurrir por las acequias del Régimen. La política informativa que no aplicaba el artículo segundo de la ley de Prensa, producía una catarata de textos abiertamente contrarios» y agresivos a la legalidad, a la legitimidad del Régimen y al comportamiento del Estado. EJ establecimiento de la tolerancia, que ha de ser siempre la más limpia intención del gobernante, contribuía escasamente a realizar el proyecto de hacer una Democracia desde dentro.

Muchos estaríamos dispuestos a aceptar en la hipótesis dialéctica un diálogo sobre los beneficios de la Democracia liberal, si se pudiera borrar la guerra civil, ¿Se puede hacer esto? La guerra civil no está archivada. Por eso se nos exige ser social-mente más juiciosos, políticamente más serenos y doctrinalmente más modernos. La pregunta, no será «cómo salimos del Régimen», sino «cómo pueden entrar todos en el».

Estas han sido, realmente, las cuatro aperturas del Régimen: la económico-social, la de expresión de la* ideas, la organización del Estado y la de concurrencia política. El discurso del presidente del Gobierno satisfizo a quienes significaban y ostentaban en el Régimen posiciones políticas abiertas.

A estas alturas de situación, tenemos que hablar claramente sobre lo que nos ocurre para alcanzar un punto de partida que pueda conducirnos a soluciones realistas. Primero: En España se registran pretensiones obstinadas en arrancar de cuajo el sistema político actual a la manera como Portugal ha hecho su reordenamiento político. No aceptan el Régimen. Segundo: Hay otras actitudes que se pronuncian por una reforma extensa de las Leyes Fundamentales, orientada hacia una homologación con Europa, v prefieren la reforma y el cambio a la demolición. Tercero: La clase política de] Régimen se ha embarrado en el proyecto de evolución del presidente Arias, que no desnaturaliza al Régimen. Esta tercera posición es la más razonable, si la clase política plantea y desarrolla un sincero proyecto democrático. Frente a los que quieren acabar con el Régimen no sirve un parapeto de triunfalismo, sino la confrontación de dos pretensiones aperturistas.

Seguidamente, el conferenciante pasó revista a las insuficiencias que se echan de menos, en una intención de autocrítica.

MOVIMIENTO Y ASOCIACIONES

El proyecto democrático encuentra su primera incógnita en la realidad actual del Movimiento Nacional y las Asociaciones políticas. El suceso de las Asociaciones plantea la propia mudanza del Movimiento en relación con los caudales políticos que ha generado hasta ahora. Un proyecto democrático para el Régimen podría concretarse, inicialmente, en estos puntos:

1 Las Asociaciones políticas son necesarias, y no deben ser menos de dos ni más de seis, de ámbito nacional. Sus comisiones directivas y sus programas deben ser divulgados y claros. El país debe saber de una vez a qué atenerse con las personas. Hay que clausurar el juego a todos los paños

2 El Consejo Nacional del Movimiento ha de ser una Cámara política activa, con los canales abiertos y agilizados para el planteamiento de los grandes problemas nacionales, con puertas abiertas y una actitud de colaboración y de crítica responsables a los actos de Gobierno. 3 Si el Movimiento está abierto a la totalidad de los españoles y promueve la vida política en régimen de ordenada concurrencia de criterios, parece que sus jefes provinciales no deben ser los gobernadores civiles.

IMPORTANCIA DEL SINDICALISMO

4 El Sindicalismo Nacional debe gravitar sobre dos organismos autónomos, los Consejos de Empresarios y los Consejos de Trabajadores, quienes seguirán integrados, exclusivamente, en el Congreso Sindical a los efectos de plantear mediante los problemas económico-sociales el pacta del Trabajo y de la Empresa respecto al Estado, y ser los protagonistas de la Planificación. Es urgente devolver a los dirigentes sociales su antiguo poder de convocatoria, y su crédito para cerrar el paso al proselitismo obrero de la subversión. Sin dirigentes obreros prestigiosos, no hay Sindicalismo.

5 Las Cortes Españolas, en la convocatoria de sus reuniones plenarias, deben abrir un período de sesiones necesario para, que los procuradores y el Gobierno establezcan un dialogo directo. 6 La Administración Central debe modernizar su estructura y estar constituida por un Gabinete y un Consejo de Ministros, y con la amplitud necesaria de Carteras el Consejo, que permita homologarse eficazmente con la sociedad económica, cultural, tecnológica y social que tenemos delante.

7 La comunicación del Gobierno con la Prensa no debe reducirse al recitado de los acuerdos del Consejo de Ministros, sino que el presidente o el secretario del Gobierno deben realizar con frecuencia diálogos con la Prensa a nivel de la opinión pública como destinataria. 8 Las Organizaciones del Deporte, de la Familia y de la Juventud deben estar constituidas con plenitud democrática. 9 Una multiplicación de todos los asociacionistas no políticos debe producir aquella admiración que expresó Tocqueville cuando se asomara a la base asociativa de la sociedad americana del diecinueve. Urge acabar, urgentemente, con la llamada «mayoría silenciosa».

POLÍTICA INFORMATIVA RESPONSABLE

La preocupación principal en un sistema democrático abierto es siempre la autoridad. Y, principalmente, el prestigio y el crédito de la autoridad. Nunca como ahora el Estado ha estado más necesitado de una política informativa responsable Nuestra situación es la siguiente: la Prensa y la radío tienen más acento privado que institucional. Los gerentes de la libertad, que son los dueños y directores de los medios de comunicación social, tratan de ser intérpretes del país, pero como e] país no habla, y el refrendo de los lectores en las tiradas o en las audiencias no son siempre razones de adhesión política, se interpreta lo que es y lo que no es. Cada uno de los que escriben de lo suyo cree que es intérprete de los otros. La Prensa y la radio institucional están desorientadamente neutralizadas. La televisión es del Estado, pero el país no pasa por la pantalla, sino que aparece sentado delante de ella, O el Estado negocia, en el buen sentido informativo, 1a libertad con los periódicos, o podría estar a su merced. Y nunca la propiedad privada de la libertad es una razón poderosa que ofrecer ante el Estado. No reclamo La peruanización de la Prensa, sino el principio de que la libertad no es un privilegio del que puedan gozar los dueños de los periódicos sin una actitud de relación coparticipadora con el Estado. El Estado es quien más cosas tiene que contar, y o no tiene pulpitos, o los que tiene no los usa. Aunque el mundo abra mucho los ojos por lo que voy a decir, ningún Estado está ahora mismo formalmente más desamparado de información y de opinión que éste. Se mantiene en pie como los elefantes, por la gravedad de su mole. La última reflexión que digo en voz alta a todos los empresarios particulares y efusivos de Democracias, por su homenaje y servicio a la libertad de la persona, es que el error consistiría en no advertir que el suceso político de un pueblo que coge las riendas de su destino, exige las mas seguras y pernanentes formas de autoridad, porque la libertad que establece la Democracia es una libertad colectiva, y por ello es el más exigente sistema político de responsabilidades sociales.

 

< Volver