Autor: García Escudero, José María (NEMO). 
   El Show de los comunistas     
 
 Ya.    09/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

9-VÍ-77

NACIONAL

BUSTOS POLÍTICOS

El "show" de los comunistas

Esto no es el eurocomunismo ni es el ceniciento Tamames. No es sólo que vayamos por el comunismo a

la democracia: es que vamos a pasarlo tan ricamente como nos aseguraron un taxista, un profesor de

economía, un campesino, un albañil. varios universitarios y licenciados, no sé cuántos metalúrgicos, una

madre de seis hijos, una joven que pide información sobre anticonceptivos, un católico (por cierto,

seglar). Añádanse las colaboraciones estelares >\e Julita Martínez, Teresa Rabal, José Sacristán. Tina

Sainz y José llénese, y ei fin de fiesta con Rosa León cantando, loe niños jugando y las muchachitas en

flor riendo, como en las películas de los buenos tiempos soviéticos, cuando Stalin era Dios y los

comunistas no habían inventado la democracia, pero eran ya tan felices como, según se ve siguen

riéndolo.

¡Y cómo se debita el buen ´´oficio": el responsable sentido profesional! "Votar comunista es votar

democracia": lo dice Marcelino. Camacho y lo dice Sanchez Montero, que, ya ven ustedes, alguno*

susurraban que no estaba de acuerdo con eso; y pocos minutos antes de empezar el "show" se lo oí decir a

Dolores Iburruri con estos oídos que se lia de comer ¡a tierra. ¡Lástima de puños cerrados! Seguro que

Carrillo los abriría si pudiera; pero ya nos aseguró Camacho que la política del PC durante estos cuarenta

años ha sido la libertad; y afirmó Alberti. y se quedó impertérrito, que el partido ha garanti/ado siempre la

plena independencia de los artistas. Veidad que la tradición del partido no ha sido solamente cambiar tí

presente, tuno cambiar el pasado. Si lo hace cada edición de !a enciclopedia soviética. >" ha podido

escribirse, la historia de la revolución de octubre sin citar a Trotski, ¿qué importancia tiene que? un poeta

se meta en el bolsillo la opresión intelectual más prolongada y cruel de la historia y saque una palomita

como las que tan bien dibuja´

Entiéndate que no niego en principio que el comunismo puede cambiar, ¡pero qué difícil, o imposible de

creer, no« lo pone el ptopio partido cuando resulta que todos cambian tan de repente y en bloque, tan

disciplinadamente, como un solo hombre! ¿Quién puede no sentir eso como una bofetada a su sentido

común? Lo sintió se! sin duda Sender cuando dijo: "No soy capaz de formar en la lila de los perros de

circo ladrando a compás y llevando en I» boca el bastón del amo." Pero esto lo decía Sender, no lo digo

yo; allá él. pues, con sus palabras. ¡Y hace tanto tiempo de ellas! ¿Veinte años! De cuando los comunistas

preferían invadir por las bravas el territorio nacional, sin democracia ni "show".

Tomen nota los otros partidos: la funcionalidad del "show ejemplar. Calificación natal: para personas

formadas.

El "show" de la Democracia Cristiana

Este empezó con el No-Do: un breve repaso a los grandes demócratas cristianos de la posguerra. La

Europa del desarrollo la hizo la democracia cristiana: lo que sirvió allí debe servir aquí. Si hace falta ya

echarán una mano los amiguetes europeos.

Después del No-Do, el "show" propiamente dicho. No sólo de respuestas, como el comunista, sino de

preguntas y respuestas, como Dios manda. Menos gentío, menos mujerío, nada de colaboraciones

especiales, y en las "estrellas", ninguna cara nueva, puesto que otra vez virnos a Ruiz-Giménez, Ruiz

Monrabal, Gil-Robles júnior y Cañellas: menos divertido por eso que el otro, pero más interesante .

Buena nota también para este "show".

Las preguntas eran auténticas, y de la buena voluntad al contentarlas no dudamos. ¿No tiene usted

trabajo? ¡Se lo daremos! ¿Que suben los precios? En eso estamos. ¿Enseñanza gratuita? La que

ofrezcamos será de verdad. La cuestión es: ¿estarán en condiciones de hacer buenas tan halagüeñas

promesas?

Si los comunistas: pretenden convencernos de que para ser socia-lista, monárquico o patriota hay que

pasar por el partido uno no ve por qué—, los demócratas cristianos sólo pretenden convencernos de que

ellos son demócratas cristianos: eso, todo eso y nada más que eso. Para conservar su pureza han rehusado

las más sutiles tentaciones de Mefistófeles-Suárez. Pero aquí está el "quid": qué es lo que han salvado,

además de la pureza.

Uno les desea toda clase de venturas siempre que tanta pureza no acabe beneficiando a los menos puros

de todos, que no sería la primera vez

NEMO

 

< Volver