Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
 Elecciones. 
 Borrón y cuenta nueva     
 
 Informaciones.    09/06/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Borrón y cuenta nueva

Por Abel HERNÁNDEZ

ESTA claro que aquí se está haciendo borrón y cuenta nueva. Esta misma mañana salían de las cárceles

los presos políticos vascos que aún permanecían en ellas. ¥ otros no precisamente vascos. El viejo apara-

to del anterior régimen se ha transformado. Los sindicatos verticales ya no existen. La Constitución, apro-

vechando algún noble material, se va a hacer de la cruz a la raya. Y así sucesivamente. Con las elec-

ciones, por si alguno lo dudaba, España comienza una nueva etapa histórica.

Pero hay otras liquidaciones menos espectaculares, que pasan casi inadvertidas y que tienen una

importancia decisiva. Una de éstas, en forma de decreto-ley (algún día habrá que hacer, por suscripción

popular, un monumento a los decretos-leyes de estos meses de la transición), fue aprobada en el último

Consejo de ministros y se refiere a las Haciendas municipales. Sencillamente, se acaba de hacer borrón y

cuenta nueva.

El decreto-ley no ha aparecido todavía en el «Boletín Oficial del Estado», pero sabemos que, por este ex-

peditivo procedimiento, quedan saldadas todas las deudas de los Ayuntamientos de España hasta el 31 de

diciembre del año pasado. Y lo mismo ocurre con las deudas de las Diputaciones. «Consciente el

Gobierno de la importancia que para la vida local reviste el fortalecimiento de las Haciendas locales —se

lee en el preámbulo—, se estima de inaplazable necesidad arbitrar los medios financieros precisos para

sanear las economías de las Corporaciones locales.» Y así se hace, con la instrumentación de «una

importante operación de crédito, que permitirá el saneamiento de sus Haciendas y atender sin mayor

demora los pagos debidos a sus acreedores por las obligaciones con ellos contraídas. Y en segundo lugar

se intenta facilitar la formación de presupuestos -nivelados para el año 1977 de numerosos

Ayuntamientos, concediendo para ello las ayudas económicas necesarias con cargo a un Fondo Nacional

de Cooperación Municipal, que a tal efecto se crea». El Banco de Crédito Local va a repartir dinero a

punta de pala.

El respiro de los Ayuntamientos ha sido total. Cientos y cientos de telegramas están llegando al Ministe-

rio de la Gobernación. Esto jubileo municipal va a tener indudables repercusiones en el resultado de las

urnas el próximo miércoles y probablemente en las posteriores elecciones municipales. Pero, sobre todo,

es un primer paso importante —al que van a seguir en fecha inminente otros— para la descentralización

administrativa y la autonomía municipal. Unas Diputaciones y unos Ayuntamientos endeudados serian

demasiado dependientes. Lo dicho: aquí se está haciendo borrón y cuenta nueva.

 

< Volver