Señor Jiménez de Parga: "Con auténticas asociaciones políticas,las otras reformas necesarias vendrán por añadidura"     
 
   16/05/1974.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

SEÑOR JIMENEZ DE PARGA: «CON AUTENTICAS AGRUPACIONES POLÍTICAS, LAS

OTRAS REFORMAS NECESARIAS VENDRÁN POR AÑADIDURA»

BARCELONA, 16. (Resumen de EUROPA PRESS.)— «Si realmente el Gobierno va a abrirse con el fin

de que puedan participar políticamente todos los españoles, sin distinción de clases, regiones o creencias,

el primer paso que debe dar, a mi juicio, es permitir que se organicen y funcionen agrupaciones

políticas», dice, entre otras cosas, el catedrático de Derecho Político de la Universidad de Barcelona, don

Manuel Jiménez de Parga, en la sección que sobre el aperturismo publica regularmente «El Noticiero

Universal», bajo el lema «La nueva frontera».

«Hoy el derecho de asociación —añade el catedrático— es el número uno, como derecho fundamental y

fundante de los demás derechos políticos. El derecho de asociación convierte a los súbditos en

ciudadanos. Con auténticas agrupaciones políticas, las otras reformas necesarias vendrán por añadidura,

ya que las asociaciones las exigirán.»

El señor Jiménez de Parga estima que el derecho de asociación política deberá estar inspirado por tres

principios básicos:

— Derecho de los ciudadanos a formar libremente asociaciones.

— Derecho de los asociados a intervenir libremente en el funcionamiento de la agrupación.

— Derecho de las asociaciones a participar libremente en el planteamiento y solución de los

asuntos políticos.

Con respecto a la continuidad política, el señor Jiménez de Parga opina que no debe garantizarse desde

arriba, estableciendo un orden de sucesión determinado, sino desde abajo, gracias a la voluntad manifiesta

de los gobernados. «Yo no puedo saber —añade— lo que de verdad desea el pueblo de mi país; de lo que

sí quiero estar convencido es de que desea alcanzar el estatuto de ciudadano. En los regímenes de

ciudadanos (otra cosa es en los pueblos de súbditos), la continuidad se asegura desde la base, en virtud del

consenso de los grupos políticos que operan en el sistema, como piezas esenciales del mismo.»

«En suma, que las tres cuestiones planteadas nos llevan a la misma conclusión, a saber: la urgencia de

unas agrupaciones políticas que. por un lado, supondrán el primer paso de la anunciada apertura, y, por

otro lado, servirán para garantizar la continuidad en orden y en paz. Los modestos, innominados, pero

conscientes hombres de este querido país nuestro, bien lo merecen, después de tantas pruebas dadas de

resignación callada, moderación y buen sentido cívico.»

 

< Volver