Avance, freno y equilibrio son las tres tendencias del señor Ballarín     
 
 Informaciones.     Páginas: 1. Párrafos: 7. 

VIDA POLÍTICA

AVANCE, FRENO Y EQUILIBRIO SON LAS TRES TENDENCIAS DEL SEÑOR BALLARIN

MADRID, 8. (EUROPA PRESS.)-El notario de Madrid y ex consejero nacional del Movimiento don

Alberto Bailarín Marcial ha dicho ayer que articular las tendencias permanentes de la sociedad -avance,

freno, equilibrio- sigue siendo, tras el originario planteamiento de José Antonio Girón, el tema clave para

una nueva etapa política. .

En el curso de una conferencia sobre «La articulación de las tendencias», pronunciada en el Club Pueblo,

el señor Bailarín subrayó que sería de lo más interesante la articulación de las tendencias en el Gobierno.

Este debería ser —dijo-; de concentración - colaboración, lo que, por otra parte, corresponde a la mejor

tradición franquista.

Tres vicepresidentes —agregó el conferenciante— encabezarían respectivamente la derecha económica,

la izquierda nacional y el centro equilibrador, el cual se encargaría de conciliar la libertad con la

socialización. Sobre los vicepresidentes existiría un presidente - arbitro, cuyo poder emanaría del poder

arbitral y nacional, característico del caudillaje primero y de la Monarquía después. Este tipo de Gobierno

—indicó— expresaría lo que la sociología norteamericana llama «poliarquía» o Gobierno por transacción

entre direcciones distintas.

Insistiendo en el tema de las tendencias, el conferenciante puntualizó que articular las tendencias en el

movimiento para evitar que éste llegue a ser patrimonio exclusivo de los grupos radicalizados, no es algo

que se logre nada más que con crear unas cuantas asociaciones políticas, porque el tema es mucho más

amplio y profundo, pues requiere, ante todo, una voluntad política del más alto nivel que acepte sincera y

expresamente el pluralismo dentro de los límites de lo «nacional».

Hab1amos - explicó - de una derecha, un centro y una izquierda nacionales que no vengan a negar lo

actual, sino a hacerlo evolucionar con sentido integrador. Procede también mentalizarse con una idea

global de la nueva sociedad, con unos principios básicos de organización que serían el de colaboración

(en lugar de concurrencia) y el de arbitraje (en lugar del de lucha política con eliminación del rival).

El señor Bailarín insistió en que el paso de la situación actual a la de las asociaciones de tendencia no re-

quiere en realidad ninguna nueva ley ni estatuto de asociaciones. Estas existen ya en la realidad -aclaró-,

lo que hace falta es una primera fase de dejarlas actuar, orientarlas, promoverlas y, en definitiva,

organizar la vida política a niveles sociales fuera de los esquemas puramente oficiales. No es cuestión de

legislar, sino de cambiar la actitud y gobernar en consecuencia.

Partiendo de lo que pudiéramos llamar hoy «asociaciones políticas no reconocidas», indicó el señor

Bailarín, se llegaría con facilidad y con gran espíritu constructivo a un nuevo horizonte político de

discusión, de participación, de ejercicio de los derechos humanos. Así se prepararía el terreno para las

modificaciones constitucionales en base a las cuales quedarían articuladas, en una segunda fase, las

tendencias.

 

< Volver