Elecciones 77. Blas Piñar, en las Ventas. 
 Queremos perfeccionar el estado del 18 de julio  :   
 Cerca de 23.000 personas asistieron al mitin de fuerza Nueva. 
 Arriba.    11/06/1977.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

ELECCIONES 77

BLAS PIÑAR, EN LAS VENTAS

«Queremos perfeccionar el Estado del 18 de Julio»

Cerca de 23.000 personas asistieron al mitin de Fuerza Nueva

MADRID. (De nuestra Redacción.)—Aproximadamente veintitrés mil personas asistieron en la tarde de

ayer al acto de afirmación nacional —según definición de los oradores— organizado por Fuerza Nueva—

en el transcurso de! cual, los tres candidatos a) Senado por Madrid de la coalición electoral Alianza Na-

cional de! 18 de Julio, pidieron el voto de los asistentes, aunque todos se manifestaron contrarios a utilizar

las urnas para elegir representantes del pueblo en las Cortes.

Desde mucho antes de las ocho de la tarde, por ia calle de Alcalá tajaban constantemente, caravanas de

vehículos, con los símbolos de Fuerza Nueva y Falange, así como con la bandera nacional. La plaza de

Toros de !as Ventas —lugar de la concentración— lanzaba solamente un grito: «Franco, Franco, Franco».

Jóvenes con camisas azules y pardas formaban- en -servicio" d& orden y en ningún momento se

registraron incidentes. A! final, muchachas pertenecientes a! partido recogieron donativos entre los

asistentes, puesto que Fuerza Nueva ha rechazado la subvención económica del Gobierno. Antes de dar

comienzo al mitin, Servando Balaguer leyó una carta de solidaridad con e! acto de José Antonio Girón de

Velasco, que no . pudo trasladarse a Madrid para asistir al acto.

«La Patria está en peligro»

Alfonso de Figueroa y Melgar (duque de Tpvar) comenzó su disertación con la famosa frase del Alcalde

de Móstoles: «La patria está en peligro y hay que • salvarla.» Más tarde explicó que lo mismo que

ocurriera en 1808, cuando la invasión francesa, está sucediendo ahora. ,Más adelante dijo que España

había sido hasta hace poco la décima potencia del mundo, pero que en estos momentos, tras casi dos años

de desorden y anarquía hecha de-créto-Iey, nuestra nación debe ocupar ahora el puesto número veinte

entre todas las del mundo. «Nos lanzamos al ruedo de fas elecciones —terminó diciendo el marqués de

Tovar— para torear al siniestro morlaco de la liberal democracia.»

Pedro González Bueno negó que con Franco España hubiera estado sumida en una dictadura, puesto que.

según e] orador, los españoles habían gozado de todas aquellas libertades que puede anhelar un pueblo:

«Tenían como libertad —añadió— la más legítima: el derecho al trabajo. Y. sin embargo, ahorayjos

piquetes de huelga matan a hombres cuyo único deseo es trabajar.» Refiriéndose a la democracia, el señor

González Bueno dijo que España había sido siempre una democracia orgánica. «Y ahora dicen que nos

quieren democratizar, cuando ya éramos demócratas.»

Francisco de Guinea, presidente de la Hermandad Nacional de Roquetes empezó diciendo que allí se

encontraba concentrado «el dos´y medio por ciento que el Gobierno dirá que representamos, después de

las elecciones». Y aludió que ese dos, y medio por ciento era e! mismo que había ido a vitorear a Franpo a

la plaza de Oriente en octubre de 1975 y que había vuelto a concentrarse al año de su muerte.

Cerró el acto Blas Pinar, quien fue muy aplaudido durante su intervención, en la que puso de manifiesto

que el pueblo soberano está aturdido por tanta propaganda y campañas publicitarias y se encuentra con

que no sabe a quién votar en las elecciones. Comentando las distintas etapas políticas-par las que´pasó

España, dijo que Fuerza Nueva había sido contestataria a los últimos Gobiernos de Franco por su

desviacionismo; negaron su apoyo a! espíritu del 12 de febrero y dijeron «no» a !a reforma política en el

referéndum. «Hay tres tendencias políticas en estos momentos —explicó*—: los inmovilistas (que dicen

que somos nosotros); los rupturistas (demócratas cristianos y comunistas] y los reformistas (el centro,

bien de derechas o de-izquierdas). Pero nosolros lo único que pretendemos es perfeccionar el Estado del

18 de Julio.»

Incidentes

Tras el mitin se formó una gran caravana de coches y ca-rniones —varios cientos en -total— que

atravesaron diversas calles del casco urbano de Madrid, entre ellas Goya y Alcalá, hasta llegar a la Puerta

del Sol, donde se concentraron.

A partir de las 11,30 de la noche, la Policía comunicó a los manifestantes que debían comenzar a

disolverse. Según testigos presenciales, hubo momentos en que la Puerta del Sol estaba prácticamente

«tomada» per los automóviles. Frente al edificio de la Dirección General de Seguridad volvieron a

repetirse los gritos de adhesión a las fuerzas de orden público.

Poco antes de las doce de la noche, gran parte de los integrantes de la manifestación se congregaron ante

la puerta del Palacio de Oriente, donde entonaron el «Cara al Sol» y otros himnos similares.

A esa hora la Policía comenzó a lanzar en algunos lugares de la zona botes de humo para disolver a los

manifestantes. La Intervención policial minutos después fue tajante, hasta que d lugar quedó despejado.

Arriba 13

 

< Volver