Autor: Fernández Santos, Ángel. 
 Elecciones generales. 
 Un orfeón donostierra     
 
 Diario 16.    11/06/1977.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

POLÍTICOS EN RTVE

Un orfeón no donostiarra

Ángel Fernández-Santos

Ayer, con las intervenciones de Nazario Aguado en nombre de la Federación Democrática de Izquierdas,

y de todos los cabezas de candidatura de Centro Democrático en nombre de Suárez, finalizó la segunda

ronda de intervenciones de ámbito nacional de partidos y coaliciones en TVE, en espera de la traca final

del lunes, que se presume decisiva.

Nazario Aguado, con tono monótono, con escasa capacidad de consigna, contenido y algo nervioso, no

ofreciS nada radicalmente nuevo a los ya cansados oídos españoles. Con otra tonalidad, casi todas sus

afirmaciones y promesas nos sonaron a dichas, sin que los presumibles distintos colores de las diferentes

pronunciaciones alcancen la contundencia suficiente para que suenen a nuevas. La inacabable monotonía

de los contenidos expuestos en este desfile de políticos produce cierta desazón, que la definida

personalidad política de Aguado no ha logrado calmar.

Por la noche, la UCD nos regaló un toma y daca de dudoso gusto televisual, un mareante "pase la bola",

que inició, en "off ", la voz de Francisco Valladares, y siguió su camino a través de Pedro Osinaga, Arturo

Fernández, Sancho Gracia, que se llamó a sí mismo Curro Jiménez, Gemma Cuervo, Bárbara Rey, Juan

Luis Galiardo y Ana María Vidal. Todas estas populares jetas consultaron a Sánchez de León, Lasuén,

Clavero, ´ Jiménez de Parga, Pelayo, Bravo Laguna, Atard, Sentís, Meilán, Cisneros y Sánchez Terán, en

perfecto "carrusel" o, con mayor exactitud, en perfecto "tío vivó", sobre el oro y el moro que UCD, como

cada paño caliente electoral, pero éste más, prepara para el pueblo español.

La rítmica colección de caras, después de los pases individuales, cerró filas en perfecto orden de orfeón,

para fundirse después en un promiscuo abrazo con un supuesto pueblo que inundó el plato televisivo, bajo

la imagen en transparencia del jefe, que no estuvo en la fiesta, pero que no dejó de estar, a veces en frases

tan sutiles como ésta: "Cambó hoy hubiera votado a Suárez", consigna irrefutable, dado que Cambó no va

a salir de la tumba a refutarla; y "Seguridad se escribe con ´ese´ de Suárez", en la que la izquierda habrá

detectado, sin duda, una grave falta de ortografía.

 

< Volver