Autor: Sinova, Justino. 
 Elecciones generales. Las grandes opciones electorales (V): Partido Socialista Obrero Español. 
 Felipe González: Ninguna política drástica para el futuro     
 
 Diario 16.    11/06/1977.  Página: 18,19. Páginas: 2. Párrafos: 65. 

77/DIAiRIO 16

18/ELECCIONES GENERALES

Sábado 11-junio

LAS GRANDES OPCIONES ELECTORALES (V):

Casi cien años de historia

Felipe González: Ninguna política drástica para el futuro

Justino Sinova

Felipe González afirma que "no se puede adoptar ninguna política drástica en ninguna materia". Las so-

luciones de futuro que plantea, bien personalmente, bien como exigencias del Partido Socialista Obrero

Español, del que es primer secretario, no están teñidas de radicalismo, aunque sí están mantenidas con

una energía demostrable.

—Es difícil que en el próximo Gobierno haya ministros del PSOE, aunque el partido se convierta en una

fuerza política determinante para la vida del país. Porque nuestros condicionamientos serán, al menos

dos: primero, que se entre en un periodo constituyente; segundo, que nuestro programa económico sea

respetado, porque no es un programa radical, sino suficientemente moderado como para no producir quie-

bras en la economía. Lo que tí está claro es que nosotros no estamos dispuestos ´a hacer de testigos mudos

en el Gobierno, en nombre de la izquierda, de una política conservadora o reaccionaria en materia

económica.

Sevillano, de treinta y cinco años ,en otro tiempo "Isidoro", cuando uno se jugaba la libertad diciendo su

nombre y apellidos en conexión con un partido político, abogado, con algunas raíces marxistas ("el PSOE

acepta la metodología de análisis que nace con Marx, pero no acepta el conjunto de dogmas que nazcan

del marxismo") e indiferente en el plano religioso, Felipe González es la causa del nerviosismo de los de

siempre que ahora quieren entrar por las urnas tantos años prohibidas y de los que salieron como

ganadores en la campaña electoral, la Unión de Centro Democrático, que están demostrando haber visto

las orejas al lobo.

—A veces me da miedo lo optimista que soy.

Fundamental: luchar contra el desempleo

Desde las soluciones a los problemas económicos hasta las Incógnitas políticas planteadas o que habrá

que suscitar, ésos fueron los temas de esta entrevista en la que el líder del PSOE se expresó largamente.

—Está el país ocupado en el gran tema político y la situación económica va deteriorándose cada día más.

¿Cuáles son las medidas a adoptar para salir de esta crisis económica?

—Nosotros creemos que lo fundamental es luchar contra el desempleo, al mismo tiempo que se lucha

contra la inflación. Se habla mucho de pacto social,. pero, yo creo que a los trabajadores no se les puede

pedir que disminuyan su porcentaje de participación en la renta global. Se puede luchar contra el

desempleo con medidas que crearían ocupación, medidas tales como la supresión de las horas

extraordinarias por procedimientos no drásticos, sino, por ejemplo, mediante su encarecimiento. Ello

generaría una cantidad enorme de empleo. Con medidas como la disminución de la jornada laboral. Si

creciera el desempleo, como pretenden los que quieren una estabilización de la economía, la depresión

económica sería todavía mayor. Nosotros defendemos ana política de empleo y para ello la inversión o el

crédito a la inversión deberá estar orientada a la creación de puestos de trabajo. Y cuando nosotros

hablamos de una reforma fiscal" que aumente el presupuesto del Estado, estamos pensando que eso

genera una gran cantidad de empleo.

—La solución económica debe estar basada, pues, en la política de empleo.

—Yo digo que hay que combatir los tres elementos básicos de la crisis, inflación, desempleo y deuda

exterior, pero hay que conceder especial énfasis a la lucha contra el desempleo. Medir la inflación y ade-

cuarla al crecimiento del empleo y al crecimiento de la demanda global sería la perspectiva de

recuperación de la crisis económica desde un punto de vista socialista que debe defender los intereses de

los oprimidos, de los más débiles.

El lucio urbano y la reforma agraria

—Hablemos de las reformas estructurales y, en concreto, áe ese grave problema del suelo. ¿Qué solución

propugna el PSOE en este momento?

—La ley del Suelo nunca se ha aplicado y en ella hay medidas importantes de lucha contra la

especulación. Pero ha sido una ley que se hizo para no ser aplicada. A la postre la única solución es que

los Ayuntamientos democráticos controlen realmente los planee urbanísticos, que el urbanismo no esté al

servicio del interés privado y que se vaya a una política de municipalización del suelo y, si se ve como

más racional, de nacionalización del suelo urbano. Si hablamos de otro suelo, del suelo rural,

nosotros desde luego seguimos reivindicando una reforma agraria. Hay que ir hacia las unidades

racionales de explotación, de una manera no impuesta. Pero la reforma agraria tiene que afectar a la

propiedad de la tierra, y a eso no renunciamos; esos grandes latifundios improductivos, o simplemente

dedicados a la caza... tienen que entrar en producción. El Estado debe poner en marcha una empresa

pública que sirva de orientación al campesino sobre cuál es la unidad productiva más racional.

—¿Una empresa que sirva para el reparto de tierras?

—No. A través de un sistema de reforma de la estructura de la propiedad de la tierra, el Estado puede

crear empresas, modélicas, que sirvan de orientación a campesinos sobre cuál es la unidad óptima de

explotación. Y eso significaría que habría que eliminar cualquier tipo de coacción en la explotación

comunitaria o cooperativa de la tierra.

¿Y quién es el propietario de los latifundios en esa fórmula? ¿El Estado?

—Cuando hablo de expropiación no hablo simplemente de que se apropie en Estado. La expropiación de

algunos grandes latifundios estaría indemnizada, naturalmente, no seria una expoliación, y estaría

destinada a ser ocupada por campesinos sin tierra en unidades racionales. Las fórmulas no pueden ser

puras, sino mixtas, de tal manera que puedan crearse cooperativas a la vez que empresas públicas

modélicas.

—Retrocedamos un momento al problema del suelo urbano. Una consecuencia de la especulación y de la

crisis económica es la inversión en bienes inmuebles. Hay muchos • particulares que disponen de la

propiedad de varios pisos o apartamentos y prácticamente viven de su alquiler. ¿Lo admite así el PSOE?

—Eso hay que modificarlo. Pero no creo que se pueda adoptar una política drástica en ninguna materia.

Hay veces que se utiliza contra el partido el slogan de que quiere que quien tenga un piso no tenga un

piso. Eso es absurdo, pero se utiliza con mucha frecuencia. Los socialistas, si llegan al poder, le van a

quitar a usted su propiedad, dicen. ¡Qué va! Lo que pretendemos es que todo el mundo tenga acceso a una

vivienda digna, que es Justamente el camino contrario de la acumulación de treinta o cuarenta pisos .que

producen renta a un señor que sólo hace eso, especular con el terreno, especular con los pisos.

Quién es socialista

—Y ahora, si te parece, descendamos otra vez al ejemplo con una pregunta que se plantea con frecuencia

el hombre de la calle. ¿Un socialista puede disponer de varias propiedades: un piso en la ciudad, un chalet

en el campo?

—La pregunta serla también: ¿Puede un socialista tener millones de pesetas? Dentro de un partido

socialista puede haber gente que tenga muchísimo dinero. No es normal, no es frecuente, pero puede

haber. Un propietario de una Industria puede ser perfectamente socialista, ¿por qué no? Lo que pasa es

que un multimillonario, probablemente, no va a estar en la órbita socialista. Pero hay mucha gente con

mucho dinero y que se siente socialista, lo cual no quiere decir que tenga que tirar el dinero por la

ventana.

—Entonces, es vía. problema de cómo se emplea el dinero; primero, de cómo se gana, y después de cómo

se usa.

—Efectivamente. Porque, claro, un especulador nato es muy difícil que esté dentro del Partido Socialista

por no decir absolutamente imposible. Pero un empresario, un industrial, puede sentirse perfectamente

socialista.

las nacionalizaciones

—Concretamente, ¿qué nacionalizarla el PSOE?

—A corto plazo, nada. A nosotros nos preocupa la recuperación de la crisis económica y nos preocupa la

modernización del sistema económico. A medio plazo, sí habría nacionalizaciones, pero no en el

momento actual; un proceso de nacionalización hoy produciría más perturba clon que beneficio. A medio

plazo, hablamos de nacionalización parcial del crédito, que es tan buena como una buena ley de control

del crédito. Las dos cosas son Igualmente eficaces. t luego están la eléctricas, como ya he explicado en

otras, ocasiones. Pero nosotros estamos en contra de esa filosofía que ensalza por encima de todo la

nacionalización porque no tiene sentido nacionalizar ló~ que no hay que nacionalizar.

La enseñanza

—¿Qué dice el PSOE sobre la organización de la enseñanza?

—Debe ser gratuita, laica, pública y democrática. No puede baber auténtica libertad si el ciudadano no

tiene igualdad de oportunidades ante la cultura, y eso se consigue con la gratuidad. Al decir que la

enseñanza debe ser pública, no decimos que debe ser estatalizada´. Deben existir controles democráticos

sobre ella, con participación de los padres, de los profesores y de los alumnos. No estamos contra la

liquidación Inmediata de la enseñanza - privada, pero los millones que el Estado dedica a subvencionarla

exigen controles compensatorios. La laicidad, por otra parte, no niega la enseñanza religiosa, sino que la

respeta profundamente. Al principio o al final de las clases podría haber alguien que Impartiera enseñanza

de religión para quien quisiera recibirla.

La organización del Estado

—Entremos ahora en los grandes temas políticos. El problema de la organización del Estado.

—Este es un país plural, y los que hablan de la unidad de la patria deberían comprender que no hay

unidad sin aceptar las pluralidades. La estructura del Estado debe resolverse definitivamente para

estabilizar la democracia. Para mi la solución esta en un punto intermedio entre una visión unitarista 7

una visión federalista pura, porque también el federalismo puro caería en la tentación uniformista de dar a

cada reglón •una estructura semejante con unas competencias semejantes. Lo ideal sería crear un marco

de competencia, un marco federativo de competencias autonómicas que pudieran llenar, de acuerdo con la

conciencia colectiva, las diferentes regiones, pueblos y nacionalidades.

—¿Estás pensando en Gobiernos regionales o de les racionalidades?

—Estoy pensando en Gobiernos autonómicos, en formas de autogobierno, dentro de lo que significa el

equilibrio entre las fórmulas autonómicas y la existencia de un Estado, de un Gobierno central que tiene

unas competencias absolutamente Ineludibles. La planificación económica, por ejemplo, debe correspon-

der al poder central.

—¿Debe´haber, pues,´en regiones y ^nacionalidades organismos paralelos a . los centrales?

—Puede haberlos. El problema siempre es de reparto de competencias. Puede haber una asamblea

catalana, que tiene unas determinadas competencias en relación con el propio poder ejecutivo catalán.

Pero estas competencias, por ejemplo, no son política internacional, ni defensa, ni sistema Impositivo.

Son el destino de la masa de recursos, son el control de la escuela, la defensa de la cultura, el medio am-

biente, cientos de competencias que deben ser autonómicas y descentralizadas.

La oportunidad histórica de la Monarquía

—¿Cuál es la actitud del PSOE ante la Corona?

—La Monarquía tiene hoy la gran oportunidad histórica de consolidarse como Monarquía constitucional.

Yo diría que tal vez la mejor oportunidad histórica que la Monarquía ha tenido aquí nunca. No hay más

que do* formas de ejercicio del poder desde la Monarquía, y los dos modelos los tenemos la Tierra en el

mundo. O la Monarquía absoluta de los patees árabes o la Monarquía constitucional del norte de Europa.

El medio camino ea el camino que conduce a la desaparición de la institución monárquica, que es el

griego. Entonces, para mí es evidente que no puede sustraerse a la soberanía popular la decisión sobre la

estructura del Estado y la forma del Estado. La coi yuntura histórica ea favorable, indudablemente, a la

Monarquía, y no lo digo desda una plataforma de monárquico, porque no lo soy; pero ea favorable a la

Monarquía. Todo lo que sea un esfuerzo por sustraer a la voluntad popular una decisión de esa naturaleza

sería un error histórico grave.

—¿El PSOE puede llegar a plantear formalmente el problema de la forma de Estado?

—Se planteará inexorablemente en la fase constituyente. Lo que no hacemos es de la dialéctica

democracia-dictadura una dialéctica repú-blica-monarquía. De ninguna manera. La Monarquía puede y

debe ser compatible con un sistema democrático. Pero eso nace de la constitucionalización de la

Monarquía; es decir, de su fundamentados sobre la voluntad soberana del pueblo.

—Es decir, el tema de la forma de Estado no queda resuelto con la celebración de unas elecciones

generales. Piensas que después de estas elecciones debe estar en discusión la forma de Estado.

—Después de las elecciones ee va a discutir una Constitución, y la Constitución empieza por el artículo,

una y termina con el ciento no Be cuántos. Y el artículo uno dice: "España es un Estado democrático con

una forma institucional monárquica", pongamos por, caso. Ese es un artículo que en las Cortea hay que

discutir en su contenido y en su forma. Me parece absolutamente normal y lóglcox Y después ´toda la

Constitución habrá de ser sometida a referéndum. Ese ea el camino normal. Entonces, el que boj no ae

haga énfasis en la lo*, cha por la forma Institución nal del Estado no significa aue esa forma institucional

no tenga que estar fundamentada en la soberanía popular. Tiene que estarlo. ´

—¿Cuál es la función del Ejército?

—No he hab´ado nunca del Ejército en los actos públicos porque me parece que se está abusando, se está

haciendo una especie de pim pam pmn con el Ejército. El Ejército tiene una misión fundamentalmente

defensiva y para que tenga de verdad la confianza del pueblo y tí Ejército a la vez confíe en el pueblo, lo

que hay que hacer es respetar escrupulosamente la voluntad soberana de ese pueblo.

El mundo sindical

—iCómo organizar el mundo sindical?

—Sobre la base del principio demental de la libertad sindical, que tiene una triple dimensión libertad de

afiliación, como derecho Inalienable del trabajador, que puede o no afiliarse a un sindicato; libertad

colectiva de creación de una central o más centrales sindicales (lo de la unidad sindical como mística no

tiene ningún sentido: o es el fruto de un desarrollo de la conciencia de los trabajadores o es un unitarismo

Impuesto por la fuerza que rio conduce a nada), y libertad de acción sindical, que tiene dos componentes

básicos: la libertad de negociación autónoma de los trabajadores, de, sus condiciones de trabajo, y la

libertad en el ejercicio de la huelga. Así, sobre ese fundamento, se puede montar el pilar del nuevo

sindicalismo. En la actualidad fallan unos cuantos d« esos fundamentos necesarios.

—Volvamos a las Cortes. ¿En qué deberá consistir su trabajo?

—Las Cortes tienen que solucionar una cantidad enorme de problemas. El fundamental va a ser el

constitucional y dentro de él, por ejemplo, las relaciones entre el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo.

Se ha producido un gran vacío institucional a partir de la ley de Reforma Política y hay dos vías para

llenar ese vacío Institucional: la vía de complementar las leyes franquistas, deshaciendo lo que contradice

la ley de Reforma Política, o bien la vía de elaborar una Constitución sobre bases nuevas. Incluso por ra-

zones de eficacia es más difícil desenvolverse en la selva de las Leyes Fundamentales que abordar una

tarea tan elemental como que España se estructure sobre una Constitución democrática.

Lo que ya a pasar

—Hagamos para terminar, si te parece, un poco de futurología.

—Se va a producir una crisis institucional dentro de ocho o nueve meses. Y necesariamente tiene que

haber elecciones municipales, y toda esa nueva vida política va a producir una crisis entre la nueva actitud

y las formas del ejercicio de la autoridad y del poder de hoy.

—El plan previsto podría ser: las Cortes empiezan a trabajar en una Constitución, se convoca un nuevo

referéndum para aprobar esa constitución e inmediatamente se montan nuevas elecciones generales.

—Eso es lo que yo creo que va a ocurrir en el país y es racional que ocurra. En medio debe haber unas

elecciones municipales. Antes de fin de año debe haber elecciones municipales. No se puede abordar una

nueva confrontación electoral general manteniendo la misma estructura autoritaria en municipios,

Gobiernos Civiles, etc. Hay que desmontar también la base del franquismo, con estas elecciones cele-

bradas sobre la base de una nueva ley de Régimen Local aprobada por las nuevas Cortes, para que los

Ayuntamientos sean elegidos por sufragio universal. E^ eso oreo que no es difícil ponerse de acuerdo.

—Es decir, que Ja celebración de las elecciones municipales es una cautela para que las próximas

elecciones generales sean realmente libres.

—No sólo eso. Serán también un modo de saneamiento total de la vida política y un modo de conocer

mucho más el equilibrio d« fuerzas reales del país. Ademas, aeran, sí, una cautela para que las próximas

elecciones no estén cometidas a ios controles >te las autoridades clásica*.

El PSOE nació en 1879. Cumplirá, pues, dentro de dos años el centenario. Estos son algunos rasgos de su

historia.

El PSOE se fundó el 2 de mayo de 1879 durante una comida llamada de "fraternidad internacional", en

una fonda • de la madrileña calle de Tetuán. Para concretar sus " aspiraciones se designó una comisión

encargada de redactar el programa y reglamentos del partido; fueron comisionados Pablo Iglesias,

Victoriano Calderón y Alejandro Ocina, tipógrafos; Jaime Vera y González H. Zubiarre, médicos. Un

borrador del programa fue enviado a Mesa (uno de los mejores colaboradores de Lafargue), a la sazón en

Francia. El 20 -de julio se celebra una asamblea en Madrid, donde fue aprobado el programa. El pequeño

grupo de fundadores recibía documentación socialista de Lafargue y Guesde. Por Lafargue se conoció en

España el Manifiesto Comunista y "El Capital".

En 1884 don Segismundo Moret requirió a la Agrupación Socialista Madrileña para que acudiera a

informar ante la Comisión de Reformas Sociales. Acuden Pablo Iglesias y Jaime Vera; los informes: de

Vera (informe escrito) e Iglesias (informe oral). En estos informes el partido se coloca en el terreno de la

lucha de clases y proclama la táctica de clase contra clase, denunciando a los partidos burgueses, incluso

los más progresistas como un señuelo peligroso para los trabajadores a los que pretenden uncir el carro de

la burguesía.

El 12 de marzo de 1886 aparece "El Socialista", órgano de prensa del PSOE, previa redacción de las bases

del pariódico, que continúan vigentes en la actualidad.

En el año 1888, del l2 al 14 de agosto, tuvo lugar un congreso obrero convocado, por las organizaciones

obreras de Mataró y Barcelona, la Federación Tipográfica y una asociación de obreros fabriles de Vich-

Manlleu. De este congreso saldrá la fundación de la UGT.

En 1903, Tomás Meabe con jóvenes socialistas de Bilbao funda las Juventudes Socialistas que recibirían

su confirmación definitiva en el VII Congreso del PSOE, en 1905. E116 de abril de 1906 celebraron las

Juventudes su congreso constitutivo. Nace la Federación Nacional de Juventudes Socialistas como or-

ganización juvenil del PSOE, "teniendo siempre reservado un primer lugar en los puestos de combate,

siendo a la vez fundamentalmente escuela de formación de los jóvenes socialistas que en el futuro se

incorporarán al partido.

En 1917, creyendo se daban las condiciones objetivas para un salto revolucionario, el PSOE y la UGT

realizarán la huelga revolucionaria de agosto. Entendiendo el término "revolucionario" en el sentido de

revolución democrático burguesa; no se trataba de instaurar el socialismo, sino de traer a España un

régimen democrático.

El triunfo de la revolución soviética sacudió como a todas las organizaciones obreras del mundo, al

PSOE, provocándose un vivo debate en su interior entre partidarios de la III Internacional y partidarios de

reorganizar la II Internacional, necesitándose tres congresos para resolver el asunto, que terminó con

el rechazo por el partido de la III Internacional, la defensa de la revolución rusa, y la escisión de la

minoría que pasa a crear el Partido Comunista Español.

Ya desde la dictadura de Primo de Rivera se propugna un régimen de libertades y democrático,

concretado a la caída de la dictadura en una nueva conjunción republicano-socialista que posibilitaría el

advenimiento de la República, mediante el triunfo en las elecciones municipales, proclamándose la II

República el 14 de abril de 1931. Tras las elecciones a Cortes, los socialistas se encuentran en posición de

minoría parlamentaria, siendo a su vez el grupo más numeroso del Parlamento, por lo que no pueden

rehusar responsabilidades de gobierno, ya que de todas formas se verían implicados como grupo

mayoritario en el Parlamento.

En enero de 1934 el partido redacta un programa radicalizado que incluye importantes nacionalizaciones,

y se adoptan medidas de acción encaminadas a preparar un movimiento revolucionario, haciéndose cargo

del Gobierno el PSOE y la UGT, con participación de aquellos que cooperasen directamente en la

revolución.

Ante el avance del fascismo, Prieto, desde su exilio (debido a su participación en 1934), propondrá por

primera Vez en España la táctica que se denominará más tarde de "frente popular", es decir, una unión

electoral de fuerzas progresistas, burguesas y proletarias con el fin de ganar las elecciones y cortar el

avance del fascismo. La idea es aceptada, incluidos los comunistas, por el cambio de táctica patrocinado

desde la III Internacional; formando éste, triunfa en las elecciones de febrero de 1936.

Bajo el franquismo, la historia del PSOE es una historia de clandestinidad, con la persecución que afecta a

todos los partidos políticos españoles. Es en el XII Congreso ajando empieza a producirse una pequeña

escisión y cuando se sietan las bases para la reorganización en el interior del país. En el XIII Congreso,

celebrado en Suresnes en 1974, resulta elegido primer secretario Felipe González y se inicia la marcha ha-

cia adelante que convertiría a este partido, en sólo tres años, en una de las grandes opciones electorales

Tres objetivos en las elecciones

El Partido Socialista Obrero Español se propone tres objetivos en estas elecciones, enunciados de la

siguiente manera: conquistar la democracia, cambiar la vida y abrirse al exterior. Los tres objetivos están

expresados en su manifiesto electoral. • CONQUISTAR LA DEMOCRACIA, conseguir para este país

unas normas de convivencia pacifica que nos permitan vivir en libertad. Los trabajadores necesitamos

más que nadie la libertad. Por ello, en las próximas Cortes, los socialistas, los hombres y mujeres del

PSOE propondrán y defenderán la elaboración de una Constitución auténticamente democrática, que haga

desaparecer los residuos autoritarios heredados del régimen anterior. El socialismo es libertad. Los

socialistas propondremos y defenderemos la promulgación de un Estatuto de las Libertades Públicas que

garantice el pleno ejercicio "de los derechos humanos, de los derechos individuales y de los derechos

colectivos de los pueblos de España. Toda persona ha de tener garantizados sus elementales derechos, que

le permiten vivir con dignidad, sin sufrir ¡opresión por sus ideas, raza, sexo o condición. La defensa de

esta necesidad será tarea fundamental del PSOE en las próximas Cortes.

El PSOE quiere CAMBIAR LA VIDA de los hombres y mujeres de nuestro ^ais, superando la crisis

económica. Cambiar la vida significa que los sectores populares dejen de ser los únicos que paguen los

costes de la mala gestión de la economía española. Cambiar la vida significa ACABAR CON EL PARO

Y LA EMIGRACIÓN, significa terminar con el incremento desenfrenado de los precios, significa

conseguir una sociedad más justa, más igualitaria, a través de las reformas necesarias. El PSOE se.

esforzará por conseguir este objetivo, por solucionar estos problemas..., porque tienen solución. La

Reforma Fiscal, la reforma agraria, la enseñanza gratuita, salarios y pensiones dignas Seguridad Social

eficaz y humana, viviendas adecuadas, son objetivos a conseguir.

El PSOE quiere colocar a nuestro pais en el lugar que le corresponde en el panorama, internacional. Situar

a España con dignidad, no hipotecando en futuro. La incorporación de España a las Instituciones

Europeas es una necesidad urgente. El socialismo es la fuerza predominante, en estos momentos, en las

Instituciones de la Europa Comunitaria.

COMITÉ EJECUTIVO

Presidente: Ramón Ruibal.

Primer secretario: Felipe González.

Secretario de Organización: Alfonso Guerra.

Secretario de Relaciones Políticas: Enrique Mújica.

Secretario de Relaciones Internacionales: Luis Yáñez,

Secretario de Propaganda: Guillermo Galeote.

Secretario de Prensa: Javier Solana.

Secretario Sindical: Eduardo López.

Secretario de relaciones con las Juventudes Socialistas: José María Benegas.

Secretaria administrativa: Carmen García Bloisse.

Secretario de Emigración: José Luis Albiñana.

Secretario de Formación y Documentación: Luis Gómez Llórente.

Vocales: Nicolás Redondo, Antonio García Miralles, Rafael Ballesteros, Luis Fajardo, José María

Cigarrán, José María Triginer, Rafael Ferández.

El lunes: Federación Demócrata Cristiana, con entrevista a Joaquín Ruiz-Giménez

 

< Volver