Autor: García Escudero, José María (NEMO). 
   Vote centro, vote convivencia     
 
 Ya.    12/06/1977.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

BUSTOS POLÍTICOS

VOTE CENTRO, VOTE CONVIVENCIA

No lo he visto, asi dicho, en ningún cartel, pero es lo que vinieron a pedirnos por televisión los candidatos

de la "Unión del Centro". Es bastante más que decir: "vote Centro, vote Suárez", como les reprochan los

que aseguran que el Centro no es más que un nombre propio.

Que el centro no es solamente eso es la razón de que confíe en el futuro; es evidente también que el centro

son muchos más de los que se han cobijado bajo el paraguas protector del presidente ´Suárez, lo cual no

quiere decir que este paraguas no haya sido providencial. Fue justamente lo que faltó en febrero del 36,

no porque no se intentase abrir uno, sino porque, indiscutiblemente, Pórtela no era Suárez. L«

consecuencia fue que a los moderados de uno y otro la_do los arrastraron los extremos. Confiemos en que

ahora suceda al revés.

Que soy partidario del centro salta a la vista: del centro con minúscula, del centro sociológico; usted dirá

si el "Centro" con mayúscula, la coalición de Suárez, lo representa bien o si hay quien lo haga mejor. Para

convencerle a usted, elector, el "Centro"—con mayúscula— le ofreció un "show" como para hacer

palidecer al empresario Carrillo. No fue sólo un poker de ases, como cuando presentó a Pío Cabanillas,

Camuñas, Fernández Ordóñez y Alvarez de Miranda, sino toda una baraja: un brillante conjunto de ases,

"valets", reyes y damas que dejó´ chico, repito, al hasta entonces triunfante "show" comunista.

Si en mi anterior comentario al "Centro" di consejos a los que pensaran que olía demasiado bien, a

señorito, ¡ahora, no digamos! En otros tiempos yo habría dicho que a "Chanel 5", que era, como es

sabido, lo único que Marilyn Monroe se ponía para dormir, pero vaya usted a saber ahora qué marcas

usarán Gemina Cuervo, Bárbara Rey y Ana María Vidal. De cualquier modo, lo seguro es que el "Centro"

sigue oliendo muy b¡en:-a perfume caro de señora, las señoras; a viril loción de caballero, los señores, y a

jara, naturalmente, "Curro Jiménez", que ha bajado de la sierra para votar a Suárez. Pero tampoco creo

que en este torneo televisivo de la moderación haya pasado partido alguno que no se haya perfumado para

oler a europeísmo y respetabilidad. ¡Lástima que Gabriel Cisneros pusiera en evidencia a dos de los que

más colonia se han echado encima: Felipe González y Santiago Carrillo, para revelarnos que eon, así

como suena, marxistas, con lo que esto supone: clasismo, socialización, negación de la familia y de esas

libertades que ninguna sociedad marxista ha sabido respetar hata la fecha! Justo lo contrario de lo qué el

Centro defiende: inter-clasismo, economía mixta, familia y libertad.

En muy pocas palabras. Gabriel Cisneros les quitó la máscara a los marxistas. En muy "pocas palabras,

Sánchez de León, Lasuén, Clavero, Jiménez de Parga, María Dolores Pelayo, Bravo Laguna, Emilio

Atard. Sentís, Meilán, Olea y Sánchez Terán hicieron la mejor exposición de un programa que hemos

oído en TV. Les preguntaban las actrices citadas y Pedro Osinaga, Arturo Fernández, Sancho Gracia y

Juan Luis Galiardo. Los que preguntaban lo hicieron como si jio tufran actores; los que contestaban,

como si estuviesen "actuando". Peio si su actuación no fue de lo mejor, sus respuestas, si.

Lo mejor de todo, que ni falta les habrían hecho. El gran argumento del centro contra los que le reprochan

que no tiene contenido es que le bastaría con ser centro para tener programa, porque ser centro es estar

entre los extremos, y esto es ya el gran programa de convivencia que España necesita. Usted puede votar

a la derecha y desear que amordace a la izquierda. O votar a la izquierda para que la derecha no levante

cabeza; nunca más. Derecha e izquierda pueden ser, como han sido generalmente, pretensiones de

totalidad. En cambio, es imposible ser de centro sin.deresar que haya también una derecha y una

izquierda, porque, si no las hubiese, el centro dejaría de ser centro. Por eso he puesto a este comentario el

título que lleva.

He vuelto a escribir centro con minúscula. Si le pone o no usted a ese centro la cara de Suárez, es cosa de

usted. A algunos les molesta que se diga que Suárez avala el Centro, y a Suárez, preguntan, ¿quién le

avala? Se podría contestar que el mismo Suárez, es decir, su obra de un año, Carlos Sentís le ha buscado

un avalista, al asegurar que Cambó, de vivir, habría apoyado a Suárez: es una afirmación digna de

reflexión. ´Pero de fijo que, para la mayoría. lo decisivo es saber que ha bajado a votarle "Curro Jiménez".

NEMO

 

< Volver