Autor: Colchero Sainz, José Virgilio. 
 Elecciones a Cortes. 
 Silva Muñoz: "Con las actuales actitudes será muy difícil el diálogo"  :   
 Considera también el ex ministro que se puede llegar a los mismos resultados apurando todas las consecuencias de la reforma política, sin abrir un periódo constituyente. 
 Ya.    12/06/1977.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

12-vljr7 INFORMACIÓN NACIONAL Pag. 17 ya

\ ELECCIONES A CORTES I

Silva Muñoz: "Con las actuales actitudes será muy difícil el diáfago"

Considera también el ex ministro que se puede llegar a los mismos resultados apurando todas las

consecuencias de la reforma política, sin abrir un períndn ron stítiivent.e

ZAMORA. (Del enviado espe-elal de Logos José V. Colchero.)—Alianza Popular está a sus anchas en

Zamora con Federico Silva de candidato. En estas provincias castellano-leonesas se v» a votar a

personalidades más que a partidos—a figuras conocidas más que a ideologías—, y el ex ministro de

Obras Públicas es profeta en su tierra. Anoche habló en el cine Barrueco, lleno hasta los pasillos y el

vestíbulo.

Zamora es una de las provincias en que Alianza Popular obtendrá, seguramente, más votos que ningún

otro partido, más qúa la Unión da Centro y más que el PSOE. La población es muy conservadora, y tanto

Federico Silva como el segundo de la lista, Carlos Pinilla (colaborador de Girón, que construyó aquí una

universidad laboral), gozan da más popularidad que todos los candidatos de los otros partidos. Zamora va

a ser un bastión d« Alianza Popular.

"Mis queridos paisanos, no vengo a pasar factura a Zamora...", dice Federico Silva, qua entienda la

psicología de este pueblo, al que arranca aplausos con facilidad.

Silva habla a sus paisanos cincuenta minutos. Da un repaso completo a la política provincial, a la nacional

y a la internacional, y, por supuesto, al programa de su partido. Es buen orador de mitin, sin duda el´

mejor de Alianza Popular. Su tono pausado llega mejor al público que el Impulsivo de Fraga. Utiliza un

lenguaje sin adjetivos hirientes. Dl-oe que no está contra nadie ni contra nada, que su programa es pleno

en afirmaciones, aunque, eso si, las afirmaciones llevan consigo las negociaciones correspondientes:

libertad de trabajo, sí; piquetes, no. Libertad de ideas, sí; telones de acero, no; etc. Se duele da que otros

partidos polemicen duro con . Alianza y de qua luego "porque un día se quita Fraga la chaqueta en

Galicia, nos llamen fascistas".

Sé autodefine como neofran-qüiata, lo mismo que los demás dirigentes de Alianza Popular. Para explicar

ese neofranquismo sa remonta al siglo XVIII, a Jovellanos, y sigue con Balmes f Cánovas" (son, según

él, los moderados que pretendieron superar la división de las dos Españas). Continúa explicando qu» lo

que representó la Unión Patriótica de Primo de Rivera / la CEDA en la segunda República, representó

Franco luego y Alianza Popular lo representa ahora. Recuerda a Gil-Robles, quien "se ha distanciado de

lo que fue entonces la CEDA". En-´ tre el público se oyen gritos de: "¡Traidor!, ¡traidor!"

Silva dice que en estas elecciones está en juego la Integridadda la Patria, »1 volver o no a la_penuria

económica, si habrá divorcio y aborto o no, etc. Y que, por tanto, no es cierto que los programas de todos

los partidos sean iguales o muy parecidos. Defiende la unidad nacional, pues para Alianza Popular no hay

más que una nacionalidad y un solo Estado. Según él, si no se pone coto á las nuevas tendencias de la iz-

quierda, "dentro de poco va a haber tantas nacionalidades como partidos políticos o centrales sindicales".

No obstante, puntualiza qua Alianza Popular aboga por el principio de regionaliza-ción y pdr la

descentralización: "Lo que se pueda resolver en Benavente, que no venga a Zamora, y lo que se pueda

resolver aquí, que no vaya a Madrid."

"No quiero asustarles con el coco pero la situación económica es muy grave", advierte el ex ministro

eficacia a sus zamora-noa y les explica que hay que imponer al país un plan de austeridad: "Que soporten

más los que tienen_más."

Sólo un ataque al Gobierno Suárez en todo su discurso: "No veo que haya democracia porque se gobierna

demasiado por decreto ley." Federico Silva es el__ más suave, el menos autorita de los dirigentes de

Alianza Popular. Es un político muy conservador, pero sin "tufo" fascista. En las nuevas Cortes pueda

tener un papel importante como moderado—y moderador—en las huestes parla* mentarías de Alianza

Popular. Puede ser el interlocutor más accesible da su Partido cuando haya qua negociar entre bastidores

puntos diferentes de la nueva constitución. Silva concluye su mitin gritando tres veces "paz" y otras tres

veces "España" a invitando al público: "Por favor, vamos a oír el himno nacional."

Entrevista con Suva Muñoz

—¿Estaría Federico Silva dispuesto a entrar después de las elecciones en el Gabinete Suá-rez? ¿Cree

posible una coalición AP-Centro?

—He pedido durante mucho tiempo una coalición AP-Centro y lo he. Intentado con todas mis fuerzas. SI

no se ha conseguido, desde luego, entre los primeros que no ´han tenido culpa estoy yo, y tengo las

pruebas para podérselo decir al pueblo español. En cuanto a si entraré o no en un Gobierno Suárez. no

tengo más que decir una cosa: creo que la política española está demasiado personalizada. Yo estaré

dispuesto a servir a mi Patria cuando haga falta, pero no volveré a un Gobierno sin condiciones. Pude

haber sido ministro ya otra vez y no lo ful porque no se aceptaron mis condiciones.

—Después da laa elecciones, i podría haber una coalición AP-Centro?

—En política no descarto na-da. Todo lo que sea unir hombrea e ideas afines me parece bueno; pero eso

exige sentido común, generosidad f visión política. Dios nos las dé de todas a todos.

—¿Se mantendrá l unidad da AP después de las elecciones o habrá un sector más liberal, en el que podría

ubicarse Silva, que se aproxime a otros grupos políticos de Centro?

—Yo quiero decir a este respecto que es un futtirible y no puedo pronunciarme sobre este tema; ahora

bien: para saber lo que voy a hacer, piense eti lo que he hecho hasta ahora. Yo he H¡-do siempre leal y

fiel a mis principios, a mis Ideas j a mi» amigos.

—¿Entrarían Silva y sus hombres en una democracia cristiana qua s« constituyera en el futuro como gran

partido y como fracción parlamentaria?

—Es una pregunta también muy difícil de contestar, porque también es otro futurible; poro quiero añadir

que si ese gran partido no se ha constituido hitsa ahora, tampoco tengo la menor culpa de ello. Y si en el

futuro se va a constituir, creo qu» tampoco habría dificultad por mi parte, pero quiero añadir que lo veo

casi imposible.

—¿Por qué?

—Porque si las personas mantienen las mismas actitudes qua Imsta ahora, será muy difícil él diálogo.

—¿Qué cometido deben tener las próximas Cortes constituyen- ´ tes?

• • ;

—Yocreo que se puede llegar a loa mismos resultados i puntudo todas las consecuencias de la reforma

política, sin abrir un período constituyente. Primer o, porque entiendo que un período constituyente nunc

lia sido bueno en España, y en segundo lugar porque no me gustaría qua se volviera a poner en tela d«

juicio la unidad de la Patria, 1» Monarquía o la institución familiar y otras muchas cosas.

—¿De qué grupos o partidos políticos europeos se "encuentra usted más próximo?

El me responde:

—La opinión pública cuelga nU parentesco político con la Unión Cristiano Social de Ba viera, que

preside Francisco José Strauss, y, efectivamente, tengo que confirmarlo. Me unen grandes vínculos de

identidad personal y política con Strauss. pero también entre los republicanos independientes franceses,

los gaiillista» y algunos demócratas cristianos de otros países europeos con lo» que tengo buenas

relaciones.

 

< Volver