Don Nicolás Franco Pascual de Pobil. 
 "Fuera el inmovilismo"     
 
 Informaciones.    01/09/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

DON NICOLÁS FRANCO PASCUAL DE POBIL:

FUERA EL INMOVILÍSIMO"

«LA TRANSICIÓN SALDRÍA FAVORECIDA CON UN ADECUADO DESARROLLO Y RODAJE

PREVIOS»

«EL ASOCIACIONISMO LLEGARA»

MADRID, 1. (INFORMACIONES.} — «Siempre me ha parecido que la esclerosis política es mala,

produce endurecimiento de la sangre y eso siempre resulta perjudicial. Cuanta más fluidez política, más

ideas, más alternativas se incuben por ser nuestra Constitución abierta, me parece positivo. Y sanos. Esto

ha declarado en la revista «Mundo» don Nicolás Franco Pascual de Pobil, sobrino del Jefe del Estado y

consejero nacional del Movimiento por La Coruña.

El señor Franco Pascual de Pobil se muestra partidario de «reglamentar la oposición, a base de las

asociaciones». Espera que éstas sean viables «Soy —dice— básicamente un hombre lleno de ilusiones,

más realista que optimista, y espero que el asociacionismo llegará». Le preguntan que porqué lo han

detenido y responde que «quizá no lo han detenido; quizá se pensó en un principio que se había avanzado

más de lo que realmente se estaba avanzando»

A su juicio el hecho de que el desarrollo institucional sea tan lento, puede provocar cierta inquietud.

«Creo —indica— que la transición saldría favorecida con un adecuado desarrollo previo; pero también

creo que hoy en día los resortes del poder son tan grandes, en cualquier Estado moderno, que tampoco su

falta debe intranquilizar. No obstante opino que seria mejor un rodaje previo no tanto para buscar

perfeccionamientos como para intensificar lo que ya tenemos y llevarlo a sus máximas consecuencias».

«Fuera el inmovilismo —añade—. De eso, nada». Después confiesa que a veces nota una cierta,

sensación de inmovilismo en él poder. «Diría que una dinamicidad política, pues... no se nota mucho; en

cambio, si se aprecia en la vertiente económica.»

Le pregunta el periodista si lo político mueve a lo económico, o al revés, y responde: «Creo que lo

político mueve siempre a toco los demás».

ESPAÑA-EUROPA

A don Nicolás Franco Pascual de Pobil le preocupa mas el cómo que él cuándo de nuestra integración en

Europa, «sin que se produzcan traumas en nuestra economía». En cuanto a las barreras que puedan

dificultar ese «como», dice que «resulta difícil una calificación»; que «a veces son temas puramente

económicos», pero por aquello de que la política lo mueve todo, «quedan condicionados por enfoques

políticos». «Es posible que países cuyos negociadores no ven con agrado a España y su Régimen voten en

contra de algo que sea totalmente racional desde el punto de vista económico, y que además no les

perjudique. Es posible. No hay que olvidar que todavía existe en cierta generación del extranjero un

talante político, diríamos visceral, que hace que nos vean con reparos; ciertos líderes con gran afluencia

parece que siguen viendo la España del 36 y no la de 1972. Esto naturalmente segrega una carga política

que lo inunda todo. Pero que a la postre log argumentos económicos serán los más importantes y los que

en definitiva decidirán. Europa no puede prescindir de España y España sabe que su futuro está en

Europa, como también lo está en Iberoamérica».

Don Nicolás franco afirma también en su entrevista que posiblemente la política española está demasiado

basada en las personas, que hay líderes en España, como «catalizadores de las corrientes de opinión que

existen en el país» —«creo, dice, que hay líderes en el poder, en la. leal oposición al poder y a extramuros

del poder))— y que la leal oposición la forman «quienes habiendo sido poder son ahora una alternativa

dentro del Régimen».

Bajando a cuestiones más subjetivas, el, señor Franco Pascual de Pobil confiesa que a su apellido le debe

«un gran aprendizaje». «Yo soy el más pequeño de los Franco, soy el grillo de los Franco. Y este apellido

supone unos condicionados importantes que a veces son una ventaja, y otras, no». «De todas maneras -

añade - acepto esta situación, porque todo hombre público debe aceptar la critica». Confiesa también que

puede haber más políticos en su familia,. «La vocación política va en la sangre de los Franco», concluye.

1 de septiembre de 1972

 

< Volver