La ley del Movimiento, en las Cortes. 
 Requisitos para ser candidato al Consejo Nacional     
 
 Pueblo.    10/06/1967.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 50. 

la ley del Movimiento, en las Cortes

REQUISITOS PARA SER CANDIDATO AL CONSEJO NACIONAL

A la» once y cinco de Id mañana el presidente de la Comisión de Leyes fundamentales, don Joaquín Bau, abrió ayer la sesión.

El articulo 12 de la ley del Movimiento, que ya el jueves fue objeto de abundantes intervenciones, fue re-vitalizado ayer mañana. Esto supone un nuevo parón en lo que ya parecía una marcha despejada.

La intervención del jueves del señor Asís Garrote, pidiendo se adoptara el sistema de incompatibilidades e incapacidades, que se estableció para la ley de Representación familiar, parece haber hecho mella en Ja ponencia. El señor Mortes, en su nombre, propone que este artículo sea desglosado en uno: 11 bis, y en otro, el 12. La redacción a que somete al 11 bis es la siguiente:

«Para ser candidato se requerirá estar en pleno uso de los derechos civiles y políticos.»

Y el artículo 12 serta transcripción del párrafo primero del artículo 7.º de la ley de Representado» Familiar.

Cuando esta fórmula parece contar con un veredicto favorable por la comisión, y asi lo manifiestan los señores Reyes y Lamo de Espinosa, se levanta a hablar don Pío Cabanillas: «No veo —dice—, por qué hay que aplicar el sistema de incompatibilidades de la ley de Representación Familiar a esta ley del Movimiento, que responde a una naturaleza distinta. Ello significaría prescindir de los hombres útiles de cada provincias

No están de acuerdo con este razonamiento los señores Sevilla, Andrés y Gías.

La ponencia, por boca del señor Fueyo, expresa que la fórmula propuesta trataba de aunar los criterios de los procuradores; pero que, sí no es así. se podría pensar en volver a la fórmula primitiva del informe.

Los procuradores comienzan & exponer ideas, sin centrarse en la fórmula propuesta por la ponencia. El señor Cabanillas insiste, y el señor Asís le contradice: «No me digan que el cargo más representativo de la provincia es el gobernador civil; éste es representativo del Gobierno.»

INCOMPATIBILIDADES

Para el señor Fernández Miranda, las incompatibilidades e incapacidades deben referirse & aquellos que tienen una autoridad inmediata y directo, y que podrían manipular las elecciones. El señor Iglesias Selgas opina que deten consignarse exactamente lals incompatibilidades.

«Hemos restringido el cuerpo electoral —dice el señor Correa Veglison—, y es más fácil presionar sobre 500 ciudadanos que sobre 30.000. Por tanto, hay. que especificar las incompatibilidades. No debe ser candidato aquél que no pueda actuar con independencia.»

Partidario igualmente de la fijación taxativa de las incompatibilidades es el señor Arcenegui, y pastura parecida mantiene también el señor Allende.

LA PONENCIA: AMPLITUD DE ELECCIÓN

El señor,Mortes, por la ponencia, pone de manifiesto que es «preciso permitir al electorado la máxima posibilidad de elección». La ponencia pide tiempo para meditar sobre el agudo tema que se ha replanteado. Los procuradores siguen interviniendo en masa. El señor Reyes dice que «ante el cuerpo electoral reducidísimo, es preciso evitar toda posibilidad de presión». Y el señor Gias ofrece la fórmula concreta de que sean excluidos los gobernadores civiles presidentes de la Diputación y subjefes provinciales.

El señor Lamo de Espinosa está con la ponencia y el señor Fernández Miranda insiste en que sean eliminadas de la elección aquellas personas que tengan influencia inmediata y directa sobre el electorado; en consecuencia, se inclina por la primera fórmula de la ponencia.

«Cuanto más desligados estén los consejeros de la Administración, mejor.» Tal es la opinión del señor Marcos Chacón. El señor Martínez Esteruelas considera tres problemas: honestidad electoral, idoneidad especifica del consejero e independencia en el ejercicio de su función; lo que debe tratarse en esta ley es la idoneidad, pues los otros problemas deben ser tema de la ley Electoral y del estatuto del Consejo Nacional.

Por último, el señor Sanz Orrio pide «máximo rigor en las incapacidades y máxima benevolencia en orden a las incompatibilidades». Se inclina finalmente por la posición del señor Cabanillas.

A las doce y media se concede un descanso para que la ponencia proceda a deliberar durante unos minutos.

SE APRUEBAN EL II BIS Y EL 12

Se reanuda la sesión a la una y veinte y la ponencia somete a votación un nuevo, texto dividido en un articulo 11 bis y un nuevo articulo 12, que son aprobados por unanimidad. El texto dice así:

«Artículo 11 bis. Para ser candidato a consejero nacional se requiere:

a) Ser español y mayor de edad.

b) Estar en pleno oso délos derechos civiles y no sufrir inhabilitación política.

Artículo 12. No podrán ser candidatos por la provincia que alcance «u función loa titulares de los cargos provinciales de libre designación del Estado y sus organismos autónomos, de la Administración, del Municipio, de la Iglesia católica o de cualquier confesión religiosa que implique autoridad o tenga Jurisdicción.» El artículo 13, al que se han presentado 66 enmiendas, dice: «Articulo 13. Serán elegibles como consejeros nacionales los espaüoles mayores de veintiún años de uno y otro sexo vinculados al Movimiento de acuerdo coa lo establecido es el artículo «e-gvndo de esta ley que lo soliciten de la preriteocia. del Consejo Nacional y que cumplan alguna de las siguientes condiciones:

a) Ser natural o hijo de naturales de la provincia de que se trate.

b) Haber residido en la provincia durante un periodo continuado no inferior a cinco años.

el Ser´p haber sido consejero nacional por la provincia.»

La mayoría de las enmiendas han sido aceptadas por la ponencia, por lo que el debate es sumamente rápida. Algunos procuradores piden la Inclusión de la frase «estar afiliado al Movimiento Nacional», y el señor Oriol, don Lucas, propone entre las condiciones para ser candidato «el pertenecer a ia Hermandad Nacional de Alféreces Provisionales de la provincia»

Los únicos que se oponen a la ponencia son el señor Sevilla Andrés, quien dice «que debemos evitar la situación de centralización política, que dará lugar a la larga a la aparición de los grupos o partidos políticos; la única solución es la vinculación de la provincia», y el señor Gías, quien mantiene la misma postura.

A las dos de la tarde el presidente levanta la sesión.

LA SESIÓN DE LA TARDE

A las seis menos cinco de la tarde se reanuda la sesión de la Comisión de Leyes Fundamentales, y continúan las intervenciones de los procuradores en torno al artículo 13 del proyecto de Ley Orgánica del

Movimiento y su Consejo Nacional.

La excesiva prudencia del proyecto de ley, al limitar quienes pueden presentarse a candidatos para consejeros nacionales, es la preocupación del señor Correa Veglison. Hay otras varias intervenciones de procuradores que retiran su enmienda, a la vista de las modificaciones introducidas por la ponencia, hasta que interviene el señor Gías, consejero nacional por la provincia de Lérida, quien dice: «O dejamos al electorado que decida si el candidato está vinculado o no o establecemos condiciones que demuestren efectivamente dicha .vinculación.» Insiste en que la residencia se cuente a partir de la mayoría de edad.

Seguidamente pidió permiso al presidente para las palabras que iba a pronunciar a continuación, y señaló «que no Hay derecho a que se interfiera nuestra labor desde determinados órganos de la Prensa».

Al llegar a este punto el presidente, don Joaquín Bau, le rogó que si tenia alguna queja que hacer se

dirigiera directamente a la presidencia. El señor Gías insistió en que «es algo tan grave y que afecta tanto al espíritu de lo que estamos tratando que tengo que referirme a ello aquí».

A continuación leyó el "siguiente párrafo fle un artículo publicado ayer por el diario «ABC» con la firma de don" José´María Pemán: «Los o´tros recuerdan que el desgaste de treinta años hace imposible la incorporación masiva a unas organizaciones que, hace poco, han vuelto a ser definidas como "minoría inasequible al desaliento". ¿Minoría? ¿No habíamos quedado en que era concurrencia de todos los españoles que aceptan los Principios Fundamentales? Se está construyendo futuro: democracia, entendimiento con Europa: apertura ¿Se puede contestar a esto reeditando la definición militante, poética, minoritaria, de la Falange de 1934? Casi todas las definiciones que en este sentido se pronuncian podrían ser objeto de un recurso de contrafuero o Inconstitucionalidad, puesto que desconocen la ancha definición del Movimiento que da la eaivititucten votada el 14 de diciembre.»

El señor Gias dijo que el estímulo se refiere a los discursos de Franco en Sevilla, y últimamente en Tarragona.

«Creo que estamos de acuerdo —agregó— en que el pueblo español dio su confianza a todo cuanto Franco representa, en la votación del 14 de diciembre. La más auténtica representación de una ley se produce cuando el que la interpreta es el mismo que la ha erigido.

Por tanto, el artículo del señor Pemán, que califica estos discursos de Franco de anticonstitucionales, "merece el repudio más absoluto del pueblo de España, y de nosotros, como sus representantes".»

Las palabras del señor Gías fueron aplaudidas por los procuradores, oyéndose gritos de «¡muy bien!»

BAU: «A QUIEN CORRESPONDA»

El señor Bau manifestó que, como presidente, está siempre de acuerdo con todo lo que signifique enaltecer la figura, la obra y el pensamiento de Franco. Pero añadió que todo lo que signifique diálogo y controversia con la Prensa, no corresponde a la comisión, sino a la presidencia de las Cortes.

Nuevos procuradores hacen uso de la palabra, con un denominador común: en el fondo, todos están de acuerdo con la ponencia, aunque propugnan ligeras matizaciones del texto, únicamente el señor Pedresa Latas se muestra disconforme con la vinculación geográfica que defiende la ponencia, pues «dificulta la posibilidad de una auténtica representación política».

Por la ponencia contesta el señor Fueyo, quien comienza por decir: «Por primera vez, y quizá por última, voy a ser claro y no esotérico». Resume su tesis en que «o provincializamos el Consejo Nacional o nacionalizamos políticamente las provincias». Señala también que «no debemos ilusionarnos demasiado con que el Consejo Nacional vaya a ser una cámara de oposición: su misión no es trascendental ni importante, sino condicionante: velar por los Principios del Movimiento Nacional.»

Dice a continuación que la ponencia mantiene el apartado a), porque «la movilidad en los destinos del hombre de hoy hace necesaria esta mínima apertura»; «1 aparte; tío b), porque «puede que !•* ya provincias que prefieran hombres con representatividad nacional, y porque hay hombres que sólo con una residencia de cinco años han levantado provincias enteras»; y el apartado c), porque «suprimir el condicionante «por la provincia» seria dar facilidades excesivas.

Llama la atención de los procuradores acerca de que el problema de España va a ser crear un equipo de hombres para la función administrativa o ejecutiva; otro equipo para la función legislativa,

y otro, para la función de crítica constructiva. En resumen, mantiene el texto de la ponencia.

UN VOTO EN CONTRA

El señor Reyes Morales propone sustituir el término «vinculados al Movimiento» por «incorporados al Movimiento», más acorde con el artículo 2, ya aprobado. No acepta la ponencia, y el texto se aprueba (con el voto en contra del señor Pédrosa Latas) con la siguiente redacción:

Art. 13. — Serán elegibles como consejeros nacionales por la provincia los españoles de nao « «tro sexo vinculados al Movimiento, dte adíenlo con lis i?st»l>lecido en el articulo 2 de esta ley, que lo soliciten de la presidencia del Consejo Nacional y que cumplan alguna de las siguientes condiciones:

a) Ser natural, o hijo de naturales, de la provincia de que se trate.

b) Haber residido en la provincia durante un periodo continuado no inferior a cinco años.

c) Ser o haber sido consejero nacional por la provincia.

ARTICULO 14: OTROS REQUISITOS

La ponencia ha suprimido, pues, la referencia a los veintiún años de edad y, aunqxie su espíritu ha sido aceptado, propondrá una nueva redacción para el apartado b).

A las siete y veinte, el presidente suspende la sesión durante quince minutos. Minutos después de las ocho se reanuda la sesión y comienza el estudio del articulo 14, que dice asi:

Articulo 14. — L Para ser predamatfo eaadfclato será necesario, ademas de lo previsto en lo» artículo* anteriores, reunir alguno de los siguientes requisitos:

a) Ser o haber sido consejero nacional.

b) Ser pro puesto por cinco consejeros nacionales. Cada consejero nacional no podrá proponer para toda España más de cinco candidatos.

c) Ser propuesto por el Consejo Provincial de la provincia respectiva, que sólo podrá proponer un máximo de dos candidatos. El Consejo Provincial no podr» proponer a miembros del mismo.

d) Ser propuesto poi veinte Consejos Locales o por la décima parte de los Consejos Locales de la provincia, si el número de aquellos Consejos fuere interior a veinte. Cada Consejo Local no podra proponer má> de un candidato.

2. Nadie podrá presentarse como candidato por mas de una provincia.

UDINA: EXCESO DE RIGOR EN EL SISTEMA

Se han presentado a este articulo 67 enmiendas, pero sólo ocho han sido defendidas. Algunas fueron retiradas por haber sido aceptadas por la ponencia.

El primero es el señor Rico, quien manifiesta su disconformidad con el apartado d). El señor De la Fuente, por la ponencia, aclara que se trata de una solución alternativa: o veinte consejos o la décima parte de los que existan en la provincia.

El señor Nieto, don Pastor, pide que también las instituciones o asociaciones del Movimiento puedan presentar candidatos, y el señor Udina se abstiene de sostener su enmienda, porque no casa con el contexto de la ley. No obstante, afirma que «ya no basta con ser español ni con ser del Movimiento, hay que pasar por el cedazo duro de una presentación o una propuesta. Es excesivamente riguroso el sistema de selección».

Intervienen también los señores Villegas Girón, Cerda, Correa Veglison, Navarro G. de Canales y Dadín, todos los cuales se pronuncian por una mayor apertura. Corresponde el turno al señor Reyes, quien, antes de hacer su propuesta, afirma que «se ha querido que el Movimiento fuera una entelequia; después, una idea; por último, una organización. Ahora hay quien quiere presentarlo como un acto de división».

Propone la Incorporación de un nuevo apartado que diga que los candidatos podrán jjSfir prfíPuCrfitOS °or un mínimo "de 1.000 r"´°T"v"´"° **-tívos del Movimiento da 1& provincía».

A las nueve menos diez, el señor Bau, presidente, levanta la sesión hasta el lunes, a las cinco y media de la tarde. (Cifra.)

PUEBLO

10 de junio de 1967

 

< Volver