Comisión de las Cortes. 
 El Consejo Nacional garantizará el legítimo contraste de pareceres     
 
 Ya.    08/06/1967.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 33. 

Pag. 14

Información Nacional

8 de junio de 1967

YA

Comisión de las Cortes

El Consejo Nacional garantizará el legítimo contraste de pareceres

También garantizará la posibilidad del análisis crítico de soluciones concretas de gobierno y la formulación de medidas y programas La pluralidad de opiniones sobre la acción política tendrá el debido acceso al Consejo Nacional Dos posturas sobre la elección de consejeros: los que proclaman una apertura a todos los españoles para votar y quienes piden que la elección se haga por compromisarios

La Comisión de Leyes Fundamentales y Presidencia del Gobierno de las Cortes Españolas ha aprobado los siguifitttes. artículos: Articula 8.º bis. Para Ta más perfecta consecución de los fines y ejercicio de atribuciones señaladas al Consejo Nacional por los" artículos precedentes, las normas reglamentarlas que ordenan su funcionamiento garantizarán el legítimo contraste de pareceres, la posibilidad del análisis crítico de soluciones concretas de gobierno y la formulación de medidas y programas. La pluralidad de opiniones sobre la acción política tendrá el debido acceso a la representación colegial del Consejo Nacional.

Astículo 8.º tercero. En virtud de lo establecido en el artículo 25 de la ley Orgánica del Estado, el presidente del Gobierno, por su condición de jefe nacional del Movimiento por delegación (´"I Jefe del Estado, ejercerá la presidencia del Consejo Nacional y de su Comisión permanente, asistido del secretario general, en quien podrá delegar las funciones que estime convenientes.

Artículo 9.° Conforme a lo dispuesto por el artículo 22 de la ley Orgánica del Estado, el Consejo Nacional estará constituido por los siguientes consejeros:

a) Un consejero elegido por cada provincia en la forma que se establezca por la presente ley.

b) Cuarenta consejeros designados por el Caudillo entre personas de reconocidos servicios. Al cumplirse las previsiones sucesorias, estos cuarenta consejeros dquirirán el carácter de permanentes basta cumplir la edad de sesenta y cinco años, y las vacantes que en lo sucesivo se produzcan entre los mismos se proveerán por elección mediante propuesta en terna de tres grupos de consejeros al pleno del Consejo.

c) Doce consejeros representantes de las estructuras básicas de la comunidad nacional:

— Cuatro elegidos entre sus miembros por los procuradores en Cortes representantes de la familia.

— Cuatro elegidos entre sus miembros por los procuradores en Cortes representantes de las corporaciones locales.

— Cuatro elegidos entre sus miembros por los procuradores en Cortes representantes de la Organización Sindical.

d) Seis consejeros designados por el presidente del Consejo entre personas que presten relevan, tes servicios a los fines enumerados en el artículo 7.° de la presente ley.

e) El secretario general, que ejercerá las funciones de vicepresidente.

INTERVENCIÓN DEL SEÑOR FUEYO ALVAREZ

La sesión comenzó a las once y cinco de la mañana. El ponente, eeñor Fueyo Alvarez, respondió a las intervenciones sobre el artículo 8.º bis, y dijo que todos los enmendantes y los procuradores que habían intervenido anoche en la discusión del artículo habían subrayado la sutileza y complejidad del asunto.

Como se apuntó muy bien aquí, se trata de un salto político adelante, lo que supone el intento de introducir el principio de representatividad y el parlamentarismo de un país que ha sufrido una crisis lancerante de parlamentarismo. Ese salto hacia delante en nuestro sistema político hay que hacerlo innovando y no regresando.

Se extiende después en consideraciones sobre nss sistemas de oposición en el Gobierno inglés—citados por algunos procuradores—, y dijo que la implantación de ese sistema en España ha fracasado siempre, como también e» .otros países.

Dijo que por razón de nuestros principios nacionales se garantiza la libertad de las personas por encima de los aparatos y organismos. Se plantea el contraste de pareceres de abajo arriba y no sólo de arriba abajo.

Esto de llevar la concurrencia de pareceres hasta la base es llevarlo también hasta la masa. Glosó después las enmiendas e intervenciones habidas, especialmente las de los señores Balcells, Romero, Mendoza y Sánchez Agesta, y dijo que la ponencia ha tenido dificultad para la redacción del artículo y su informe, pero que reiteraba que se había recogido lo sustancial de las enmiendas, ya que hay análisis críticos y soluciones concretas de gobierno y la formulación de medidas y programas. Los mecanismos de contraste no deben dedicarse a destruir, sino a hacer frente a las´ realidades ya existentes y a colaborar en ellas. El problema que se planteaba en la enmienda y en las intervenciones cree que ha quedado encauzado en el texto de este artículo, que da normas indicadoras para que se desarrollen por el Consejo Nacional. El contraste de pareceres debe realizarse dentro y fuera del Consejo Nacional. La ponencia dijo que acepta una pequeña modificación propuesta por el señor Sánchez Agesta y acoge las aportaciones de los señores Navarro Rubio y Lamo de Espinosa. En consecuencia, la modificación del artículo ha consistido en poner un punto y modificar la frase final. CONTESTACIÓN DE DON EMILIO ROMERO

El señor Romero (don Emilio) contestó al señor Fueyo. Dijo que el tema que ge trata es político y trascendental y que no debemos ser tacaños con el tiempo, empleando todo aquel que sea necesario. Añadió que el contraste de pareceres serios en los últimos veinticinco años apenas si los hubo en el seno del Consejo Nacional. La eficacia tiene servidores; la libertad, partidarios. En la medida que hagamos armónica la libertad con la eficacia lograríamos el punto de equilibrio. Cuando legislamos no lo hacemos para la hora presente, sino para pasado mañana, para asegurar las instituciones. Subrayó

que debemos afrontar de verdad lo que sucede en nuestro país. Hay estas exigencias: no existe una sola opinión; hay varias opiniones dentro del terreno de juego del Movimiento, opiniones suficientes para hacer una gran singladura e introducir en el Movimiento esas opiniones que están fuera. ¿Cuál es el control del poder? ¿Cómo se modera la acción del Gobierno dentro de las cámaras? Existe muy poco. En las Cortes se han puesto SX uso últimamente las interpelaciones a los ministros. Pero sólo los periódicos tienen el contraste de pareceres. ¿Os conformáis con que los periódicos sean solos los que expresen el contraste de pareceres, periódicos >JHÉ están en manos de familias o de scupos de presión? Donde debe de eSWu: ese contraste de pareceres es en 19» cámaras. Debe de establecerse el dtSiqgp, entre los representantes y las cámaras, España, en sus circunstancias actuales, tiene que construir

su democracia peculiar. La ponencia ha hecho malabarismos nara la redacción del artículo 8.º bis.

"Pero el pueblo español—siguió diciendo el señor Romero—está esperando que le digamos cómo vamos a regular la manera de discutir políticamente. Este artículo octavo bis tiene que ser más claro y categórico, que diga qué vamos a discutir, cómo se modera y cómo se controla la acción del Gobierno."

REPLICA DEL SESOR FUEYO ALVAREZ

Le replicó el señor Fueyo Alvarez, que dijo que el dictamen es claro. ¿Que debemos ir más allá? Es el Consejo Nacional el que tiene que crear los acuerdos. las medidas y las prácticas para hacer que en el curso del tiempo se vaya produciendo un avance en este ,contraste de pareceres.

El artículo 8.° bis fU£ anrobn/ln ctm el voló en~conlra de den. Emilio" Romero.

Discusión del artículo octavo

Se pasó después a discutir el artículo 8.° ter., que es transcripción de la ley Orgánica. El señor Labadíe Otermín pidió se añadiese un párrafo a este artículo en el que se diga que, cuando se discuta el recurso de contrafuero, el Pleno del Consejo Nacional y la Comisión Permanente no fuesen

presididos por el presidente del Gobierno, sino por el consejero nacional más antiguo

El señor Navarro Rubio intervino para decir en que no deben de confundirse las atribuciones del Jefe del Estado con las del jefe nacional del Movimiento. En lo futuro, las dos jefaturas se desdoblan, y es en razón del futuro como debe contemplarse aqui el problema. El señor Colón Fernández apoyó la propuesta del señor Navarro Rubio.

El señor Lamo de Espinosa dijo que el recurso de contrafuero debe de ser objeto de una ley especial. Por lo tanto, no es aquí el momento de tratarlo.

Por la ponencia, don Licio de la Fuente dijo que la Comisión no está capacitada para enmendar la ley Orgánica del Estado, que ha sido objeto de referéndum. Por lo tanto, la ponencia mantiene el texto del artículo. Texto que fue aprobado.

El artículo noveno, trascripción del 22 de la ley Orgánica del Estado, fue aprobado sin discusión.

A continuación intervino el señor Díaz Llanes para solicitar un nuevo artículo— 9.º bis—en el que se diga que la convocatoria de elecciones de los consejeros representantes de cada provincia se hará por decreto aprobado en eonse\o de ministros a propuesta de la Presidencia del Gobierno, y que la elección tendrá lugar dentro de los dos meses anteriores al término de la legislatura de las Cortes y siempre con treinta días como mínimo de antelación al día señalado para verificarlas. Por la ponencia, el señor Mortes dice que esto se estudiará al hacerlo con el artículo 14.

CUARENTA INTERVENCIONES Y EOS POSTURAS

Se entró en la discusión del artículo 11—el 10 pasa a ser 29 bis—, que se refiere a la elección de los consejeros por cada provincia. El informe de la ponencia dice que la elección se hará mediante compromisarios designados entre sus miembros por los ayuntamientos, consejos locales, diputados provinciales y cabildos. La discusión de este artículo llevó el resto de la mañana y toda la sesión de la tarde—que comenzó a las seis menos cinco—, hasta las nueve de la noche, y continuarán hoy los debates.

Hubo más de^cuarenta intervenciones y dos posturas: ios que proclaman una apertura a todos los españoles y los que desean que la elección sólo se circunscriba a la esfera del Movimiento nacional.

Piden sufragio universal igual y directo, en el que intervengan todos los españoles con más de vein-

tiún años, los siguientes señores —algunos matizan la petición—: Nieto García (don Pastor), Bonilla Echevarría, Sevilla Andrés, Sáenz de Miera, Dadín (sufragio entre cabezas de familia y mujeres casadas), Martínez de Bedoya, Oriol Urquijo (don Lucas), Udina Martorell, Cotorruelo Sendagorta, Fernández Daza Rivas Guadilla y don Emilio Romero.

fiíS Importante te Mgtncrcnta.^ ción de don Emilio Romero. Dijo que el texto que ofrece la ponencia es regresivo, ya que no hay una sola elección general directa para elegir los miembros del Consejo Nacional. La masa española no interviene en materia de elecciones más que en el referéndum, pero a la hora de elegir a sus propios representantes, la elección se reduce al máximo en unas cifras que no tolera ningún país del mundo.

Con esta ley se trata de crear una representación política nueva, y entonces se margina al pueblo. En el proyecto se dice que el Movimiento y sus organizaciones están abiertos a todos los españoles, y no hay razón ideológica que impida que los españoles menores de veintiún años no puedan votar. ¿A qué hay temor? Yo no veo ese temor por ninguna parte. Acaso sea porque como estamos creando un sistema huevo falte prudencia política. Pues bien, yo creo que esto no sucede. No veo la razón de por qué los españoles no pueden elegir a cincuenta consejeros nacionales. Hay dos razones para ir a la apertura: una la aconseja este propio proyecto de ley; otra, porque hacerlo supone una invita-i ción al pueblo _para incorporarse1 al Movimiento Nacional.

Entre los procuradores que mantienen un carácter restrictivo en la elección—que sea sólo entre afiliados al Movimiento o a través de las entidades y organismos del mismo—figuran los señores Mendoza Guinea, Riestra del Moral, Gías, Gutiérrez del Castillo, Alvarez Molina,- García Valdés, señoritas Sedeño y Loring, Megolla, Reus, Hernández Navarro. Arredondo y Redondo Gómez.

El señor Salas Pombo apoya el texto de la ponencia. El señor Correa Veglison, que se busque una Kivaula. qtw sea más justa y de auténtica representación.

El señor Herrero. Tejedor defiende a la ponencia. La "representación del pueblo en las tareas legislativas—dice—, por imperativo de nuestro sistema constitucional, es que el individuo no participe directamente sino a través de las entidades naturales o de creación legal. No podemos salimos del sufragio orgánico para ir al sufragio universal. El sistema que ofrece la ponencia no guste, a nadie, pero es el único viable. Pone algunos reparos al texto, entre ellos que no deben figurar los diputados provinciales.

El señor Sánchez Agesta se. manifiesta conforme con la ponencia, pero no discrepa de que todos los españoles participen´ en la elección. El Consejo Nacional es un órgano "sui generis" de carácter político, de promoción y protección. Hay que tener esto en cuenta a la hora de elegir a los miembros de esta Cámara. Cree que deben participar en la elección los ayuntamientos y los consejos locales y provinciales e incluso las diputaciones.

También está de acuerdo en que todos los españoles deben participar en la elección, pero a través de los consejos locales y provinciales, siendo éstos auténticamente representativos, y renovándolos para ello ahora. Estos consejos deben abrfr sus puertas a todos los españoles que hagan adhesión a los Principios

Fundamentales. Se podría abrir un censo GJI tal sA&tídQ pe*« >JHe todos los españoles que lo -do ge en Tornea pnrte en s^fff^ elecciones. Esto que propone debería ir en una disposición transitoria del proyecto, dejando luego al Consejo Nacional que regule el sistema.

A las nueve y veinte de la noche el presidente, señor Bau, levantó la sesión hasta las diez y media de la mañana de hoy.

 

< Volver