La Ley del movimientos, en las Cortes. 
 Tras cincuenta y nueve intervenciones se aprueba el artículo clave     
 
 Pueblo.    09/06/1967.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 26. 

LA LEY DEL MOVIMIENTO, EN LAS CORTES

Tras cincuenta y nueve intervenciones se aprueba el artículo clave

La elección de consejeros nacionales se hará a través de compromisarios

La sesión de ayer por la mañana en la Comisión de Leyes Fundamentales se abrió a las once menos veinte.

Prosiguió el debate en torno al articulo 11, que trata de quiénes pueden participar en la elección de los consejeros nacionales. Las posiciones de apertura y de restricción siguen manifestándose, si bien numéricamente ésta tiene menos adeptos que aquélla. Los argumentos en favor de una y otra posición parecen agotados, puesto que los procuradores se repiten incansablemente.

DÍAZ LLANOS: EL VOTO, COMO ADHESIÓN

Han comenzado por hablar a favor de la apertura los señores Bárcena y Pastor Nieto. El señor Díaz Llanos es de la misma opinión. «El español —dice— no vota como ciudadano, sino como cabeza de familia, como perteneciente a un sindicato, etc., y, en el caso presente, como perteneciente al Movimiento. ¿Quiénes están en el Movimiento? Quienes quieren y aceptan los Principios Fundamentales.»

El señor Díaz Llanos se muestra partidario, para las próximas elecciones, de que puedan votar todos los mayores de veintiún años; el hecho de votar significaría la aceptación tácita de ios Principios

Fundamentales. Para el futuro, los electores serán los miembros de los Consejos provinciales y locales.

FERNANDEZ CUESTA r ELECCIONES ORGÁNICAS

El señor Fernández Cuesta, tras exponer ana serie de ideas sobre democracia y representación, concluye diciendo que «el concepto orgánico y social de representación es lo que caracteriza nuestro sistema democrático; pero se exige que la representación se haga a través de los cauces orgánicos. Si el Movimiento es una organización, tiene derecho a designar a los miembros de su Consejo Nacional a través de un cauce orgánico; es decir, a través de los Consejos pro-´ vinciales y locales, en cuanto son representativos».

El señor Mateo Tarín insiste en que es preciso buscar la participación activa en el Movimiento de la mayor parte de los españoles. Y el sefíoB _£uaia(Hi solicita que las Hermandades de "Exeornbatientes y los círculos culturales puedan nombrar diez compromisarios.

ROBERTO REYES: DOS POSIBILIDADES

Otro partidario de la apertura es el señor Reyes. Esta debe ser «decidida y ostensible», dice. La fórmula de la ponencia no satisface al procurador, por estimarla regresiva. El Ayuntamiento y la Diputación no tienen el carácter representativo que aquí se exige. Se inclina, o bien por que voten los mayores de veintiún años o bien por que sea aceptada la fórmula de los señores Sánchez Agesta y Fernández Cuesta.

ALLENDE: APERTURA A TODA COSTA

«La redacción dada por la ponencia no guarda congruencia con el movimiento político acutal», comienza, diciendo don Tomás Allende. Lanza luego una serie de preguntas r TtTenemos de verdad el concepto de que el Movimiento está abierto a todos los españoles? ¿Queremos abrir el paso a las nuevas generaciones? ¿Queremos mantener una postura sincera y gallarda o reconocemos una timidez y desconfianza hacia el pueblo español?»

El señor Allende no se inclina por una fórmula concreta, sino porque la que se adopte suponga: una apertura decidida a todos los españoles.

VARIOS PUNTOS DE VISTA

El señor Marcos Chacón también se manifiesta contra I;i prmrncla. Se une «a los que piden apertura, que no es tal apertura, sino ser consecuentes con la apertura que señala, el artículo 2 del proyecto de ley».

En el mismo sentido se pronuncia el señofr, Zelada; pero el señor Asís Garrote se opone a está fórmula, basado en que el articula 10 del Fuero de los Españoles dice: «... a través de la familia, el Municipio y el Sindicato»; por lo que. apoya la propuesta del señor Fernández Cuesta.

El mantenimiento de los Ayuntamientos entre los órganos que han de elegir los compromisarios, debido a que «tienen un hondo contenido político», es la propuesta de! señor López Muñiz. A la que el señor Martínez Esteruelas replica que, de ser asi, «se antepondrían en su seno los criterios políticos de la administración local», ya que el contraste de pareceres debe estar en todos los niveles de la vid» públim pera da manera distinta; Aftafle que está de acuerdo en que /A sistema electoral español es fundamentalmente indirecto; «pero primero tendríamos que plantearnos en esta misma ley el problema de la composición dé tos: Cánselos provinciales y locales, que, en estos momentos, "no es representativa».

COTORRUELO: HUMANISMO DOCTRINAL DEL MOVIMIENTO

Insiste el señor Cotorruelo en la necesidad´1 de la apertura y *• «poya el señor Pedrosa .Lata& quien dice que «el ideario (Jrl Movimiento es la maravillosa exaltación del hombre, con sus derechos y sus libertades, y le estamos negando su condición de sujeto activo».

El último procurador en intervenir es f\ señor Arceneguij también, en contra del criterio de la ponencia" y partidario de la apertura, pues «la juventud española está necesitando incorporarse a la vida política».

A 1a una en punto el presidente, señor Bau, suspendió la sesión hasta las seis de la tarde a fin de dar tiempo a la ponencia para deliberar sobre este artículo 11.

A las siete menos veinticinco de la tarde se reanudó la sesión para continuar con el estudio del artículo 11 de la ley del Movimiento.

RESPONDE LA PONENCIA

Ha habido ya cincuenta y nueve intervenciones en torno a este articulo cuando don Licinio de la Fuente contesta en nombre de la ponencia. Agrupa sus opiniones en cuatro grandes grupos:

— Representa tividad: «Todos la buscamos, pero la representatívidad y la amplitud del voto no son términos indisolubles.»

— Prudencia: «Muchos han aludido a la postura de prudencia de los ponentes, pero la prudencia y el valor no pueden ser contrapuestos.»

— Incorporación de la juventud: «No se va á conseguir mediante una mayor amplitud en el voto: en mi experiencia personal he visto más incorporaciones de la juventud por nombramiento directo que por eleccionesj»

— Sufragio universal: «Es una pieza íncongruente en nuestro sistema y, ademas, los partidos políticos han surgido siempre en problemas electorales.»

«Por todo ello —continua don Licinio de la Fuente — , la ponencia ha tratado de compatibilizar la amplitud de la base electoral con los cauces orgánicos y únicamente ha encontrado la solución en los

Consejos provinciales y locales. Ahora bien, "cara a las próximas "elecciones, esta solución no es pohible,

por lo que proponemos una disposición transitoria que recoja lo dicho en el artículo 11 del informe de la ponencia?.»

CUATRO VOTOS EN CONTRA

Puesto a votación, la comisión aprueba con cuatro votos en contra (de los señores Navarro Rubio, Zelada, Cotorruelo y Rodriguez Casado) la fórmula de la ponencia, que es la Siguiente:

«Articulo 11. !. La elección ¿fe los consejeros nacionales por cada provincia se hará medíante compromisarios elegidos de ´entre sus miembros por los Consejos provinciales y locales en la forma que se determine a propuesta del Consejo Nacional. 2. Tanto la elección de compromisarios como las de los consejeros nacionales se realizarán por votación secreta.»

ARTICULO 12: INCOMPATIBILIDADES

La disposición transitoria, aprobada también, queda pendiente de un» nueva redacción.

La aprobación laboriosa del artículo 11 parece haber relajado los nervios de la comisión y en un ambiente perfectamente descargado se Inician las intervenciones referentes al artículo 12, cuyo texto inicial es el siguiente: «Articulo 12. No podrán ser candidatos quienes se encuentren incursos en algunas de las incapacidades e incompatibilidades generales establecidas en la vigente ley Electoral.»

El primero en intervenir, el señor Megolla, solicita que sean declarados incompasibles´ con el hecho de ser candidatos los que tengan cargos de designación en la provincia, 4el Estado y Ktn Urjgulllsliius autónomos^, de la Diputación y del Movimiento. Parecida a esta twstclotí es la üe! señor Puig Maestro-Amado, para quien estas incuiupuiibllidatlel HlrtJSñ referirse a los cargos de libre designación de la Administración Central del Estado. Para el macollas de la. Encomienda,er» mejor la fórmula del proyecto del Gobierna y el señor Asís Garrote solicita que se repita el texto del dictamen de la ley de representación familiar respecto a incapacidades e incompatibilidades. Por otra parte, que no puedan ser candidatos los cargos de libre designación del Estado, de la Diputación y del Movimiento en cnanto implican autoridad. El señor Lamo de Espinosa se muestra conforme con la ponencia, con la sola supresión de la palabra «vigente» referida a la ley Electoral, ya que las incapacidades e incompatibilidades deben ser reguladas por una futura ley Electoral.

El señor Rica hace uso de la palabra, pero se enzarza en un discurso de tipo sentimental. Gran número de procuradores ha abandonado el salón. Cuando lleva un cuarto de hora hablando, el presidente le ruega que se ciña al tema. El señor Rico prosigue en su tono anterior, y don Joaquín Bau, cuando van veinticinco minutos de discurso, le corta la palabra ampardo en que su enmienda ha sido recogida por la ponencia y levanta la sesión para un descanso de quince minutos.

DÍAZ LLANOS: MAS INCOMPATIBILIDADES

Al reanudarse 1a sesión, intervteiw el tenor Diaz Llanos***» detenten «¿«mnfanfe, que dice que no podrán ser candidatos 10$ titulares, por libre designación, de cargos provinciales, del Estado y sus organismos autónomos, de la Diputación y del Movimiento; los alcaldes de las capitales de provincia; tampoco los funcionarios de la Administración Civil del Estado en servicio activo.

Algo paralelo defienden loa señores Mendoza y Megolla: que queden excluidos los cargos en el plano´ provincial y central que tengan influencia de Upo político. Los señoree Salgado e Iglesia* Selgas mantienen la posición del señor Aste y partidarios del señor Lamo de Espinosa se manifiestan los señores Gías y Rico, mientras que el señor Arredondo se maestra de acuerdo con la ponencia.

El presidente suspende la sesión a latí nueve y cuarto. (Cifra.)

 

< Volver