Autor: A. J. G. M.. 
   Acotaciones a la sesión     
 
 Ya.    10/06/1967.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Acotaciones a la sesión

• Se fue la mañana en discutir1 sobre las incapacidades y Jas u compatibilidades para ser candidato a consejero nacional. No «• tuerta la posible coacción sobre los electores. El señor Correa Veglison, que no participa de ese temor, ilustró a la Comisión con una anécdota de Santa Teresa de Jesús, anécdota gwe fue celebrada por todo*, especialmente par tos que apoyaban el criterio ael señar Canea Veglison.

• Iban a elegir padre prior del convento dominico da San Esteban, en Salamanca. Santa Teresa pidió al Señor con ahínco que fuese elegido el padre Báñez. No lo fue. Quedó un poco defraudada. En una revelación—según contaba el señor Correa Veglisón—, Cristo, •nt» «1 desconsuelo de J» santa. le dijo: "Hija mi», yo trien qnerí» que «alíese elegido el padre Báñez, pero los frailes no quisieron".

• El señor Sanz Orrio—que llevaba sin intervenir, aunque no sin faltar a la sesión, nueve días—terció en la discusión. Y terció contra su voluntad, porque había levantado la mano para llevársela a la cabeza, y la presidencia entendió que solicitaba la palabra: "Bueno, comentó con gracejo, me levantan del asiento".

• Y ya levantado, dijo cosas sustanciosas: Estamos procediendo a la votación del articulo por discursos. Cada discurso es un voto, V ahora voy a votar yo. Comenzó a hablar. Hay dos cosas esenciales—dijo—.- parlamentarismo e hipocresía. No lo digo por ustedes, ¿eh?, añadió rápidamente riéndose.

• ¿Qué votaba en su discurso el señor Sanz Orrio? Flexibilidad en las incompatibilidades; rigor en las incapacidades. Que 1» ponencia meta en el artículo cuantas incapacidades quiera: el ser cojo, el ser tuerto, el ser moreno o rubio; las que quiera. Pero las incompatibilidades, jah! "Soy de una tierra—añadía (ya saben todos que soy na varro)—donde cuantos más títulos políticos se llevan para una elección es peor.

• La señorita Purificación Sedeño—intervenciones telefónicas, ¡lo que hace el oficio!—estaba cohibida porque la ponencia le había aceptado la enmienda. Propuso o.ue se quitase del artículo 18 eJ término "ambos sexos", sustituyéndolo por "uno u otro sexo". Así venía en «1 proyecto. Y le hicieron caso. Con humildad dijo: "Perdón por haberme atrevido a enmendar al Gobierno y a, la, ponencia". La ponencia manifestó que no lo había hecho por galantería.

• El señor Puiq Maestro-Amado tiene nn apellido catalán. El presidente de la Comisión, señor Bau, catalán de Tortosa, siempre le llama Pucn. El señor Puig le corrige. Pero el señor Bau cae oontiiiitamente en la tentación de la lengua vernácula. Ayer también. "No se moleste, señor Pitig—le decia en una explicación—, pero es yete siempre quiero dejar constancia de mi origen catalán."

• E1 señor Fui? o señor Puch (según tomen ustedes uno u otro partido) replicaba al presidente: "Yo también quiero dejar constancia de mi apellido, pero es que hace años que me tradujeron al castellano". El señor Ban, condescendiente: "Perdone, señor Puig". Galante éste: "Señor Puch, señor presidente". Era un duelo de cortesía.

• Hubo más juegos florales en catalán. El señor Udina. en su intervención, a úitima hora de la noche, recitó unos versos de Maragall referentes a la Luna. El señor Reyes Morales, que replicó al señor Udina, no quiso ser menos, y recitó otros versos en catalán. ´Toa.a esto ilustra mucho a la Comisión y pone a gran altura poética el tono de los debates.

• Volvió a la Comisión, como cuando la ley de representación familiar, el tema del vínculo y del arraigo. Se dieron las mismas definiciones, que todos conocían. El tema no tuvo mucho arraigo. Se había dicho ya todo y estaban gastados los argumentos.

• El presidente, don Joaquín Bau, se ausentó un momento de ta, sala mientras disertaba el señor Fueyo Alvarez. El señor Nieto García (don Pastor) cortó el discurso: "Es improcedente hablar con un sillón vacío". El señor Fueyo miró y, al no ver al presidente se sentó. Hubo un silencio expectante. Intervino el señor´ Fernández Miranda: "Loe argumentos del señor Fueyo son los mismos con o sin presidente". En aquel momento entró el señor Bau y siguió hablando el orador.

• La Comisión de Leyes Fundamentales lleva reunida, estudiando proyecto tras proyecto, desde el 2 de mayo. La denominan Comisión Permanente. Cuando acabe el estudio del actual proyecto de ley, comenzará con el de la ley Orgánica del Consejo del Reino, y terminado éste, con el de Secretos Oficiales. Se calcula que hasta julio no terminará sií labor. Está batiendo el récord de reuniones.

• Mientras, los procuradores que integran la Comisión se ven forzados, por las sesiones, a abandonar sus quehaceres o a perder intervenciones. Algunos, como el señor Díaz Llanos, tienen montado na buen servicio de Información. Hace anos días le tocaba defender una enmienda. Le llamó el presidente y no estaba. Un compañero dijo: "El señor Díaz Llanos acaba de comunicarme por telefono que le reserven su turno para un poco después. Sale ahora de casa para ve-lür a defender su enmienda".

A. J. G. M.

 

< Volver