La Ley del movimiento, dictaminada (Tras casi 600 intervenciones). 
 Un año de plazo para hacer la organización del movimiento  :   
 Los consejos locales y provinciales, plenamente representativos. 
 Pueblo.    15/06/1967.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 41. 

LA LEY DEL MOVIMIENTO, DICTAMINABA (SOSOS

UN AÑO DE PLAZO PARA HACER LA ORGANIZACIÓN DEL MOVIMIENTO

Los consejos locales y provinciales, plenamente representativos

Como ya informábamos en nuestra ultima edición de ayer, por la mañana quedaron dictaminados ios artículos 30 (Secretaria General es el órgano de ejecución de los acuerdos del Consejo Nacional», 31 (la estructura de Secretaría General será regulada por el Pleno del Consejo Nacional) y 31 bis (el Movimiento Nacional tiene personalidad jurídica y autonomía patrimonial para el cumplimiento de sus fines).

Reanudada la sesión a la una y veinte de la mañana de ayer, hace uso de la palabra el señor Arredondo, quien propone la Inclusión de un nuevo articulo en el que se establezca que Ceuta y Melilla eligen un consejero nacional cada una.

Don Pastor Nieto se adhiere a te propuesta. La ponencia, por mediación del señor Mortes, la acepta, y ésta pasa a ser la disposición adicional segunda. Se aprueba asimismo la primera y las dos quedan aprobadas con el siguiente texto:

«Disposición adiciona i primera.—El Gobierno adoptará ei procedimiento electora) establecido en la presente ley a los regimenes especiales de Sahara y de la Guinea Ecuatorial. Disposición adicional segunda.—A los efectos de esta ley, Ceuta y Melilla constituirán dos circunscripciones electorales, eligiendo un consejero nacional cada una.»

ORIOL: DISCREPANCIA GLOBAL

Antes de entrar en e) examen de las disposiciones transitorias, el señor Oriol (don José María) se levanta para expresar su discrepancia con cuanto se ha aprobado hasta el momento. En otro lugar de esta página se recoge su intervención. Los veinticinco minutos que estuvo en el uso cié la palabra ei señor Oriol provocaron una ola de comentarios y rumores entre los procuradores. El presidente suspendió la sesión a las dos y diez.

LA SESIÓN DE LA TARDE

Con largos discursos, relacionados con la intervención del señor Oriol, comenzó la sesión de la tarde. A las seis menos cuarto se abrió la sesión y el presidente hizo una llamada a )a brevedad a todos los procuradores, a fin de poder terminar esta misma tarde. Rindió seguidamente un homenaje al Ejército, «columna vertebral de la Patria», v. tras decir que todos los procuradores han expresado sus opiniones lealmente, concedió la palabra al primer orador, don R a i m u ndo Fernández-Cuesta. quien respondió a los argumentos del señor Oriol.

EMILIO ROMERO; REPRESENTATIVIDAD

Comienza diciendo Emilio Romero que despuá» de estos dos grandes discursos de José María Oriol y Raimundo Fernández Cuesta parece inoportuno levantarse a hablar para invitar a- la comisión a regresar al estricto proyecto de ley que estamos debatiendo. «No voy a hacer la réplica al discurso de José Maria Oriol porque me parece que esto debe ser un privilegio de la ponencia, aunque ese discurso está lleno de incitaciones la réplica. El motivo de haber pedido la palabra CK porque no me quedo tranquilo respecto a los factores de, representatividad que hay en esto proyecto de ley. Crea que resulta insuficiente la democratización que pueda haber en este proyecto y que todavía estamos tiempo, en estas disposiciones adicionales o transitorias, de remediar. El pueblo español espera de nosotros qu« constituyamos un orden político donde la realidad de poder sea compatible con la audiencia de todos los españoles. La, vaguedad de los aspectos representativos de este proyecto de ley, principalmente en los artículos 8 y 11, que hemos aprobado, requiere que «pongamos mayor acento en ello. El sistema de compromisarios .para la elección no recibe esa representatividad porque carecemos en estos momentos de tese popular en el proyecto. Si hemos decidido que las raices de representación van a estar en los Consejos Locales, a la fuerza tenemos que hablar de una manera concreta cómo van»** « «onettaiir estos Consejos IxtcaJes para qoe sean de verdad una representación del pueblo. Lo que en estos momentos nos falta es la base de sustentación, y eso es lo que me permito sugerir a la ponencia y hacer un llamamiento a la comisión para que reflexione sobre el tema. Si no lo hiciéramos podríamos seguir todos estando cómodos, pero no creo que estuviéramos tranquilos. Por razones de mi oficio tengo el deber de conocer el pensamiento de la calle, > la calle, que está siguiendo con interés estos debates, podría resultar decepcionada si no incluyéramos en este proyecto de ley algo que todavía falta, y es una invitación general a toda la sociedad española para que constituya esa entidad política inicial sobre la que «e ha de levantar la representación a nivele* superiores, que son los Consejos Locales.»

Emilio Romero ofreció después a la ponencia un texto para que se remedie esta situación.

SÁNCHEZ CORTES: NOBILÍSIMA

En nombre de la ponencia habla eJ señor Sánchez Cortés, Quien afirma que el señor Oriol (don José María), tuvo esta mañana una intervención nobilísima y que la ponencia es ajena a este debate. Añade que el señor Oriol ha dado una lección de unidad, pues «acepta las reglas del juego y penmanece en él cuando las cosas no van acordes con su pensamiento».

Don José María Oriol toma la palabra, brevemente, para dar las gracias por sus palabras a los señores Bau, Fernández Cuesta y Sánchez Cortés. Le corresponde el turno al señor Pinilla, quien afirma que los proyectos de Libertad Religiosa, Representación Familiar y del Movimiento, «por primera vez han ofrecido a las Cortes la oportunidad de discutir, con amoi y con pasión, cómo van a ser las estructuras políticas y sociales en que nos vamos a desenvolver los españoles».

BAU: HORA DC ENTRAR EN MATERIA

Son ya ías siete menos cuarto, y el presidente dice que es ya hora cte entrar en materia. Sólo hay una enmienda a la disposición transitoria primera, la del señor Puig Maestro-Amado, quien pide se coloque en ella, a continuación del nombre de Francisco Franco, su segundo apellido, Bahamonde y «por la gracia de Dios». No lo acepta la ponencia, por ser la disposición transcripción de la Ley Orgánica del Estado, ni tampoco la propuesta del señor Reyes, quien quiere pasar ei mismo texto a disposición adicional. Se aprueba por unanimidad, con el siguiente texto:

DISPOSICIONES TRANSITORIAS 1.ª Y 2.ª Disposición transitoria primera.—«Conforme a lo dispuesto en la Disposición transitoria primera de la Ley Orgánica del Estado, la Jefatura Nacional del Movimiento corresponde con .carácter vitalicio a Francisco Franco, Caudillo de España. Al cumplirse las previsiones sucesorias pasará al Jefe del Estado y por delegación de éste al presidente del Gobierno.»

No hay ninguna enmienda a la disposición segunda, por lo que se aprueba sin discusión y queda así redactada"

Disposición transitoria segunda.—«Lo establecido en ios artículos noveno y diecinueve, apartado tercero del articulo veintidós y articulo veintitrés de la presente ley. entrará en vigor una vez constituido el próximo Consejo Nacional, siendo de aplicación hasta entonces las disposiciones actualmente vigentes que regulan las materias a que dichos artículos se refieren.»

A las siete menos diez, la ponencia ruega al presidente adelante el descanso, y éste concede veinte minutos.

LICÍNIO DE LA FUENTE: EL ESPÍRITU

Se reanuda la sesión a las siele y veinticinco con una explicación de don Licinio de la Fuente sobre «Un compromiso que la ponencia tiene respecto a conceder la máxima apertura a la representación del pueblo».

«Lo importante —prosiguió el jionente >´s el espíritu que anima a tas palabras, el estilo más que el programa, y con esta ley y con nosotros y con nuestro espíritu seguiremos adelante con una nueva forma de convivencia política». Definió a continuación los requisitos que debe reunir esta participación de! pueblo: 1. amplitud; 2, sinceridad y autenticidad («queremos un pueblo protagonista y no comparsa de unas elecciones?», y 3. congruencia con nuestro sistema político. En consecuencia, don Licinio de la Fuente. en nombre de la ponencia, recoge las anteriores orientaciones en una nueva propuesta incluida en la disposición transitoria tercera.

Apoyan expresamente la posición de la ponencia Los señores Reyes, Valero Bermejo, Sanz Orrio y Nieto (don Pastor), insistiendo estos dos últimos en que se hable de las organizaciones del Movimiento. La ponencia mantiene el texto de su propuesta, que. aprobado unánimemente, dice asi:

LOS CONSEJOS REPRESENTATIVOS: UN AÑO DE PLAZO

Disposición transitoria tercera.—«1. En el plazo de un año, a partir de su constitución con arreglo » la presente ley, el Consejo Nacional en Pleno elevará la oportuna propuesta para la reforma, y perfeccionamiento de las vigentes normas de organización relativas al Movimiento.

U. Especialmente, y atendido su carácter representativo, propondrá la nueva estructuración de los actuales con. sejos locales y provinciales, teniendo en cuenta la amplitud de fines y funciones del Movimiento Nacional, de acuerdo con lo establecido en los artículos 1 y 2 de esto ley y de modo que permita la participación orgánica de todos los españoles que acepten los principios del Movimiento y demás leyes fundamentales.

ÍU. En dicluL propuesta &>• señalarán expresamente las disposiciones que deban quedar derogadas o en vigor a partir de la fecha en que la Jefatura Nacional, en uso de sus prerrogativas, apruebe en los términos que proceda la referida propuesta.»

DISPOSICIONES FINALES

Se registra seguidamente la petición del señor Valero Bermejo para que se incluya una

disposición transitoria cuarta que se refiera a los actos juridicos de transmisión o traspaso de patrimonio de las organizaciones de F. E. T. y de las J. O. N. S.. pero la ponencia rechaza esta sugerencia.

Son aprobadas sin debate las disposiciones finales 1 y 2. que dicen así:

Disposición final, 1. — «La presente ley entrará en vigor el mismo día de su publicación en el "Boletín Oficial del Estado".»

Disposición final. 2. — «La Jefatura Nacional, ei Gobierno y la Secretaria General, en el área tíe las competencias que ¡es atribuye esta ley. dictarán las disposiciones necesarias para su cumplimiento y desarrollo.»

VIGON: LA LLAVE DEL PORVENIR

El proyecto de ley ha sido aprobado íntegramente. Son las ocho de la noche y en el ambiente pesa la expectación ante la anunciada intervención de don Jorge Vigón, que habla durante un cuarto de hora.

«No he logrado entender —comienza diciendo— por qué no fue tomada en consideración mi propuesta, formulada en la primera sesión. Yo no pensé presentar un recurso de contrafuero, sino advertir a la comisión por si en el futuro alguien pudiera invocar este recurso con algún funda mentó.»

El general Vigón, en síntesis, tiene presentada una enmienda a la disposición final primera, que dice lo siguiente: «La presente ley entrará en vigor tan pronto hayan sido reformados el punto octavo de los Principios Fundamentales del Movimiento, tos artículos 10 y 17 del Fuero cíe los Españoles y 4 y 22 de la Ley Orgánica del Estado.»

«Los que pongan en acción asta Ley —prosiguió el señor Vigón— tendrán en su mano

la llave del porvenir inmediato del pais. Yo, que no tengo ninguna ambición, he resuelto no presentar esta enmienda y pedir a Dios que, quien quiera que haya de aplicar esta ley, tenga aquella. generosidad y honestidad que piden siempre los exiliados del Poder y los abandonados de la fortuna.»

En nombre de la ponencia, don Licinio de la Fuente expresa el sentimiento de unión de la misma respecto a los deseos de honestidad y sinceridad manifestados por don Jorge Vigón.

ZAMANILLO: EL ALA DERECHA

Habla a continuación el señor Zamanillo, que está sentado a la derecha del presidente, para recordar que «si eí ala derecha de la ponencia ha permanecido silenciosa, no ha sido por causa de división alguna».

Refiriéndose a la intervención del señor Fernández - Cuesta, en contestación a las palabras de esta mañana de don José María Oriol, el señor Zamanillo dice que está seguro «de que la interpretación del se flor Fernández-Cuesta no responde a la verdadera intención del señor Oriol; de ningún labio tradicionalista pueden destilarse gotas de amarguras

BAU: GRACIAS

Finalmente, el presidente de la Comisión de Leyes Fundamentales, don Joaquín Bau, dirigió unas palabras Se agradecimiento a la comisión y a la ponencia y destacó la unían fraternal que debe existir entre todos los españoles.

A las ocho y veinticinco, y en medio de un ambiente optimista, se levantó la última sesión de la comisión, que ha estudiado en dieciocho sesiones de mañana y tarde, y tras casi seiscientas intervenciones de los procuradores», el proyecto de Ley Orgánica del Movimiento y su Consejo Nacional. (Cifra.)

ALGUNAS INTERVENCIONES

PABLO ARREDONDO

Propongo ttu articulo ti nevo relacionado fon Ceuta y Melilla. Ct´eo ´jue ei aruerao es unánime entre tos procuradores. Ceuta y Malilla, deben tener vn consejero na-i´ioiml del Movimiento cutía «wa.»

(La potiewtia aventaría inmediatamente esfa (troiiues-ía..´

JOSÉ MARÍA ORIOL

tTer-iriinudv vi débale de este proyecto a& ley ¡sólo quedan ahora tas disposiciones transitorias.´ co>/ u romper el silencio que me lutbia impuesto desde el principio. Me ha costado trabajo permanecer en silencio durante todos estos día» de discusiones. Pero, (¡raffias a Dios, he sabido dominarme. ¿Qué Significa el silencio en un •procurador? Según el reglamento, que se está de acuerdo. Sin embargo, yo na estoy de acuerde con todo lo (¡ue aquí se ha aprobado. Tengo que ser consecuente con mis ideales y con mt vida y debo decv que, para mí. el estar sentado ha significado sólo aceptación. Aceptación supone el compromiso de acatar lo que se acepta, pero «o significa estar de acuerdo. Y yo manifiesto aquí mi discrepancia total y absoluta con el proyecto del Gobierno.

Somos los herederos del carlismo, que siempre se sacrificó f>or el servicio a ta Patria. Entre nosotros predominaba el sentido militar de la vida. regidos -por las ordenanzas de Carlos III. Para la Falange, el hombre había de ser mitad monje y mitad soldado. Falangistas y requetes itianios a la lucha con la disciplina uprendida de las ordenanzas d-e Carlos III. ¿Qué IM suf-ed´ijiío a-qu-if t¿ue se ha estado t; o t ando por «otro» Movimiento.»

El señor Oriol relata seyu-idameiile una e nt re-vista , que mantuvo en 1936 con José Antonio, en la cárcel Modelo. En ella propone al fundador de la Falange la unión de sus fuerzas con las del Requeté.

«No —le contesta, José Antonio—. Los tradicionalistas deten dirigirse a las clases burguesas. Nosotros hablamos ni. pueblo. Creemos en el pueblo. Creemos que el hombre >tel pueblo es portador de (jmndeis va-tores y queremos exaltar esos valorea para, que tome conciencia de su misión en la tarea de levantar a España.»

Manifiesta a continuación el señor Oriol que Franco toyró la integración de las fuerzas de Falange, del Requeté y de Acotan Española, y esta integración permanente de todas las plurales fuerzas españolas vuelve a ponerse de manifiesto en el referéndum, de la Ley Orgánica del Estado del 11 de diciembre. Este referéndum demuestra, la solidaridad del pueblo con Franco. Cuenta el señor Oriol tma anécdota que le ocurrió recientemente en el extranjero, donde, a una pregunta que le hicieron sobre España-, contestó:

«España es un pueblo -muy pobre con treinta, y un millones de seres dispuestos a ser ricos y, por tanto, dispuestos a trabajar como nunca. Esa es la España actual.»

«Esta Ley Orgánica del Movimiento trata de hacer algo nuevo: twi Movimiento que no es aquel, es "otro". Aquél, con sus síwiíoíos y sus banderas debe ir, con todos los honores, uti Valle de los Caídos. Ahora llagamos ese nuevo Movimiento, pero no con proyectos de ley ni cotí decretos. Hagámoslo con misticismo y con ascetismo -para arrastrar a la juventud con nosotros.»

SESIÓN DE TARDE

DON JOAQUÍN BAU

>Esta mañana don José Maria, Oriol ha expuesto noblemente, rectamente, su postura personal. Todos le hemos oído con la atención que él •merece. En algunas partes de su disertación nos sentíamos identificados con sus palabras. porque trataba de cosas que nos llegaban directamente. Pero entiéndase que en ningún momento esta identificación tía tenido, porque no debía tener, eapresiott en este debate.

Aquí, quien habla- es y seguirá siendo hasta el ultimo instante presidente.

No quisiera que nadie pudiera interpretar qtte aquí ha habido opiniones de grupos determinados. Aquí sólo se ha hablado por y para España. Hemos tenido IMOS gloriosos generales que nos han honrado con su presencia. Puesto que unos y otros han aportado sus opiniones, bueno es recordar que de nada hubieran valido esos grupos sin la presencia de nuestro Caudillo y esa columna vertebral de ste Ejército. Quiero rendir, por pilo, homenaje a ellos. A la Patria y al Caudillo, a quien respetamos y servimos con leaJ,tfui, hasta, la muerte.»

FERNANDEZ CUESTA

«Ha dicho José María Oriol esta mañana que él entiende que el Movimiento Nacional que defiende este proyecto de ley no es el mismo que él defendió durante tanto tiempo. Yo creo que es el mismo. La etapa actual es de desarrollo, de institucionalteación. Es el mismo Movimiento anterior en su adaptación a los momento» presentes.*

CARLOS PINILLA

«A -nála, sesión de esta tariíe -me lia producido la impresión de ese tercio de las corridas de toros, el tercio de quites: a cargo de Raimundo Fernández-Cuesta, con su capote magistral; los lances de frente por detrás, de Sánchez Cortés, y, finalmente, la actuación de Oriol, con tina revolera para hacer olvidar la, mala, fortuna, de su, intervención en la mañana de hoy.»

UCINIO DE LA FUENTE

«Con esta ley él pueblo puede seguir adelante en una nueva forma de convivencia y en una nueva, forma de entendimiento político.

A esta inquietud corresponde la propuesta que qmere hacer la ponencia. Recogiendo el anhelo de muchos procuradores y al que acaba de referirse Emilio Romero. Por eso vamos a tratar de acentuar en la ley el priwctpitf de participación del pueblo en tos cauces orgánicos. Y e» este mentida la participación ha de fier lo mas amplia posible, sincera y auténtica. Porque vemos un pueblo protagonista y no un pueblo

comparsa de unas elecciones.*

11

PUEBLO 15 de junio de 1967

 

< Volver