Autor: Ramos, Ignacio. 
   Habrá asociaciones políticas     
 
 Nuevo Diario.    16/11/1968.  Páginas: 2. Párrafos: 26. 

HABRÁ ASOCIACIONES POLITICAS

Contribuirán a promover el contraste de pareceres Tendrán la base común

de los Principios del Movimiento

MADRID, 14.—La aprobación del artículo 10 del Estatuto Orgánico del Movimiento, referente a las asociaciones, costó más de siete horas al Consejo Nacional en

su tercera sesión. Finalmente, se llegó a la fórmula de aprobar un artículo 10 A, 10 B y 10 C. A última hora se aprobó el artículo 11.

(Amplia información en página 5.)

En la tercera sesión del Consejo Nacional sobre el Estatuto Orgánico del Movimiento se aprobaron los artículos 10 a)r 10 b), 10 c) y 11

Esta fue la cuestión clave de la discusión: Las asociaciones ¿deben ser políticas o no?

MADRID. (Por Ignacio Ramos.)—Habrá asociaciones políticas, dentro del marco de los principios del Movimiento. La Sección Segunda del Consejo Nacional del Movimiento, tras nueve largas horas de debates, aprobó el artículo 10 del Proyecto de Estatuto Orgánico que así lo establece. Estas asociaciones se diferenciarán claramente de los partidos políticos, según manifestó la ponencia, por la unidad de su ideología, porque no exigen el espíritu de vinculación de los partidos, su disciplina, su exclusivismo.

La inclusión de las asociaciones políticas en el estatuto ha sido el tema más debatido hasta ahora, hasta el punto de que el artículo hubo de desglosarse en tres, recogiendo las sugerencias de los consejeros, de cuyas intervenciones hay que destacar las de don Raimundo Fernández Cuesta y don Jesús Fueyo Alvarez.

Durante la jornada se aprobó también el artículo 11, sobre el ámbito de las asociaciones y su constitución en federaciones y confederaciones.

Antes de comenzar sus trabajos, el presidente, señor Rodríguez de Valcércel, expresó su tristeza por la muerte del general Rodrigo consejero nacional del Movimiento. Pidió que constara en acta el sentimiento de los consejeros y se guardó un minuto de silencio.

Ya en el tema del artículo 10 intervino Mónica Plaza, que pidió regular las "entidades asociativas", en lugar de las "asociaciones", y el señor Soler Llorca, que pidió se suprimiera el apartado b). En esta opinión abundó el señor Posada Cacho. Resumimos algunas intervenciones :

POSADA CACHO.—"¿Cuáles pueden ser las profesiones que queden fuera de i a Organización Sindical, como "recoge el apartado b)?

SOLER LLORCA. — "Con esta fórmula genérica podrían surgir asociaciones de amigos de cualquier cosa. Si hemos dado a Guinea la independencia como república democrática,, ¿es que los españoles no tenemos ma´yoría _de edad politica para desenvolvernos en las actuales estructuras? Se dice que la juventud ´no se sentirá atraido por éstos estatutos pero también hay jóvenes que se reúnen para leer a José Antonio y quizá piensan que es un autor prohibido. Los falangistas pedimos cartas en el juego y que éste no sólo se les dé a los de derechas; no queremos derechas ni izquierdas, queremos que nos devuelvan nuestras camisas, nuestras banderas, nuestros himnos y nuestras insignias. Se ha dicho que estos estatutos los ha inspirado José Antonio. Qué lástima que él no estuviera ahora aquí!"

SEGUNDA INTEGRACIÓN

POSADA CACHO. — "En 1937 se hizo la primera integración. Ahora, en 1968, debería hacerse la segunda."

HERTOGS.—Yo, en cambio, apoyo el texto de la ponencia. Creo que el asociacionismo puede ser el cauce para la unión de los españoles.

SALAS POMBO.— "Apoyo la idea de la unidad, que tanto nos costó ganar, y que no se trata de un monolistimo político. Puede que me tachen de tener el reloj parado, pero no me importa tenerlo, con una aguja en el 18 de julio y la otra en el primero de abril. Pido para el carlismo unos estatutos especíales."

VALERO BERMEJO. "Nuestro Movimiento necesita de una dirección, de unos cuadros, de un mando, para que no lleve una marcha anárquica. En cuanto a las asociaciones, no olvidemos que la finalidad de los grupos políticos es alcanzar el Poder."

MARTIN VILLA.— "Este artículo debiera tener un planteamiento más positivo. Y considero que las asociaciones deben cumplir las finalidades electorales que las leyes y el Consejo determinen´

CAUCE DE LA PLURALIDAD

RAIMU N D O FERNANDEZ CUESTA. — "El alzamiento del 18 de julio supuso terminar con una situación anárquica y reconstruir la sociedad sobre bases nuevas. Todas las diferencias se unificaron por decreto de 1937. Esta situación dura hasta 1966 teóricamente. Llegamos al Referendum y allí se institucionaliza el Movimiento y quedan absorbidas jurídicamente todas las organizaciones. ¿Quiere esto decir que. la Falange ha desaparecido? Legalmente, sí; realmente, no. Sus principios están recogidos, sus obras están ahí y está viva en la voluntad de todos los falangistas y muchos españoles. Partiendo de estos antecedentes voy >a proponer mi inquietud por el asocíacionísmo político, que puede derivar en partidos políticos. Y mis temores no están inspirados en el inrnovilismo; están fundados en el respeto al derecho constitucional español. La ley Orgánica del Estado y la ley Orgánica del Movimiento establecen la concurrencia de criterios y el Movimiento tiene la obligación de encauzar la pluralidad de opiniones; y se dice que la mejor forma de llegar a ello es el asocia eionismo. Se dice que es preciso dar emoción a los españoles abriendo cauces. A todas estas defensas yo opongo otros argumentos. Esa diversidad política ya existe desde los primeros tiempos del Movimiento, y para manifestarse no na necesitado del asociacionismo, Mal pueden tener una realidad las instituciones si se comienza por resquebrajar los principios. No me opongo al ´asociacio-nísmo, pero temo que lleguemos a la similitud de asociaciones políticas con partidos políticos."

SIN FINES POLÍTICOS

"Soy partidario de la concurrencia de criterios, que cuanto más amplia sea más nos beneficiará a los falangistas. Pero las asociaciones deben cumplir un requisito: que no puedan ser para defender ideologías, que no tengan fines políticos."

MATEU DE ROS.—"La Falange no puede tolerar que principios fundamentales de José Antonio se los hayan apropiado otros grupos en exclusiva. Dicen que son ideas de la calle, pero no dicen que son de la calle falangista. El último párrafo creo que terminaría con los círculos doctrinales; si no se quita, me veré obligado a entregar mi cargo al jefe nacional."

ACTUAR COMO VERDUGO

MIGUEL PRIMO DE RIVERA.—"El último párrafo, que habla de que no se permitirá la constitución de asociaciones que pretendan .atribuirse con exclusividad valores que son patrimonio coman del Movimiento, Jes la desaparición jurídica de la Falange? Vaya por delante mi voto en contra, porque no quiero actuar como verdugo de los Valores tradicionales de España."

MÓNICA PLAZA.— "Pido que se diga claramente que queremos asociaciones políticas."

POLÍTICAS

LICINIO DE LA FUENTE.—"Qué duda cabe que las asociaciones son políticas, porque son para colaborar con los fines del Movimiento, que son políticos. Las asociaciones recogidas en el Estatuto tienen un doble fin: cauce de participación y órganos para la concurrencia de criterios. Si entendemos que quien protagoniza la concurrencia son órganos del Movimiento, estaremos poniendo cauces de unidad, y si no, divergencias graves. Entiendo que el cauce de las asociaciones debe ser el Consejo Nacional y los Consejos Locales."

APARICIO BERNAL.— "Todos tenemos temor al pluripartidismo; se entiende que las asociaciones políticas es una aventura llena de riesgos. Pero yo entiendo que la ley Orgánica del Movimiento admite la concurrencia de criterios y creo que sólo se consigue con las asociaciones políticas."

ZAMAN1LLO. — "Noto un ambiente funerario ,y_ acomplejado. "Es necesario tener una amplitud de criterios, una flexibilidad mayor que la que hemos tenido éstos dos días. Se ha oído una excesiva preocupación por los riesgos; ¿qué hay en la vida que no tenga riesgos?"

CHOZAS. — "Hubo una época de pluralismo político desintegrador del que hay que huir; pero hay un pluralismo razonado al que hay que caminar. Las formas asociativas deben aparecer como clara y definida vocación de futuro, sin ningún miedo, dentro de los valores comunitarios del Movimiento."

LO QUE HAY EN LA CALLE ROMERO GOMEZ. — "El asunto capital es si todo, va a quedar como está o se va a dar una respuesta al pluralismo político que existe en la calle. Me preocupa que pueda decirse que la España oficial nada tiene que ver con la España real."

PINILLA.—"Si la ley que estamos estudiando no se ajusta a la realidad viva de España será un aparato ortopédico que el pueblo español se sacudirá irritado. Hemos de conseguir que sea una ley aceptada, no impuesta. Pido a la ponencia que tenga la imaginación suficiente para redactar un proyecto que rompa con el tnmovilismo. Soy inspector ije la Vieja Guardia; pues sí tuviéramos la conciencia de que nuestra presencia era perturbadora tendríamos la serena resignación para retirarnos a nuestros hogares."

FUEYO ALVAREZ.—"En todo el problema hay un pequeño fallo del que me tengo que quejar: falta un riguroso análisis doctrinal de lo realizado desde hace treinta años. El principio del desarrollo económico necesitaba un desarrollo político concurrencia! y pluralista. Sin un mínimo de pluralismo, el país no hubiera tenido, salida. No podemos reali-zar un quiebro hacia el futuro, sino una continuidad. El hombre de la calle necesita un mínimo de lógica y he. mos de darle textos coherentes. Para la concurrencia da criterios necesitamos una teoría funcional que haga impacto en la base real del país, porque las emociones históricas son muy auténticas, pero duran muy poco. Necesitamos abrir el principio de, concurrencia para que las generaciones jóvenes no piensen que les cerramos puertas. El país está confrontando a unos problemas políticos y se necesitan programas; José Antonio no los quería, pero José Antonio lo que quería era salvar a España, no ser jefe de Gobierno. Hay que establecer una estrategia para llevar la concurrencia a una realidad; si la norma no comporta un impacto sobre la realidad, poco valor tiene. No abrir cauces sería la leucemia política. Mi voto, pues, es sí a las asociaciones. El problema está en qué asociaciones. Creo que estas no deben conventirse en máquinas electorales, han de ser de ámbito nacional y provincial y que se conozca sui núcleo dirigente y sus bases."

MARTÍNEZ ESTERUE-LAS.—"La ponencia se pronuncia por el asociacionismo, que no es ruptura, sino continuidad en la institucionalización.. El problema más grave es la relación entre las asociaciones que pueden surgir aquí y los partidos políticos. Pero hay claras diferenciaciones. Las asociaciones encauzarán la ideología política en .los Principios del Movimiento; no nacen con el espíritu de vinculación necesario en los partidos, y si lo hemos hecho así es porque creemos que no nos salimos un ápice de la legalidad. La ponencia cree que el contraste de pareceres no es monopolio del Movimiento ni de sus asociaciones; reside también en la opinión pública. Entendemos que la política no se agota en las asociaciones naturales; ha de haber una promoción de la actividad política y el Movimiento es el órgano" que promocione. No puede dejarse al hombre aislado; hay que darle la oportunidad de que sv asocie con otros para su participación. Nos parecía que las asociaciones eran el camino para una democracia sin partirlos.

Estamos ante este ensayo. Y que ha de haber un mecanismo de garantías, que han de ser los consejos. En cuanto a los grupos políticos, nuestra preocupación es más bien sobre las personas. Y en cuanto al carácter electoral, no se podía negar ni afirmar categóricamente." Pidió el señor Martínez Esteruelas un plazo de media hora para dar nueva redacción a este artículo, que al final se desglosó en tres, sin decidir el orden, y tras varias intervenciones se aprobó por unanimidad. Puesto a debate el artículo 11, varios consejeros se pronunciaron en contra de que las asociaciones tuvieran ámbito regional, par estimar peligros de regionalismo. Los consejeros señores López Bravo, Palomares, Pinilla, Hartogs, García Rebull, Galdós y Fernández Sordo defendieron la tesis de la ponencia. Y el articulo se aprobó sin modificaciones por unanimidad.

 

< Volver