Autor: A. J. G. M.. 
   Acotaciones a la sesión     
 
 Ya.    21/11/1968.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Acotaciones a la sesión

• 1a sesión empezó con unas palabras emotivas del presidente, señor Rodríguez de Valcarcel, glosando IB conmemoración del día-, "más dedicado al recuerdo y a la oración—dijo—que a la importancia del estatuto". Pero se puede orar y laborar. Eso iba a hacer la sección, aunque en jornada breve. "A José Antonio—añadió—le gustaría vernos hoy construir esta plataforma de lanzamiento de su doctrina hacia el futuro." Asi se hizo.

• Después de le oración emotiva vino una catilinaria a cargo del señor Valero Bermejo, fuera del orden del día y no dedicaba al estatuto precisamente. Lástima grande que el señor Valero Bermejo no siguiese los consejos que su paisano Baltasar Gradan da en dos libras,

• Esos libros del aragonés Baltasar Gracián son "Arte de ingenio, tratado de la agudeza", en el que se explican todos las modos y diferencias de concepto. El otro libro se titula "Oráculo manual y arte de prudencia". El que «i parecía recordar Jos consejos de esos libros fue el eeñor Pedrosa Latas, que le dio la réplica «] señor Valero.

• I/a sesión tenía el tiempo limitado, sólo tres horas, que después de la catilinaria, y la réplica a ésta, «e emplearon, provechosamente en concluir el estudio de los seis artículos que faltaban por examinar del estatuto. No hubo debates. Fueron sugerencias de forma, en diálogo cordial.

• Después se discutid «1 tiempo de un verbo, que no llegó a declinarse. ¿Quién se extraña de esto? lías adelante fue puesto en tela da Juicio el significado de un adjetivo. Proa y contras sobre el adjetivo. La tarde se fue en estas matlzaciones gramaticales que afectaban a. formas políticae. Hay también una política de le gramática.

• En resumen, muchas palabras. Demasiadas. Sobre todo, algunas no debieron haberse pronunciado, Estaban de mas allí. Dicen que las palabra» se las lleva «I viento. Farn nosotras, todas las que integraron 1a catalinaria están lejos, yacen en «1 misno lugar del que pudieron na haber salido.

A. J. G. M,

 

< Volver