El ministro Martín Villa, en televisión. 
 No habrá ni pactos ni amnistías  :   
 O se está con la Policía y la Guardia Civil o se está con los terroristas. 
   04/01/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

EL MINISTRO MARTIN VILLA, EN TELEVISIÓN "NO HABRÁ NI PACTOS NI AMNISTÍAS"

«O se está con la Policía y la Guardia Civil, o se está con los terroristas»

El ministro del Interior, don Rodolfo Martín Villa, se dirigió anoche a los españoles a través de TV. E.

Comenzó sus palabras expresando el pésame a fea lamilla del general Ortín y a la gran familia militar «en

nombre del Gobierno y de todos los españoles», ya que este tipo de atentados «llenan de luto y de rabia a

todos los españoles».

Indicó que, segun las primeras informaciones, el atentado lia sido llevado a cabo por E. T. A., una

organización «asesina, siniestra y terrorista».

Hizo a continuación un recuento de víctimas: 137 asesinados por E. T. A., de los cuales 58 son civiles;

37, miembros de la Guardia Civil; 13, del Cuerpo General de Policía; 15, de la Policía Armada; seis,

guardias municipales, y ocho, militares.

Indicó que se han instalado controles policiales en Madrid, otras grandes capitales y sectores conflictivos,

cuyo funcionamiento ha sido bueno debido a un plan ya establecido por la Guardia Civil y la Policía

Armada para casos similares.

En cuanto a ios medios con que se cuentan, informó que son los normales, similares a los países cercanos

al nuestro, con problemas similares a los nuestros: detenciones de más de setenta y dos horas, entrada en

los domicilios particulares sin orden judicial, -observaciones postales e incomunicación de los detenidos.

Refiriéndose a los estados de excepción, reconoció que tienen sus ventajas, pero que en la actualidad son

«constitucionalmente Imposibles» y «policialmente Ineficaces».

Anuncio au-e en breve informará al Parlamento detalladamente de las medidas adoptadas y aclaró que en

los últimos tiempos se han producido cerca de un centenar de detenciones de personas relacionadas con E.

T. A., a las que se ha trasladado a otras prisiones, ya que se había recibido informaciones según las cuales

esta organización terrorista estaba planeando el asalto a las cárceles donde se encontraban.

En los ú.tina-os días esta decisión ha merecido algunas críticas, y es una decisión absolutamente

necesaria, de la que el Gobierno, y muy concretamente el ministro de Justicia y el ministro del Interior,

nos responsabilizamos frente a los únicos ante quienes somos responsables: el Parlamento y e! Poder

judicial. Aquí no hay otra soberanía que la del pueblo español, que se expresa en el Parlamento.

Estas medidas se completarán con la modificación del Código Penal en materia de terrorismo,

colaboraciones internacionales, exigencia a países vecinos para que nieguen cobijo a los terroristas, etc...

«Es necesaria una justicia ejemplar en estos momentos», ya que el tema afecta a todos los españoles. Las

medidas políticas —dijo— son necesarias y serán enmarcadas en los proyectos de autonomía, pero son

imposibles sin acabar con el terrorismo de E. T. A. Añadió que el pueblo vasco desea la paz de todos los

españoles, y a este respecto oitó unas frases de Leízaola animando al pueblo vasco a luchar por la paz.

«Con el terrorismo y la violencia hemos de acabar y acabaremos. Y hemos de acabar y acabaremos, sin

ambigüedades, sabiendo que todos tenemos responsabilidades. El Gobierno y las Fuerzas de Seguridad en

primer lugar. Pero también las fuerzas políticas y sociales, y muy especialmente las fuerzas políticas y

sociales del País Vasco. O se está con la Policía y la Guardia Civil o se está con el terrorismo. Solamente

los terroristas están con los terroristas. Solamente los terroristas son Incapaces de condenar el

terrorismo.»

Insisto en que «quien mata es E. T A., quien roba y atraca es E. T. A., y E, T. A. es la responsable de lo

que pase en el País Vasco».

Respecto al tema de la amnistía y la negociación con E. T. A., Martín Villa dijo que el Gobierno no va a

conceder amnistías porque son Imposibles desde que fue aprobada la Constitución y porque no está en el

ánimo del Gobierno. Tampoco va a negociar con E. T. A. «porque las manos del Gobierno no pueden

mancharse con las de los asesinos de E. T.A.». Y añadió: «O nosotros acabamos con E. T. A., o E. T. A.

acaba con nosotros y con nuestras libertades.»

 

< Volver