Incidentes aislados en algunas cárceles. 
 Los grapos de la cárcel de Soria llevan una semana en huelga de hambre     
 
 Informaciones.    14/08/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

INCIDENTES AISLADOS EN ALGUNAS CÁRCELES

Los «grapos» de la cárcel de Soria llevan una semana en huelga de hambre

MADRID, 14 (Resumen de agencias).

MIENTRAS 33 miembros del G.RA.P.O. entran hoy en su séptimo día de huelga de hambre, algunos

incidentes aislados han significado el fin de semana en diversas cárceles españolas, principalmente en

La Coruña. Lérida y San Sebastián,

Veinticuatro «grapos» presos en Ja cárcel de Soria y nueve presuntas militantes de dicha organización

terrorista internadas en -la prisión madrileña de Yeserías, siguen sa protesta por el traslado del miembro

de dicha organización —confeso participante en ei atentado que -costó la vida al entonces director general

de Instituciones Penitenciarias, don Jesús Haddad— Andrés Mencía Bartolomé, desde Soria a Madrid.

Siete y seis días, respectivamente, cumplen hoy la huelga, citada. Sus protagonistas sola, mente se

alimentan con agua, extremo éste que, según la agencia Efe, no ha podido ser confirmado «dado el

régimen cte entera libertad para moverse que tienen loe reclusos. Antes —indica el director de la cárcel

de Yeserías—, cuando los presos se declaraban en huelga de hambre, se les aislaba en celdas de castigo,

por considerar dicha actitud una íalta grave. Por ello se podía saber si el preso comía. Ahora, no». Sin

embargo, fuentes carcelarias de !a prisión de Soria señalan que la situación es extremadamente tensa,

dado el propósito de los miembros del G.R.A.P. O.. «de llevar la huelga hasta sus últimas consecuencias».

Dichos presos están sometidos a régimen de incomunicación después de un intento de motín. Las internas

de Yeserías adoptaron su actitud en solidaridad con sus compañeros de Soria.

INCIDENTES PENITENCIARIOS

Diez presos de la cárcel provincial de La Coruña se autolesíonaron tomando diversos objetos metálicos.

Las lesiones no revisten gravedad, indicaron fuentes de la prisión, después de que los reclusos fuesen

atendidos en la residencia de la Seguridad Social Juan Canalejo.

En Lérida, la situación de la prisión provincial reviste un clima de tensión, como consecuencia también de

las autolesiones que recientemente se produjeron algunos presos. Uno de ellos, que se tragó varias pilas

de transistor, necesitó una operación quirúrgica, de la que aún se repone. Finalmente, en la prisión de

Martutene, en. San Sebastián, un recluso rompió varios cristales con una paleta de frontón y comenzó a

lanzar los trozos contra los funcionarios. El recluso Manuel Sánchez Iglesias alcanzó los tejadas del

centro, desde donde prosiguió su bombardeo amenazando con arrojarse al vacio si los funcionarios se

aproximaban. Finalmente, fue reducido sin resistencia e internado en una celda de aislamiento.

 

< Volver