Encuesta. Unos, por principio, y otros, en razón del momento actual. 
 Todos de acuerdo: No a la amnistía  :   
 La excepción de Letamendía. 
 ABC.    10/11/1979.  Página: 6-7. Páginas: 2. Párrafos: 40. 

A B C. SÁBADO. 18 DE NOVIEMBRE DE 1979. PAG. 6.

Encuesta

UNOS, POR PRINCIPIO, Y OTROS, EN RAZÓN DEL MOMENTO ACTUAL

TODOS DE A CUERDO: NO A LA AMNISTÍA

La excepción de Letamendía confirma la regla

CON motivo de la aprobación de los Estatutos de autonomía del País Vasco y Cataluña, Efe ha realizado

una endienta entre diversas personalidades de la política, el Derecho, la economía, etc., a los que se les ha

preguntado si son partidarios de «pie sea concedida una amnistía para los delitos de terrorismo.

PREGUNTA

—¿Es usted partidario de la concesión de amnistía para autores de delitos de terrorismo después de la

entrada en vigor de ios Estatutos de autonomía?

CARLOS GARAICOECHEA (presidente del CGV): «Ya ha hecho muchas declaraciones sobre esto.»

Su secretaria dice que «ya ha hecho muchas declaraciones sobre ésto y su postura ya es conocida». Por

otra parte, fuentes próximas al PNV han señalado que esa posibilidad se podría plantear cuando los

terroristas estuviesen dispuestos a dejar las armas.

PEDROL RIUS (presidente del Consejo General de la Abogacía Española»: «No me considero autorizado

para emitir opinión.»

«Como portavoz que soy de la abogacía, no me considero autorizado para emitir opinión en un tema de

tanta importancia, del que ni siquiera se ha ocupado hasta •hora el Consejo General.»

GREGORIO PECES-BARBA (secretario general del Grupo Socialista del Congreso): «Puede ser el

resultado de un proceso de pacificación.»

»La amnistía o. como nuestra Constitución la prohibe el ejercicio de un derecho de gracia individual que

alcanzase e todas las personas en la situación a que se refiere la pregunta, exige unas razonables

condiciones que no derivan únicamente de haberse producido la votación de los Estatutos de autonomía.»

«Puede ser el resultado de un proceso de pacificación donde el fiti de la violencia durante un apreciable

período de tiempo nos lleve a todos a la convicción de su posibilidad. No parece que estemos en esa

situación, puesto que la violencia continúa y se siguen produciendo asesinatos, con :o que los

presupuestes racionales a que an-í-es me he referido no se dan. El Estado ha dado el ejemplo de suprimir

en la Cons-titucion la pena de muerte, como pena cruel, inhumana y degradante, no es éti-«1 mente serio

ni políticamente responsable hablar de perdón sin exigir previamente que quienes siguen ejerciendo la

violencia que mata den un ejemplo como el que ha dado el Estado.»

«Estoy seguro de que una sociedad libre y democrática como es la española, cun unas reglas de juego que

posibilitan el ejercicio de la autonomía v el reconocimiento de la conciencia nacional de los pueblos que

forman España, si la violencia cesase definitlvamente, todos podríamos llegar a mi acuerdo para sacar

también a los presos por esas razones de las cárceles. Podría ser el último acto de un proceso racional y

iwsitivo. Hacerlo sin esas condiciones no que parece posible.»

ANTONIO FERRER SAMA (vocal de la Comisión General de Codificación): «No puedo contestar.»

«No puedo contestar por ser vocal de la Comisión General de Codificación y deber guardar secreto sobre

materias que pueden ser objeto de consulta a la misma.»

JOSÉ MARÍA GIL-ROBLES Y QUIÑONES (jurista): «No soy partidario.»

«No soy partidario. Eso seria un estímulo para la comisión de nuevos delitos. No es posible con arreglo a

la Constitución.»

GARCÍA VALDES (ex director general de Instituciones penitenciarias): «Plantear el tema es claramente

anticonstitucional.»

«Nunca he sido partidario de la concesión de amnistías ni de indultos generales, v en ésto coincido con la

práctica totalidad de los penalistas españoles. Pero en términos concretos, en el aquí y ahora de España,

plantear el tema de la amnistía, aprobado el Estatuto de Guernica. es claramente anticonstitucional; en mi

opinión, vulnera el artículo 62 I de la vigente Constitución. Y, además, podría tener repercusiones graví-

simas entre la delincuencia común.»

FÉLIX PASTOR (ex presidente de Alianza Popular): «No.» «Desde luego, no soy partidarios

RODOLFO MARTIN VILLA (ex ministro del Interior): «No.»

«No.»

JUAN MANUEL FANJUL SEDEÑO

(fiscal general del Estado): «Soy fiscal.»

Hombre, ésa no es una pregunta para un fiscal.»

PIÓ CABANILLAS GALLAS (presidente de la Comisión de Justicia del Congreso): «No.»

«No.»

FRAGA IRIBARNE (portavoz del grupo parlamentario de CD): «Es la hora de la ley y del orden, no de

nuevas debilidades y concesiones.»

«•Soy radicalmente contrario a toda amnistía o Indulto para delitos de terrorismo.

Es la hora de la ley y del orden, no de nuevas debilidades y concesiones. Todas las anteriores sólo han

servido para aumentar la debilidad del Estado y del principio de autoridad. El pueblo español espera justi-

cia y no que se den nuevas facilidades a los criminales.»

BLAS PINAR (presidente de Fuerza Nueva y diputado por UN»: «No.» «No.»

IGLESIAS CORRAL (presidente de la Comisión Constitucional del Senado): «El tema tiene las puertas

cerradas en la Constitución.»

«No me parece cuestión dudosa, desde la vigencia de la Constitución. La prohibición constitucional de

efectuar indultos generales se adoptó con acuerdo pleno, en concordancia de una doctrina jurídico-penal

generalizada. El ordenamiento de nuestra Constitución tiene su precedente en la Constitución de 1931,

que en su artículo 102. taxativamente decretaba «que no se concederían Indultos generales», sin duda,

porque el abuso de ellos en los últimos lustros perjudicaba gravemente el respeto de lo que deciden los

Tribunales de Justicia. Más, en fin, el tema tiene las puertas cerradas en la Constitución.

Lo de los indultos particulares es otra cuestión, que no puede opinarse con carácter de generalidad porque

ello iría contra su naturaleza. El juicio sólo puede producirse matizando los circunstancias de cada caso

concreto, y sin olvidar todos los intereses o aspectos afectados.»

SANTIAGO CARRILLO (secretario general del PCE): «Ni hablar.» «Mientras no desaparezca el

terrorismo no se puede ni hablar de amnistía.» ENRIQUE MUGICA (vicepresidente de la Comisión de

Defensa de! Congreso): «En absoluto.»

«No soy partidario en absoluto de conceder una nueva amnistía porque:

—Lo impide y prohibe la Constitución.

—Los supuestos beneficiarios de esa amnistía, las bandas etarras y otros grupos terroristas, están

rompiendo constantemente el derecho a la vida.

—Y porque las clases trabajadoras rechazan rotundamente el terrorismo y expresan su negativa total a la

concesión 6» una nueva amnistía, como he tenido ocasion de comprobar en los últimos días en EuzKadi,

tras el brutal asesinato de un militante socialista.»

JORDI SOLÉ TURA (vicepresidente de! grupo parlamentario Comunista): «Sería dar carta blanca a!

terrorismo.»

«No, rotundamente no porque seria dar carta blanca a un terrorismo que después d-e la amnistía

promulgada, al cerrarse el período • de" luchas con el régimen franquista, ya no tiene otro signo que el de

cerrar el paso al proceso de consolidación de la democracia; sería alentar la acción violenta contra la

voluntad de la mayoría.»

JOSÉ MARÍA DE AREILZA (diputado de CO): «Soy partidario de buscar fórmulas de concordia.»

«Soy partidario de buscar con todo Interés fórmulas de concordia y reconcilia-ción de todos los grupos

vascos, sin excepción, que acepten el planteamiento democrático y constitucional que supone el Estatuto

vasco. Sé que este proceso es lento y difícil, pero el hecho de su dificultad debe servir de incentivo para

que trabajemos todos, también sin excepción, en e] logro de ese nuevo clima -de paz, sin el cual la

política interna del Estatuto sería tanta. como un trabajo inútil.

Espero confiadamente que el buen sentido ha, de imponerse en ultimo termino a todos los sectores y que

callen la violencia, los atentados y los actos que «stamos presenciando en estos últimos días. Esa es la

única manera de que el Estatuto, que ha sido aprobado mayoritarlamente por el electorado del País Vasco,

cumpla con la alta función que le corresponde y lleve a cabo el primer paso hacia una remodela-clón del

Estado español dentro de la Constitución, con otra organización y reparto de poderes políticos,

económicos y sociales entre las distintas reglones y pueblos que forman la unidad de España.»

NICOLÁS REDONDO (secretario generad de UGT): «Los que atenían contra vidas merecen que caiga

sobre ellos el peso de la Ley.»

«En absoluto se puede pensar en una nueva amnistía. El pueblo vasco ha decidido libremente la

aceptación del Estatuto de Guernica, por lo que todo acto terrorista a partir de entonces carece de

justificación.

Los que atenían contra vidas humanas merecen que caiga sobre ellos todo el peso de la Ley.»

JOAQUÍN SATRUSTEGUI (diputado de UCD); «La justicia y la seguridad ciudadana no lo permiten.»

«No soy partidario de tal amnistía general. Hay que recordar que el pueblo español se ÍTIZO cargo de sus

destinas mediante las elecciones del 15 de junio de 1977 y que, a continuación, las Cortei acordaron el 15

de octubre de ese año una amnistía para «todos los actos de intencionalidad política cualquiera que fuese

su resultado, realizados antes de aquel 15 de junio, cuando se apreciara "un móvil de restablecimiento de

las libertades públicas o de reivindicación de autonomías de los pueblos de España".

Pienso que la Justicia y la seguridad ciudadana no permiten una nueva amnistía general por aquellos

mismos motivos, cuando las vías democráticas —como ha demostrado la aprobación de los estatutos—

quedaron abiertas para todos.»

MARCELINO CAMACHO (secretario general de CCOO): «No.»

«No, antes tiene que desaparecer el terrorismo.»

RAFAEL ARIAS SALGADO (secretario general de

+ UCD): «Soy totalmente contrario.»

«Soy totalmente contrario a cualquier concesión de amnistía. En un sistema democrático, el terrorismo no

puede tener otro calificativo que el de delincuencia común y, por tanto, debe aplicarse en su plenitud el

principio básico del Estado de Derecho : el imperio de la Ley y, en este caso, de la ley penal.>

MANUEL VILLAR ARREGUI (presidente de la Comisión de Justicia a interior del Senado): «Supondría

ei desarme moral de la sociedad.»

«Rotundamente, no. La amnistía tuvo un. sentido, no tanto de justicia como la dd razón de Estado, en el

tránsito de un régimen que no contemplaba libertades y derechos a otra que sí lo hace. Era necesario el

borrón y cuenta nueva que toda amnistía supone. Con la andadura democrática, los hechos terroristas no

pueden utilizarse ni siquiera como pretexto, porque cuantió se produjeron ya había cauces para la

expresión de todas las posturas. Estojen contra, además, porque la Constitución prohibe la concesión de

amnistía e, indultos y porque creo que hay que prevenir el delito y cumplir 3a ley, e identificar la

democracia con un sistema en el que priva la ley y se cumple. La amnistía supondría el desarme moral de

la sociedad, cuantío io que estamos necesitando es el rearme moral de la misma.»

FRANCISCO LETAMENDIA (diputado de Herri Batasuna): «Sí, estoy da acuerdo.»

«Sí, estoy de acuerdo con la amnistía, esté o no dentro del marco del Estatuto, porque se ha visto que

muchos partidos propugnaban la amnistía con la aprobación del Estatuto y creo que tendrán que realizar

otra campaña, porque, una vez se ha aprobado el Estatuto, no se ha dado la amnistiar

Efe también solicitó respuesta de Felipe Gonzalez, José María Benegas, Gabriel Cis-neros, Federico Silva

Muñoz, Landelino La-villa, Cecilio Valverde, Carlos Ferrer Salat, Ángel Escudero del Corral, Luis

Sánchez Agesta, Antonio Hernández Gil, García Enterría, Manuel Zaguiirre, Joaquín Ruiz

Giménez y Miguel Pastor Lopez (director general de Justicia).

Encuesta

Personalidades de la política, el Derecho y la economía coinciden en señalar la inconveniencia de una

medida de este tipo

 

< Volver