Autor: Martín Cantalejo, Pablo. 
 Se negaron a volver a la cárcel. 
 Alteraciones en la residencia sanitaria de Segovia por cinco presos autolesionados     
 
   27/12/1977.  Página: 38. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

SE NEGARON A VOLVER A LA CÁRCEL

Alteraciones en la residencia sanitaria de Segovia causadas por cinco presos autolesionados

SEGOVIA (De nuestro corresponsal, Pablo Martín Cantalejo.)

La chispa, como ya preveíamos hace unas fechas, ha saltado, y la reacción que se esperaba por parte del

personal facultativo de la residencia sanitaria de la Seguridad Social ha brotado con toda la energía que

también se había esperado. Desde que algunos de los presos internados en el centro penitenciario de

cumplimiento de nuestra ciudad comenzaron a autolesionarse y, como consecuencia, a ser trasladados

para su debida atención a la precitada residencia sanitaria en ésta se iba creando un clima de desconfianza

de inseguridad y, últimamente, de inquietud y temor, factores éstos que acababan de confirmarse a raíz de

los sucesos protagonizados en la madrugada de ayer por cinco reclusos que se habían autolesionado y

fueron trasladados a la clínica. Una vez curados( al comprobar que sus lesiones no imponían una

hospitalización, se dispuso su reingreso en la prisión, a lo que se opusieron los autolesionados,

reaccionando con violencia.

Se encontraban hospitalizados en la zona de ingresos de enfermos urgentes y allí rompieron puertas y

sillas, sacaron de entre sus ropas algunas cuchillas y otros objetos cortantes con los que volvieron a

originarse lesiones y con su propia sangre realizaron alguna pintada con vivas a la COPEL. Con sus

armas cortantes amenazaron al personal del centro hospitalario que trataba -de acercarse a ellos, como

asimismo a las fuerzas del orden público encargadas de la vigilancia de estos detenidos. Una enfermera

fue alcanzada por un trozo de mueble, originándole una lesión en un tobillo y también un agente resultó

lesionado ligeramente. A la par, los insultos llovieron sobre el personal y los agentes. La confusa

situación duró varios minutos, en tanto se consultaba la fórmula a seguir ante la postura adoptada por los

detenidos, que al fin fueron reducidos y reintegrados a la prisión.

Todo ello ha venido a colmar el vaso. Los médicos y demás personal sanitario, que trabajaba incómodo

ante el temor de que ocurriera lo que ayer se ha producido venían pidiendo una solución urgente, así

como el traslado de los autolesionados directamente desde la cárcel al hospital penitenciario de

Carabanchel y no a una clínica de la Seguridad Social, donde el número de enfermos es elevado. Y ante

estos hechos, todo el personal se ha reunido en asamblea, de la que ha salido Un comunicado dirigido a

informar a la opinión pública sobre los antecedentes de estos sucesos y la preocupación que invade al

personal, a los propios enfermos y a los familiares de éstos. Indican en el comunicado el estado de

ansiedad y tensión reinante en el centro y exigen una inmediata solución del problema mediante la

derivación de los autolesionados a los centros adecuados y no a esta residencia sanitaria.

Dada la extrema tensión del momento, fue preciso evacuar del hospital del día, inmediato a la zona de

ingresos de enfermos urgentes, a los enfermos cuyo estado permitía el traslado, aunque hubo que dejar a

otros, entre los que se encontraban dos afectados por infarto de miocardio.

Se da circunstancia de que no hace mucho tiempo los propios presos hicieron público su agradecimiento

al personal facultativo de este centro por las atenciones que les dispensaban e incluso anunciaron

asimismo su deseo de contribuir con sus donaciones voluntarias a la dotación del banco de sangre.

 

< Volver