Violentos motines e incidentes. 
 Máxima tensión en las cárceles  :   
 En Valencia resultaron dos presos heridos y la prisión destrozada. 
 Informaciones.    21/12/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

VIOLENTOS MOTINES E INCIDENTES

MÁXIMA TENSIÓN EN LAS CÁRCELES

EN VALENCIA RESULTARON DOS PRESOS HERIDOS Y LA PRISIÓN DESTROZADA

VALENCIA, 21 (Agencias).

DOS heríaos de consideración y grandes daños materiales es el balance del motín que a primeras horas de

la tarde de ayer se produjo en la Prisión Provincial de Valencia. A últimas horas de la noche, la situación

en el recinto penitenciario era de una «tensa calma», después de que fueran localizados nueve reclusos

que aprovechando la contusión lograron esconderse durante varias horas.

Según manifestaron los propios reclusos a los informadores, el motivo del levantamiento que

protagonizaron unos 100 presos de los 400 que componen la población reclusa del centro es la

consecución de un amplio indulto, si bien otras fuentes han señalado que la razón del motín estriba en que

el director del centro negó permiso a un abogado y un asistente social para que penetraran en la prisión.

Al parecer, el motín se produjo sobre la una y media de la tarde, después de que ya se habían producido

algunos enfrentamientos entre los propios internos por razones que se desconocen. Cuando los

encargados llevaban las gavetas con la comida a las cuatro galerías, un grupo de reclusos se avalanzó

sobre el personal de vigilancia, atrancando Jas puertas de acceso general y procediendo a efectuar

destrozos en las instalaciones. En este sentido, se prendió fuego al taller de plásticos de la prisión, así

como a la sala de cine de la misma, que, al parecer, ha quedado absolutamente destruida.

Dos funcionarios, que quedaron retenidos por los amotinados, serían puestos más tarde en libertad

mientras que la prisión quedaba dividida en dos sectores, ocupados por los amotinados y los funcionarios

de la misma, respectivamente. Ante esta situación, el director del centro solicitó la colaboración de las

fuerzas de orden publico, que, con material antidisturbios, lograron reducir al centenar de amotinados,

resultando heridos dos de ellos, así como dos policías.

Durante los enfrentamientos, una veintena de reclusos lograron ascender al tejado de la prisión, desde

donde lanzaron algunos cascotes y tejas con el fin de entorpecer el tráfico rodado por las inmediaciones

del recinto, al que, asimismo, acudieron los bomberos y varias ambulancias, en previsión de que los

incidentes pudieran tener una mayor trascendencia.

Los vidrios de los locutorios de los abogados fueron destrozados, así como los cristales de las restantes

dependencias, siendo quemados los ficheros del régimen interior de la prisión, lo que motivó algunas

dificultades en el recuento de los reclusos una vez fue restablecida la normalidad, sobre las tres y media

de la tarde, si bien continuaría la búsqueda en el interior de la prisión de nueve reclusos que habían

desaparecido y que serían encontrados pasadas las once de la noche.

Según algunas personas que permanecían en el exterior, podía apreciarse un fuerte olor a gases

lacrimógenos, mientras que, por su parte, fuentes de la Policía valenciana apuntaban que los amotinados

habían recibido consignas de la COPEL (Coordinadora de Presos en Lucha).

Se desconoce hasta el momento la cuantía de los daños ocasionados, aunque fuentes cercanas al recinto

han señalado que los mismos son «muy importantes».

INCIDENTES GENERALIZADOS EN LAS CÁRCELES ESPAÑOLAS

También en varios centros penitenciarios del país se produjeron ayer incidentes, si bien no revistieron

gravedad. No obstante, en todas las prisiones se apreciaba un ambiente de tensión.

Las prisiones de Orense, Sevilla, Zaragoza, Bilbao y Barcelona fueron escenarios de autolesiones por

parte de los residentes en las mismas o bien, como en el caso de la capital vizcaína, de intentos de motín,

que siempre se vieron frustrados.

En Sevilla, a últimas horas de la noche de ayer, continuaba la tensión, si bien el número de reclusos que

permanecian en huelga de hambre se vio ayer reducido a 50, de los 230 con que cuenta el centro. Tres

reclusos hubieron de ser trasladados al hospital, debido a las heridas que se habían producido, mientras

que el resto de la población reclusa era objeto de un detenido «cacheo» por parte de los funcionarios, del

que fueron intervenidos numerosos objetos, como pequeñas navajas, un arco de flechas y cucharas

afiladas.

Por otro lado, el lunes por la noche se produjo un intento de motín en la cárcel de Basauri, tras conocerse

la decisión de la Audiencia Provincial de conceder libertad para algunos de los internos. Varios presos

propiciaron un fuego que no revistió grandes proporciones, si bien la tensión en la prisión permanecía

ayer.

También en Barcelona y Zaragoza varios presos se autolesionaron ayer, mientras que, por su parte, el

director de la prisión madrileña de Carabanchel salía al paso a últimas horas de la noche de •los rumores

que apuntaban que se hubiera producido un motín en aquel centro, reconociendo, no obstante, que en el

mismo se apreciaba bastante tensión.

LOS SENADORES, EN OCAÑA

La sección de la comisión especial de Instituciones Penitenciarias del Senado, encargada de visitar los

penales de la zona centro y los del Archipiélago balear y canario, visitó ayer el penal de Ocaña y esta

tarde el de Guadalajara.

Los miembros de esta sección son los senadores don Rogelio Borras (P.S.O.E.), don Guillermo Lúca de

Tena (designación real), don Alejandro Galván (U. C. D.), don Juan María Bandrés (minoría vasca) y don

Víctor Carrascal (U.C.D.).

Según el señor Borras, que visitó la cárcel de Ocaña días pasados y realizó un amplio informe sobre la

misma, las deficiencias observadas en su anterior visita están siendo subsanadas por los componentes de

dos brigadas.

El señor Borras precisó que das ya duermen en literas, mientras que los de otra todavía duermen en él

suelo. Sobre el tema del indulto, los senadores indicaron a los reclusos que en una democracia esto

llevaba su tiempo, explicación que fue entendida, al parecer, por los presos.

En la cárcel de Guadalajara, los reclusos elogiaron el comportamiento de los funcionarios, y éstos

manifestaron que los internos debían ser tratados con dignidad. Los miembros de esta sección se

entrevistaron también con Raimundo Medrano González, condenado por los mismos hechos que «El

Lute».

21 de diciembre de 1977

 

< Volver