Consejo de ministros. Oferta de expatriación a los presos vascos. 
 El Gobierno acusa a grupos extremistas     
 
 Diario 16.    21/05/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

CONSEJO DE MINISTROS

Oferta de expatriación a los presos vascos

El Gobierno acusa a grupos extremistas

MADRID, 21 (D16).~Mientras el Gobierno reafirmaba su voluntad de reconciliación nacional y acusaba

a grupos extremistas de utilizar reivindicaciones legítimas, como la amnistía, para desestabilizar la

convivencia, medios de ETA en el sur de Francia se mostraban escépticos acerca de las promesas

oficiales.

Refugiados de ETA dijeron a D16 que la declaración gubernamental hecha pública ayer al término del

Consejo de Ministros y las medidas que en ella se anunciaban pueden parecer claras, pero en realidad son

"ambiguas y no demasiado fiables".

"No creeremos en ellas basta que no se cumplan", añadieron, y reiteraron su escepticismo "porque hasta

ahora no se han cumplido las medidas que con anterioridad prometió e! Gobierno".

El Gobierno ha ofrecido que "en los casos pendientes cíe excarcelación, ésta sólo puede producirse a

petición de los interesados y bajo condición de la salida del territorio nacional".

El Consejo de Ministros ha accedido ya a la petición de cinco condenados para 3a conmutación de la pena

de prisión por la de extrañamiento fuera del territorio nacional, para lo que ha iniciado los trámites legales

necesarios y las gestiones precisas con el posible Estado receptor.

La declaración añade que en "estos momentos y con respecto al pueblo vasco, quedan sin habérseles

aplicado medidas totales de gracia 15 detenidos preventivos pendientes de Juicio y ocho condenados

como autores de delitos de sangre".

El Gobierno denuncia que los pasados acontecimientos demuestran la existencia de minorías

radicalizadas que quieren impedir la celebración de las elecciones o restarles credibilidad. Estas minorías

—agrega la declaración oficial— quieren forzar un ambiente de violencia para anular la posibilidad dé

conciliación y, aprovechando la manifestación popular, provocar a las Fuerzas del Orden. "Muchas de

estas acciones se encubren en un objetivo aparente: la amnistía, aunque su objetivo real es impedir un

proceso democrático que evidenciara la escasa representatividad de las minorías radicalizadas de

cualquier signo."

Contra la violencia

El Gobierno expresa su firme voluntad de actuar con la máxima energía en la defensa del orden y del

derecho al trabajo, dado que el pueblo español, sus organizaciones representativas y los partidos políticos

han dado muestras evidentes de querer instaurar la libertad, la Justicia y la democracia.

"En consecuencia —dice-—, el Gobierno no puede tolerar que la violencia sea un medio de acción

política. Pero, en su repulsa, no puede igualar la violencia incidental provocada por desmanes callejeros

con la fría y trágica realidad del asesinato premeditado de ejemplares servidores del Orden Público. Y

agradece, por lo mismo, que los partidos y la opinión del pueblo vasco hayan condenado el último

asesinato."

El Gobierno comprende que "nobles sentimientos puedan reivindicar pacíficamente la amnistía como

instrumento de reconciliación, y señala su coincidencia con quienes, desde una perspectiva de desarrollo

democrático, aspiran a una institucionalización de las regiones. Oíros problemas concretos que afectan al

pueblo vasco y que vienen arrastrándose desde hace más de un siglo, no han podido resolverse en el breve

plazo de diez meses, y no podrán tener una solucion definitiva mientras no existan unos representantes del

pueblo legitimados por- las urnas".

Solución en Cortes democráticas

En este momento, pues, e) Gobierno considera que su actuación pública debe concentrarse en dos

esfuerzos básicos: proteger la participación de los ciudadanos a través de las elecciones y por vía pacífica

para la consecución de procedimientos de solución de los problemas, y proteger el derecho de todo

ciudadano a la seguridad en su vida cotidiana, en el trabajo, en la escuela, en la percepción de sus salarios

o en el simple disfrute de su tiempo libre. En la consecución de .estos fines, el Gobierno está convencido

del respaldo que le prestan la opinión mayoritaría del pueblo y las declaraciones expresas de los partidas

políticos, y de que sólo unas Cortes democráticas nacidas de las próximas elecciones generales pueden y

deben acometer las soluciones definitivas de todos los pueblos de España.

En cuanto a las reivindicaciones concretas del pueblo vasco, el Gobierno señala con toda claridad que no

prescinde de esfuerzos para darles la respuesta que merecen, pues no duda de que en su espíritu late el

mismo deseo de pacificación que el Gobierno promueve.

Ha sido decidido propósito del Gobierno, desde que asumió el compromiso ante el pueblo español de

garantizar su tránsito hacia un sistema plenamente democrático a través de elecciones libres, promover o

adoptar cuantas medidas de pacificación y concordia fueran necesarias para alcanzar este objetivo.

"Por ello, a la hora de adoptar las anteriores medidas, el Gobierno ratifica su propósito de continuar la

normalización política que haga inútil la incitación a la violencia como método. Se compromete, una vez

más, a hacer posible que las aspiraciones del pueblo español se conviertan en realidad desde la

normalidad de una convivencia en la democracia. Invita a construir esa convivencia a todos aquellos

grupos y ciudadanos que creen en un sistema fundado en la paz civil y la concordia,"

Finalmente, insiste la declaración del Gobierno en que de aquí a las elecciones no debe hacerse uso del

derecho de manifestación dado que se evidencia que puede ser utilizado por grupos extremistas, y

considera que ése es un compromiso que deben aceptar en bien de la comunidad todas aquellas fuerzas

que están dispuestas a someterse al veredicto popular.

 

< Volver