Autor: Portillo, Joaquín. 
   Los cinco excarcelados vascos, esperados hoy en Bruselas     
 
 Ya.    22/05/1977.  Página: 5,6. Páginas: 2. Párrafos: 9. 

CRÓNICA DE BRUSELAS

Los cinco excarcelados vascos, esperados hoy en Bruselas

Los desterrados se han comprometido a no practicar actividades políticas en territorio belga • Deberán

solicitar de la ONU el estatuto, de refugiado político • Si no lo consiguen en el plazo de tres meses,

deberán abandonar Bélgica • Otros dos países europeos se negaron a acogerías

de nuestro corresponsal, ,joaquín Portillo.

A la una de esta madrugada se tuvo confirmación en Bélgica de que el Gobierno español había decidido

aplicar la amnistía a la totalidad de los presos políticos vascos que aún quedan en las cárceles de nuestro

país. La noticia, evidentemente, Heno de júbilo a la comunidad vasca aquí, que se distribuye

fundamentalmente entre Lovaina, Bruselas y Amberes. Pocas horas antes, la Radiotelevisión Belga, en su

edición francófona (RTB), había presentado, dentro del espacio "A suivre", de grandes reportajes, un

estremecedor informe filmado que recogía imágenes, declaraciones y comentarios de los últimos

acontecimientos en el País Vasco español.

Según portavoces de los "comités vascos de Bélgica", el reportaje de la RTB es "el mejor que hemos visto

hasta hoy" sobre la situación en el País Vasco. Los belgas, a través de la pequeña pantalla, pudieron

comprobar la extrema tensión y la amplitud y gravedad de los incidentes en el País Vasco.

La radio nacional belga viene anunciando repetidamente que Bélgica acepta recibir a los cinco prisioneros

vascos que deben llegar hoy de España. Según los comités vascos, se trata, efectivamente, de Jokin

Gorostidi y F. Javier Lerena, que cumplen condena en la prisión de Cáceres, y de José María Dorronsoro,

Mario Onaindia y Eduardo Uriarte, retenidos en la prisión de Córdoba.

Todos ellos serían transportados hoy domingo en un avión especial hasta un aeropuerto no especificado

del territorio belga. Las autoridades de este país han informado al servicio de recepción de extranjeros—

según nos dicen—de que los viajeros serán conducidos en automóvil hasta la sede central de este

organismo, situado en la rúe de la Sabloniére, en el centro de Bruselas, añadiendo que desean evitar todo

tipo de recepción en el aeropuerto de llegada, que, como decimos, tampoco ha sido revelado.

Tras la decisión del Gobierno español, se dice aquí que Madrid había contactado previamente a tres

Gobiernos europeos que podrían estar dispuestos a acoger en sus territorios a los cinco vascos en

cuestión. Sólo Bélgica habría respondido favorablemente, pero se ignora, aunque se dice que eran el

sueco y el holandés, cuales fueron los otros dos Gobiernos que rechazaron, la propuesta. También se

afirma que los cinco prisioneros habrían rechazado la oferta que se les habría hecho originariamente para

ser transportados a Venezuela.

MAS EXCARCELACIONES PREVISTAS

A esta primera operación de excarcelación con expatriación simultánea podrían seguir, según dicen aquí,

otras, operaciones similares por parte de las autoridades españolas. Todas estas operaciones concernerían

a prisioneros condenados por tribunales militares españoles a penas máximas, en base, evidentemente, al

Código de Justicia Militar español.

Las condiciones en que Bélgica acepta recibir a los cinco excarcelados, según nuestras noticias, exigen

que todos ellos presenten previamente la demanda del estatuto de refugiado político ante la delegación

aquí del Alto Comisariado de la ONU para los Refugiados. Si a los tres meses de presentada esta

demanda no hay respuesta afirmativa, los cinco vascos se comprometen a abandonar el territorio belga.

Entre tanto, las autoridades belgas los proveerán de los correspondientes permisos de residencia y de

trabajo provisionales, con el compromiso previo de abstenerse de toda actividad política en este territorio.

En caso de no encontrar un puesto de trabajo, podrían acogerse a la "asistencia pública" local, que ayuda a

toda persona sin medios con una retribución equivalente a unas doce mil pesetas por mes.

También las autoridades españolas halarían exigido de los cinco prisioneros una serie de condiciones por

escrito. Entre ellas figuraría la de aceptar el traslado a Bélgica. En resumidas cuentas, Bélgica se dispone

a manifestar de nuevo su tradicional condición de país de acogida y refugio, contribuyendo al mismo

tiempo a; a la solución de un delicado problema en estos momentos de transición en España.

COMUNICADO VASCO

A últimas horas de ayer, los comités vascos de Bélgica hicieron público nn comunicado en el que afirman

que las aspiraciones del pueblo vasco son de amnistía para todos los presos políticos. Dice el comunicado

que la amnistía debe ser total en el sentido de que la liberación de los presos debe producirse en su propio

país y no en el destierro. Reclaman asimismo el estatuto de refugiado político en Bélgica para los cinco

presos que llegarán mañana.

 

< Volver