Autor: Tomás Marco, Juan José. 
   La pena de extrañamiento     
 
 Ya.    22/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Lo peno de extrañamiento

EN la declaración del Gobierno, y especialmente en relación con las cuestiones que se han suscitado estos

días a causa del Intento de deterioro del clima de orden y convivencia pacífica en el país vasco-navarro,

se especifica que en estos momentos, y con respecto al pueblo vasco, quedan sin habérseles aplicado

medidas totales de gracia quince detenidos preventivos pendientes de juicio y ocho condenados como

autores de delitos de sangre. En alguno de los supuestos pendientes, la excarcelación—añade la

declaración—sólo puede producirse con salida del territorio nacional y a petición de los interesados. Se

informa también de que el Ministerio de «Justicia ha recibido ya las peticionen de cinco de los

condenados para la conmutación de la pena de prisión por la de extrañamiento fuera del territorio

nacional. El Consejo de Ministros ha estimado procedente acceder a la petición, y para ello ha iniciado los

trámites legales necesarios y las gestiones precisas con el posible Estado receptor. Se habla de que

Bélgica puede ser uno de los países receptores de beneficiados por esta gracia. De la misma forma, serán

objeto de tramitación las demás solicitudes que Se formulen a efectos de aplicar la excarcelación por

indultos particulares o el extrañamiento por conmutación de penas, de conformidad con las normas

legales y en función de los criterios de equidad, justicia o conveniencia pública a que las mismas se

refieren.

En aclaración de estas cuestiones es interesante precisar, en primer lugar, en qué consiste, el

extrañamiento y sus diferencias con el confinamiento y destierro.

EL extrañamiento consiste en la expulsión del territorio español por e´ tiempo de la condena de

extrañamiento. El confinamiento consiste en un» pena por la que el condenado es conducido a un pueblo

o distrito situado en la península o en las Islas Baleares o Canarias, en el cual permanecerán en libertad

bajo la vigilancia de la autoridad. El destierro consiste en la privación de entrar en el punto o puntos que

se designen en la sentencia y en el radio que en la. misma se señale, el cual comprenderá una distancia de

veinticinco kilómetros al menos y doscientos cincuenta a lo más del punto o puntos designados.

NOS encontramos, pues, ante un supuesto de extrañamiento, o sea, de expulsión del territorio español por

un tiempo determinado. Para los ya condenados, la gracia puede consistir en la conmutación de la pena

que pesa sobre aquéllos por esta de extrañamiento, y cuya duración puede comprender de doce años y un

día a veinte años. En su grado mínimo, la duración sería de doce años y un día a catorce años y ocho

meses; en su grado medio, de catorce años, ocho meses y un día a diecisiete años y cuatro meses, y en su

grado máximo, de diecisiete años, cuatro meses y un día a veinte años.

Por la vía de la conmutación de penas mediante apuración de la gracia a estos casos particulares, y cuyos

afectados ya están cumpliendo condena de prisión, el problema legal no ofrece dificultad alguna. La

aplicación de la gracia por conmutación resuelve el caso para cada uno de los interesados.

DONDE se presenta alguna posible dificultad de orden práctico legal es, quizá, para los otros quince

encarcelados pendientes de juicio. Imponer a éstos la pena de extrañamiento sin juicio previo y sin

sentencia firme no parece solución viable. Para estos quince casos se impone el estudio de una solución

distinta. A «u solicitud de gracia cabe aplicar una amnistía o indulto específico e individualmente

considerada, y, simultáneamente, proceder a una expulsión del territorio nacional por vía exclusivamente

gubernativa, sin determinación de tiempo de duración y sin consideración, por tanto, de pena de

extrañamiento, puesto que no se puede imponer el cumplimiento de una pena sino en virtud del

correspondiente juicio y sentencia firme.

J. J. TOMAS MARCO

 

< Volver