El gobierno cívil dio dos notas oficiales     
 
 El Alcázar.    24/01/1977.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

EL GOBIERNO CIVIL DIO DOS NOTAS OFICIALES

El Gobierno Civil de Madrid facilitó ayer las siguientes notas oficiales

"A partir de las doce de la mañana de hoy, distintos grupos inventaron concentrarse en torno a la Plaza de

España para acudir a una manifestación que había sido prohibida por el Gobierno Civil de Madrid, y

sobre cuyas circunstancias violentas se había advertido a través de los medios de comunicación.

Ante la agresividad de muchos de tales grupos, que atacaron a las fuerzas del orden público con cocteles

molotof, piedras y otros medios, la fuerza hubo de dar diversas cargas, utilizando los dispositivos

antidisturbios y dispersando a los manifestantes por las calles inmediatas al lugar de la concentración.

Sobre las doce v treinta horas, se ha tenido noticias de que en la calle de la Estrella, junto a la Silva, había

resultado herido don Arturo Ruiz García, de 19 años de edad, participante en la manifestación. Fue

trasladado a la casa de socorro del distrito centro donde ingresó ya cadáver.

Según la declaración de la señorita que le acompañaba, la víctima fue agredida por dos individuos de

mayor edad que dispararon sobre el joven, en un lugar próximo a la iglesia de la calle de Silva. Otros

testimonios coincidentes están siendo estudiados también por la Jefatura Superior de Policía, con objeto

de proceder a la identificación y captura de los asesinos. Al parecer, la policía tiene identificado al grupo

al que pertenecen los agresores.

En los disturbios, que duraron aproximadamente hora y cuarto, resultaron heridos, además, varios agentes

de la fuerza pública atacada, como antes se decía con cocteles molotov y pedradas, así como otros varios

manifestantes.

Aunque las actuaciones perturbadoras fueron protagonizadas por grupos cuyo numero podría calcularse

entre 50 y 500 personas, el número total de manifestantes se cifra en unos ocho mil.

A las 14,00 horas la situación era de práctica normalidad, si bien con posterioridad a dicha hora se habían

registrado pequeños incidentes en barrios periféricos.

SEGUNDA NOTA DEL GOBIERNO CIVIL

"Desde el momento del asesinato de Arturo Ruiz García, se han puesto en movimiento todos los

dispositivos posibles, encaminados al total esclarecimiento de los hechos y a la detención de los

culpables, para ponerlos a disposición de la autoridad judicial".

"Hasta ahora se ha tomado declaración a diferentes testigos presenciales, así como a distintas personas

ligadas al grupo político en el que se encuadra el agresor, teniendo en cuenta los gritos lanzados en el

momento del homicidio".

"Tras las diferentes declaraciones, se pueden reconstituir los hechos con bastante claridad: "a las 12,24

minutos, Arturo Ruiz García, estudiante de BUP, de 19 años, natural de Granada, y sin antecedentes de

ningún tipo, se encontraba en la calle de la Estrella, en compañía de una joven. Al parecer, habían tomado

parte en la manifestación convocada en la Plaza de España y desautorizada por el Gobierno Civil".

"A la hora citada, un hombre de unos 45 o 50 años, de un metro sesenta y cinco o setenta de estatura, que

vestía abrigo verde tipo "loden", mientras esgrimía un arma en su mano derecha, y efectuaba gritos de

"Viva Cristo Rey" hizo un disparo al aire. Junto a él, un segundo individuo más joven, que vestía

cazadora a grandes cuadros, le arrebató el arma y efectuó a bocajarro dos disparos que hicieron blanco

sobre el cuerpo del joven".

"Todas las pesquisas que se llevan a cabo, hasta el momento, se basan en las declaraciones de los testigos

presenciales, teniendo en cuenta la ausencia de fuerza pública, en el lugar de los hechos, en esos

momentos".

"A propósito de estos lamentables incidentes, el Gobierno Civil de Madrid quiere llamar la atención sobre

la necesidad de impedir las manifestaciones callejeras que ponen en peligro la paz pública, por la acción

violenta e irreflexiva de grupos minoritarios, que se enfrentan entre sí, con absoluto desprecio hacia los

riesgos en que ponen al resto de los ciudadanos.

 

< Volver