Autor: Santaella, Juan. 
 El campo, ante una alternativa democrática. 
 Los precios agrarios se han elevado menos que en los demás sectores  :   
 Es necesario modificar la actual estructura sociopolítica del sector. Entrevista con don Luis Gámir, secretario general técnico del Ministerio de Agricultura. 
 Ya.    02/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

2-IV-77

EL CAMPO, ANTE UNA ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA

"Los precios agrarios se han elevado menos que en los demás sectores"

«Es necesario modificar la actual estructura sociopolítica del sector» * Entrevista con don Luis Gámir,

secretario general técnico del Ministerio de Agricultura

No cabe duda que el sector agrícola del país es altamente conflictivo, como ha podido comprobarse días

atrás. Por otro lado hay que destacar la importancia que pueden tener los hombres del campo en este

período electoral, que culminará probablemente el próximo mes de junio. Sin duda, los partidos políticos,

en pugna por atraer votantes, tendrán que dar una amplia gama de soluciones para el sector, que

repercutirá a la hora de depositar la papeleta. Para tratar de estos temas hemos hablado con don Luis

Gámir, secretario general técnico del Ministerio de Agricultura, cuya labor en este sentido ha sido

corroborada en el reciente congreso sobre agricultura y cambio social.

- Se ha dicho que la agricultura está colaborando con la crisis económica. ¿Puede explicarnos de qué

manera el sector agrícola ha influido en los tres grandes problemas de la actual crisis: inflación, paro y

balanza de pagos?

- Los cuadros macroeconómicos de los últimos años muestran que los precios del sector agrario se han

elevado menos que en los demás sectores. No obstante, para el plan de 1977 habrá una aproximación en

la elevación de precios de todos los sectores. En cuanto al paro, el sector agrario es "intensivo en trabajo";

es decir, hace falta una inversión menor por puesto de trabajo. Con respecto a la balanza de pagos, las

últimas cifras indican que es positiva, puesto que se va cortando la tendencia al incremento del déficit

exterior.

- ¿De qué forma puede frenarse mejor la emigración y el paro agrícolas? ¿Con más inversión o con una

mejor planificación?

- Uno de los defectos del modelo de crecimiento de la última época es que se ha basado en una

urbanización desordenada, sacando mano de obra del campo para llevarla a otros sectores. Esto ha

significado un alto coste social y humano. Para paliar este método sería conveniente disminuir esta

tendencia. Ahora bien si se quiere disminuir la emigración y el paro, se puede planear que este capital

vaya especialmente dirigido a actividades y subsectores que necesitan más mano de obra.

LA DEMOCRACIA BENEFICIABA AL CAMPO

- Las regiones de la diagonal Asturias-Alicante ven mermadas sus posibilidades agrícolas a causa de la

escasa inversión, no sólo con el dinero exterior, sino con el suyo propio. ¿Por qué el dinero de estas zonas

se invierte más en la industria de otras regiones que de donde proviene?

- Si existen rendimientos más elevados en otros sectores que en el campo, en una economía de mercado el

sistema financiero sacará dinero de la agricultura y lo trasladará a estos sectores. No obstante, había que

corregir el mercado para que el resultado final favoreciera más a la agricultura. Ahora, en España, las

instituciones existentes corrigen el resultado que saldría del puro juego del mercado, pero esta corrección

se realiza en contra del sector agrario.

- ¿Cuál es la postura del Ministerio ante la conflictividad del campo?

- El Ministerio insistió que la conflictividad existente es una clara llamada de atención no sólo a la

Administración, sino también a la sociedad, de un sector marginado. Creo que hemos vivido un modelo

de crecimiento básicamente urbano, con olvido no sólo ya de la agricultura, sino del medio rural en

general.

- ¿En qué beneficiará a la agricultura la próxima democracia?

- La democracia fortalecerá normalmente al sector agrario, aunque sólo sea por la importancia de sus

protagonistas como votantes. También deberá llevarse a cabo una nueva estructura sociopolítica del

sector, en la que se comprenderán mejor los intereses no necesariamente concordantes. Por otro lado, las

organizaciones profesionales tendrán que modificarse: cámaras agrarias profesionales y democráticas,

movimientos cooperativos más fuertes y sindicatos libres, formados de la manera en que libremente

decidan los agricultores.

Juan SANTAELLA

 

< Volver