Ayer sólo se celebró sesión matinal en el juicio de Matesa  :   
 Las declaraciones más sobresalientes fueron hechas por el abogado de Barcelona señor Balaguer, especialista en patentes. 
 ABC.    13/04/1975.  Página: 19-20. Páginas: 2. Párrafos: 30. 

AYER SOLO SE CELEBRO SESIÓN MATINAL EN EL JUICIO DE MATESA

Los declaraciones más sobresalientes fueron hechas por el abogado de Barcelona señor Balaguer, especialista en patentes

Madrid- (De nuestra Redacción.) Ayer, quinto día del proceso Matesa en la Audiencia Provincial, sólo se celebró sesión matinal. Y breve, porque algunos de los testigos citados no comparecieron y otros que acudieron a la convocatoria no llegaron a ser interrogados, por renuncia de las partes.

Como de costumbre, la sesión dio comienzo a las once menos cuarto de la mañana. La asistencia de público era menor que en días anteriores. El primer testigo llamado, y que aportó las declaraciones de mayor Interés, fue don Ramón Balaguer, abogado del Colegio de Barcelona, que tenía como colaborador o corresponsal en Madrid a uno de los procesados, don José María Pellicer Guichot.

El señor Balaguer manifestó, atendiendo las preguntas del fiscal señor Salvador Bosque, que se había ocupado, desde hacía mucho tiempo, de los asuntos´ de la familia Vilá Rovira primero, de la familia Vilá Blanco (padre de don Juan Vilá Reyes) más tarde y que. entre estos asuntos, figuraba Matesa.

Sr. FISCAL: ¿Percibía usted de Matesa unos honorarios anuales de 720.000 pesetas?

Sr. BALAGUER: De Matesa no, porque nunca he pertenecido a una empresa determinada. Esa cantidad la recibía del grupo de sociedades cuya asesoría tenía a mi cargo.

El fiscal preguntó también al testigo si había constituido una empresa de exportación y si lo había consultado con don Juan Vilá Reyes.

Sr. BALAGUER: Efectivamente. Con varios amigos se constituyó una empresa llamada Fomer, que consulté con don Juan Vilá Reyes. El dijo que quería la totalidad de la empresa, pero adquirió la mayor parte, siendo designado presidente.

El testigo, en un momento de su declaración, manifestó a la Sala que muchas de las cosas que sabía habían llegado a su conocimiento por razón del ejercicio de su profesión:

Sr. BALAGUER: Podría acogerme, por tanto, al secreto profesional para no responder a algunas preguntas, pero deseo colaborar al máximo.

El fiscal le hizo notar que una cosa era el secreto profesional y otra Informar sobre hechos que afectan personalmente al testigo. Le preguntó el Ministerio Público por qué razón figuraba el señor Balaguer como titular de algunas patentes de Matesa, a lo que respondió:

SR. BALAGUER: Cuando el señor Vilá Reyes compró las patentes del telar Iwer a los señores Ancet Fayolle. estos se comprometieron a informarle de los perfeccionamientos que fueran consiguiendo, pero no lo hicieron. Por esta razón el señor Vilá Reyes decidió registrar sus nuevas patentes de mejoras del telar a nombre de tercera persona.

En cuanto a las relaciones del testigo con el señor Pellicer Guichot, manifestó que eran amigos desde el año 1946 y que a partir de 1955 comenzó a colaborar con él como abogado corresponsal en Madrid. Lo mismo que a otros colaboradores suyos le pagaba una cantidad fija mensual y dos veces al año hacían cuentas para abonar las cantidades mayores que pudieran corresponder a cada año.

LOS PAGOS AL SR. PELLICER

SR. FISCAL: ¿De dónde obtenía usted ese dinero?

SR. BALAGUER: De los ingresos de mi bufete.

SR. FISCAL: ¿Puede decirnos por qué en el libro de Caja Intervenido a Matesa figuran anotados varios pagos de 20.000 pesetas al señor Balaguer, para seguir al señor Pellicer?

El letrado defensor del señor Pellicer Guichot, don Felipe Ruiz de Velasco pide al presidente del Tribunal, en ese momento, que se recoja textualmente esta parte de la declaración del señor Balaguer. El presidente así lo ordena al taquígrafo y al secretario.

SR. BALAGUER: Según he podido comprobar por mis notas se trata de un viaje que realicé a Filipinas y que duró cuatro meses. Entonces rogué a Matesa que tuviera la amabilidad de enviar al señor Pellicer las 20.000 pesetas que y« debía abonarle, con cargo a mi cuenta.

SB. FISCAL: ¿Por qué cortó usted er seco, en septiembre de 1969, el envío dí las 20.000 pesetas al señor Pellicer?

SR. BALAGUER: Seguí pagándolas hasta que el señor Pellicer cayó enfermo y abandonó su actividad profesional.

Sr. RUIZ DE VELASCO: Que conste en acta.

El fiscal manifiesta en este momento a la presidencia que. según consta en el sumario, en declaraciones del señor Pellicer. los envíos de 20.000 pesetas del señor Balaguer cesaron en septiembre de 1969 porque observó determinadas coincidencias. Considera el Ministerio Público conveniente que se celebre un careo entre los señores Pellicer y Balaguer. El presidente manífestó que tomaba nota, pero que no estimaba pertinente el careo.

A las once y siete minutos Inició su Interrogatorio el abogado defensor de don Juan Vilá Reyes, don José María Gil Robles, quien comenzó manifestando al testigo, en nombre de su patrocinado, que quedaba relevado totalmente de guardar el secreto profesional, a fin de que midiera decir toda la verdad en cuanto se le preguntara. Respondiendo a preguntas del señor Gil Robles, el testigo manifestó:

LA INVESTIGACIÓN EN MATESA

Que habla Intervenido en muchas ocasiones, como especialista en patentes y marcas, en el registro de numerosos perfeccionamientos conseguidos como consecuencia de los trabajos de Investigación de Matesa. Incluso después de la intervención judicial. Registraba estas patentes a su nombre, pero después las retrotraía a Matesa «Lo hacía así en defensa de los intereses del señor Vilá Reyes y de España —dijo— . pues se trataba de evitar que le defraudaran los propietarios franceses de las patentes.»

También manifestó el señor Balaguer que había intervenido, en varias ocasiones, para negociar las indemnizaciones correspondientes a siniestros marítimos que dañaron mercancía enviada por Matesa.

Terminado el interrogatorio del señor Balaguer por el señor Gil Robles, pasó a formularle varias preguntas el defensor del señor Pellicer, don Felipe Ruiz de Velasco. Concretó, principalmente, que el testigo y el procesado citado habían mantenido relaciones profesionales por lo menos dorante quince años y que las cuatro mensualidades que se le abonaron durante la ausencia del señor Balaguer fueron siempre de Balaguer a Pellicer. nunca de Matesa a Pelllcer

Sr. RUIZ DE VELASCO: ¿Encargó usted alguna vez al señor Pellicer algún asunto relacionado con Matesa?

Sr. BALAGUER: Jamás. NI uno.

Antes de retirarse el testigo el Ministerio Público ejerció su derecho de pregunto para manifestar su estrañeza en cuanto * un barco que habiendo salido de Barcelona con carga de Matesa desuñada a Charlestón hubiera sufrido un temporal que ocasionó daños en la mercancía transportada, precisamente en el golfo de Méjico. £3 testigo manifestó que no sabia y que podría ser por razones de singladura.

£3 presidente del Tribunal preguntó al señor Balaguer si había otorgado poderes a nombre del señor Villar Palas! El testigo respondió que como no podía desplazarse frecuentemente a Madrid decidió otorgar un poder a favor de algún letrado de la capital de España. AI pensar hacerlo a nombre de un abogado Que le merecía toda confianza, por ser uno de sus colaboradores, como era pasante del señor Villar Palasí, le pareció una ligereza hacer el poder a nombre de un pasante y prefirió hacerlo a nombre del titular del despacho. El objeto del poder era la firma de documentos.

TESTIGOS MULTADOS

Otros cuatro testigos comparecieron a declarar. Don Luis Gay Mundo, agente de Aduanas; don Juan Torréns Tolosa. administrativo de Matesa que, a preguntas del letrado don Diego Mosquete, manifestó que en su servido de exportación no dependía del procesado señor Tríus; don Alberto de Pablo Bofill y don Ángel Losada Vázquez, estos dos últimos reraunciados, por lo que no llegaran a ser Interrogados.

Al iniciarse la sesión el Ministerio Publico pidió que se cite de nuevo al señor De la Rosa, que no ha comparecido. El presidente decidió que se le imponga multa de 250 pesetas y se le cite con apercibimiento. Al final de la sesión el fiscal pidió también que se cite para el lunes a don Alfredo Moreno y don Francisco González Catalán, que no han comparecido y coya declaración se considera imprescindible. El presidente ha impuesto a ambos multa de 250 pesetas. Asimismo pidió el fiscal que se cite a don Carlos Velilla Bergés. que no fisura como convocado en su guión de testigos. Asi se diapuso.

 

< Volver