Justicia ; El juicio de Matesa. 
 Dos horas duró la declaración del ex ministro señor García-Moncó     
 
 Informaciones.    22/04/1975.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

DOS HORAS DURO LA DECLARACIÓN DEL EX MINISTRO SEÑOR GARCÍA MONCO

MADRID, 22. (INFORMACIONES.)—Dos horas aproximadamente duró la declaración de don Faustino García-Moncó, ex ministro de Comercio. El señor García-Moncó contestó amplia y detalladamente a las preguntas que le fueron formuladas por el señor Gil-Robles, defensor de don Juan Vilá Reyes, y más tarde el Ministerio Fiscal.

En su intervención el ex ministro, cuarto de los que prestan declaración en relación con el sumario de Matesa, destacó especialmente la insuficiencia de los sistemas crediticio y asegurador, que colocaban a Matesa y en general a las empresas exportadoras en s i t u a c ion de inferioridad con las extranjeras, por lo que una de las preocupaciones dé su Departamento fue hacer llegar a los organismos crediticios españoles lo que se hacía en el exterior, «on ya larga experiencia.

Estos deficiencias, según el señor García Moncó, eran también aplicables a la legislación entonces vigente en materia de exportaciones, por lo que su Ministerio también trabajó en la modificación de

la normativa que regia en esta actividad.

Expuso igualmente el e? ministro de comercio la-propuesta por él presentada de incautación de Matesa por el Estado, lo que hubiera evitado los graves daños económicos, solución que no fue aceptada, ya que alguien afirmó que era un problema esencialmente político. Al interesarse el señor Gil-Robles por quién era esa persona, el testigo manifestó que el ex ministro de Información v Turismo, don Manuel Praga.

Intervino a continuación el abogado de Matesa, don Marcial Fernández Montes, a cuyas preguntas el ex ministro señaló: «Desde mi punto de vista personal, la incautación hubiera salvado los activos de Matesa en el extranjero».

El fiscal, por su parte, se interesa sobre la incautación propuesta en su día por el declarante y i» consiguiente posibilidad de continuar concediendo créditos Matesa, posibilidad sobre la que comenta: «O sea, enterrando millones

García Moncó. — Enterrando millones, no. Aplicándolos más inteligentemente.

Fiscal.—Entonces, ¿antes no se aplicaron inteligentemente? Ha dicho usted anteriormente que el sistema de exportación no era adecuado, ¿lo era para un exportador normal?

García Moncó.—Lo era, pero insuficientemente.

Declararon a continuación don Jesús Mañueco, de Crédito y Caución, don Fermín Celada, secretario general del Banco Exterior de España, y don José María Latorre, ex subsecretario del Tesoro.

Antes de finalizar la sesión de la mañana, el señor Gil-Robles renuncia al testimonio de varios de los testigos propuestos.

La nota destacada, en la sesión de la tarde, fue la brevedad. No comparecieron tres de los testigos citados v los interrogatorios fueron de escasa duración.

D e c 1 a r a r on los señores Zambonero, ingeniero textil de Matesa; Echegaray, director general de Crédito y Caución hasta el año 1967, quien aseguró que teóricamente todo funcionaba bien

Don José Rubio Alba, subdirector general de Seguros, dijo respecto a la existencia de filiales de Matesa en el extranjero, que en la Dirección General se juzgaba normal su existencia, pero siempre que se juzgaran necesarias, replica el fiscal, a lo que asiente el señor Rubio Alba. Al igual que en la sesión de la mañana, al terminar la de la tarde, varios de los defensores renuncian al interrogatorio de algunos de los

testigos propuestos.

 

< Volver