Trece procuradores familiares enjuician la suspensión del diario "Madrid"  :   
 La seguridad jurídica, reconocida en el Fuero de los Españoles, es incompatible con la legislación de Prensa, dicen en su escrito. 
 ABC.    07/12/1971.  Página: 45-46. Páginas: 2. Párrafos: 10. 

TRECE PROCURADORES FAMILIARES ENJUICIAN LA SUSPENSION DEL DIARIO «MADRID»

La seguridad jurídica, reconocida en el Fuero de los Españoles, es incompatible con la legislación de Prensa, dicen en su escrita

La agencia Europa Press, en su servicio de ayer, día 6. facilitó la siguiente información:

Un grupo de trece procuradores familiares han hecho público, en relación con el caso del diarlo "Madrid", el siguiente escrito:

«Los procuradores en Cortes de Representación Familiar que suscriben el presente documento, conscientes de sus deberes como representantes del pueblo español y preocupados profundamente por los acontecimientos surgidos con motivo de la cancelación de la inscripción reglstral del periódico "Madrid", han celebrado una reunión Informativa, al final de la cual han llegado a las siguientes conclusiones:

Primera. Entienden que la diversidad Informativa—dentro del respeto a los principios—es fundamental.

Y no comprenden que lia Administración pueda´ tomar partido frente a periódicos que hayan adoptado

cualquier línea de enjuiciamiento sobre la actuación del Gobierno.

Segunda. Consideran que el Gobierno dispone para la presentación de sus actos ante la opinión pública, de los periódicos de la cadena del Movimiento y demás afi-nesrcómit^nndo estos medios la radiodifusión oficial y la ´Televisión Española- -´.-»-• hoy constituyen monopolios gubernativos-;-, cuyo gerente o administrador es el Ministerio del ramo.- En consecuencia, entienden que el contraste de pareceres exige que otros órganos de información puedan mantener una actuación crítica de los actos del Gobierno.

Tercera. Manifiestan su extrañeza ante el hecho de que la Administración, que concedió con carácter definitivo la inscripción de "Madrid" en el Registro en junio "de 1969, cancele de oficio esa misma Inscripción en noviembre de 1971, cuando las circunstancias no han cambiado, ya que las supuestas personas interpuestas existían ahora y antes, y por tanto, no cabe invocar el principio o excepción de la cláusula "rebus sic stantibus".

Cuarta.—Es menos comprensible el hecho de que, si por existir persona interpuesta, proceda la cancelación de oficio de la inscripción de «Madrid», la Administración manifieste que está dispuesta a dialogar para encontrar solución al problema. • Cualquier diálogo y toda fórmula que se adopte que no sea la de hacer desaparecer aquellas personas —lo que no parece viable .dado el estado "«sub judíce» del asunto— puede entenderse como proposito de cambiar por este procedimiento la línea seguida por éste o por otros periódicos, cualquiera que sean sus líneas ideológicas, que´ ni aprobamos y desaprobamos «a priori».

Quinta.—Consideran que, paralelamente al problema humano y sensible —que lamentan— de los trabajadores de «Madrid» que quedan en situación de desempleo, está el problema no menos "humano y no de menor interés público que se plantea a los habituales lectores de «Madrid*, a quienes, con la cancelación de la inscripción, se les priva del medio informativo que ellos han elegido libremente. Y que mientras los trabajadores pueden quedar al servicio de una-empresa subsidiaria o pasar a depender de otra, los lectores se encuentran deseonexionados´ de su medio informativo habitual. Consideran los procuradores que un periódico es una institución en el sentido empírico y semántico 1e la palabra y que un periódico que nace y se acredita deja de pertenecer a su propietario, pasando a ser de sus lectores, por lo que cuando se modifica su titularidad se priva a éstos de alga propio- que habían de buscar por otros cauces.

Sexta.—Estiman qué la seguridad jurídica que garantiza el artículo 17 del Fuero de los Españoles, consustancial"a todo Estado de Derecho, resulta de todo punto incompatible con la legislación de Prensa, que permite una interferencia administrativa en la esfera de actuación de los Tribunales cuando los particulares han solicitado el amparo de éstos. En consecuencia, los reunidos hacen presente eu deseo de que esta legislación" se actualice y adecué, y anuncian su propósito .de elaborar .y presentar, dentro de la más pura línea constitucional, una proposición de ley que recoja estas experiencias.

Séptima.—Por último, desean manifestar su preocupación por el hecho de que los presentes acontecimientos han evidenciado que la Administración, por otros cauces distintos a los que marca el artículo segundo de la ley de Prensa, puede llegar a los mismos objetivos. Y entienden peligroso que, en base a requisitos formales de inscripción registral, puedan modificarse los postulados esenciales de la seguridad jurídica y el respeto a los derechos adquiridos.

Firman el documento los siguientes procuradores: Don Juan Botach Dausa (Gerona), don Fidel Carazo Hernández (Soria), don Manuel María Escudero Rueda (Guipúzcoa), don Jesús Esperaré de Arteaga (Salamanca), don Alvaro Lapuerta Quintero (Logroño), don Alfredo Les Florestán (Navarra), don Julio Llantada Castaño (Madrid), don Rafael Merino García (Málaga), don Luis Peralta España (Málaga), don Andrés Reguera Guajardó (Segovia), don Adolfo Sánchez García (Valladolid), don Eduardo Tarragona Corbella (Barcelona) y don. Gabriel otó Zubiaga ^—.-.z- ..Guipuzcoa).—Europa Press.

 

< Volver