La prensa inglesa analiza con ponderación las declaraciones de Mr. Butler  :   
 A los laboristas les preocupa la redacción de Kruschef si España ingresa en el Pacto Atlántico. 
 ABC.    25/05/1961.  Página: 41-42. Páginas: 2. Párrafos: 26. 

LA PRENSA INGLESA ANALIZA CON PONDERACIÓN LAS DECLARACIONES DE MR.

BUTLER

& los laboristas les preocupa la reacción de Kruschef si España ingresa en el Pacto del Atlántico

Londres ´ 24. España ha sido palabra preferente en los titulares de los periódicos londinenses al ocuparse

éstos del viaje a este país del ministro británico del Interior, B. A. Bulto.

"Butler apoya a España", titula su información el "Daily Express". El "Times" .dice: "España,-defendida

par Mr. Butler." "R. A.-Butler corteja a España", es el titular-a toda plana del "Daily Malí", uno de los.

periódicos as mayor tirada de In-´ glaterra, Y el "Daily Telegraph" destaca ana frase pronunciada por Mr.

Butler en, Madrid: "El Occidente necesita a España."

PONDERACIÓN EN LA PRENSA

Al revuelo producido por las declaraciones de Mr. Butler en Madrid como consecuencia de la violenta

reacción laborista, sucede hoy un más ponderado análisís_ de los hechos por parte de la Prensa

responsable de esta capital.

"The Times", en un, editorial, dice que es muy sensato lo que dijo Mr. Butler, en especial cuando calificó

de verdadera vergüenza la obligada separación de España de la vida internacional.. El periódico cree jue

el "vicepremier" británico se refería con ello al período ya cerrado del "boicot" diplomático, pues "´ahora

España se encuentra tan dentro de la vida internacional como las otras naciones, y ello es excelente.

" El editorial añade que, si las palabras de Mr. Butler de aue España "debe integrarse completamente en el

mundo occidental" -se inte/pretan como invitación al ingreso de este país en el Q. T. A. N., la cuestión

ofrece dudas, aunque hay Que ´reconocer que resulta absurdo que Portugal pertenezca a dicha

Organización y España no. pues ambas tienen regímenes análogos. La respuesta a este enigma se

encuentra en el recalcitrante recuerdo de la guerra civil,´"que,puede calificarse hoy da ilógico y anticuado.

"Por esta "razón, el Gobierno español no´ ha solicitado el ingreso en el O. T. A. N., sabiendo que hoy

SDría motivo de una. polémica, y se ha limitado a firmar el pacto defensivo con los Estados Unidos."

En un editorial, "Daily Telegraph" afirma que Mr. Butler no tiene necesidad de arrepentirse de nada de

cuanto dijo en Madrid sobre el lugar que corresponde a´ España en el mundo occidental, y debe esperarse

que, Lord Home diga lo mismo a sus anfitriones la próxima semana. También recuerda el periodista que

"España nunca ha expresado un decidido deseo de ingresar en el O. T. A. N, Su actitud, -bien conocida, es

que si fuera invitada ´ a-ello, el Gobierno español estudiaría la propuís-fa, pero con la condición d-3 que

"dicha iii-Titación fuese unánime por parte de^todos los miembros dsl ´O. .T. A. N."

El corresponsal en Madrid tíel periódico afirma que ha hablado por teléfono con Mr. Butler, y qus éste le

ha señalado aue la noticia dada por los periódicos españoles reproduce fielmente su opinión. Algo

semejante dice en una crónica desde Madrid, publicada en el "Daily Express", Cyryl Ains-ley, al informar

que Mr. Butler le afirmó por teléfono desde Granada que no tiene por qué arrepentirse acerca de sus

palabras, las cuales no contenían ninguna afirmación extraordinaria. En un editorial, este periódico

subraya que "mucha gente en este país estará de acuerdo con Mr. Butler «uando defiende que España

debe ser admitida en la ´Alianza, Occidental. "Franco nunca ha perjudicado los intereses británicos; todo

lo contrarío que otros con quienes -nos encontrarnos en buenas relajones.´´ ´ •

La Agencia Reuter distribuye en su servicio ordinario las siguientes manifestaciones de Butler en

Granada:

"Hablé, en forma improvisada", dijo el secretario del Interior, y añadió que sus observaciones indicaban

"su sentir dé que debiera haber más estrecha relación entre España y Occidente". Agregó que ´no hay en

ello nada nuevo. Y que esa es la política del mundo occidental, y que ello es importante desde el punto de

vista comercial, así como por otras razones". "But-ier hizo resaltar, que sus manifestaciones no tuvieron

carácter oficial. "Las conversaciones oficiales estarán a cargo de Lord Home", dijo. "Al manifestársele

que según las informaciones publicadas en Londres, la controversia, suscitada en la Prensa y en otros

círculos por sus observaciones será objeto de discusión el jueves entre Macmillan y Lord Home, Butler

replicó: "Muy bien pudiera ser." A continuación dijo que se encontraba perfectamente tranquilo al,

respecto.

LOS LABORISTAS PROSIGUEN CON SU VIRULENCIA

Mr Healey apareció ,en la,pantalla de la Independent Televisión, y,. contestando a preguntas.que se le

hicieron, dijo que no veía razón para la incorporación de España en el O. T. A.-N,, por dos motivos:

primero, porque .España, á estas alturas, nada puede contribuir militarmente, dada la política que sigue el

organismo, y.segundo; porque la incorporación del régimen de Franco concedería puntos de propaganda

muy" valiosos .para Kruschef y los países opuestos al O. T. A. N, /que echarían en cara que .el organismo

fue creado para defender a la democracia, -libertad del individuo e imperio del Derecho. Añadió Mr.

Healey que, además de ser fuente fértil de propaganda -para Kruschef, la incorporación de España

también aumentaría el "neutralismo" entre aquellas naciones que vacilan, en su apoyo al Occidente.

En los círculos políticos de esta capital no ha dejado de llamar" la-atención el hecho de que lo que

principalmente preocupa al partido laborista en esta debatida cuestión de un posible ingreso de España en

el O: T. A. N.—según se deduce claramente de las palabras de Mr. Healey—sea la reacción de Kruschef.

Resulta obvio que a ést3, tendría que molestarle en grado sumo una medida que, según las opiniones ´más

atitorizadas, contribuiría rerorzar la derensa de Occidente.

MACMILLAN ESTUDIARÁ DETENIDAMENTE EL DISCURSO DE BUTLER.

Macmillan celebrará conversaciones con el secretario del Exterior, lord Home, acerca del polémico

discurso del secretario del Interior, R: A. Sutfer. en Madrid.

Macmillan regresará a Londres de sus vacaciones su casa de campo antes de que lord Home emprenda su

Viaje a la Península Ibérica.

& dice que Macmillan iba a recibir el texto completo del discurso de Bytler, como lúe publicado, y que lo

estudiaría con detenimiento. Se espera qué Bütler regrese a Londres de sus vacaciones en España al final

de" esta semana. - Mientras , tanto; un representante del Foreign .Office ha manifestado, en una

cbníerencía de .Prensa celebrada ayer, que Bütler se había mostrado de acuerdo en que un resumen del

discursó que habla pronunciado ante el ministro español de Asuntos Exteriores» fuera entregado a la

Prensa.

En su discurso, Bütler sugirió que España debería "incorporarse plenamente al mundo occidental", y sus

observaciones han provocado una tormenta política en Londres.

El representante dijo que había visto el discurso y que en él no se hacía ninguna mención de la entrada de

España en el O. T. A. N.

Cuando un corresponsal observó que "nadie, por parte inglesa, había disentido con el resumen del

discurso"» el representante dijo: "Así es."

Los diputados laboristas habían expresado temores de que las observaciones de Bütler significaran que el

Gobierno estaba a punto de presentar una recomendación para que España fuera admitida en la Alianza

Atlántica;

DECLARACIONES DE GUY BUENO EN LA TELEVISIÓN

Anoche, en el programa de televisión de • la B. B. C. "lonight", siete tarde, dedicado a temas de

actualidad, que tiene siete millones y medio- de espectadores, apareció el corresponsal de "Arriba" en

Londres, señor Guy Bueno.

El Sr. Bueno opinó que las palabras del señor Bütler crearían, sin duda, en Madrid una atmósfera

amistosa en la preparación de la visita de lord Home. A la su-gerencia del reportero de la B. B. C. de la

posibilidad de indiscreción del Sr. Bütler en dar publicidad a su discurso, el señor Bueno respondió que,

dada la larga- experiencia del Sr. Bütler, no creía hubiera habido ingenuidad por su parte. -Precisó que no

se trataba de comunicado oficial, sino dé una información de las que normalmen-te se facilitan a los

periodistas, y que para él no cabía; duda había sido acordada por ambas partes.

El reportero de la B. B. C. pidió la opinión «del Sr.Guy Bueno sobre la incorporación de España en el O.

T. A. N., y contestó que, a su modo de ver, había para España ventajas y desventajas, superando quizás

las últimas a las primeras. La ventaja que conseguiría sería únicamente el aumento del prestigio del

régimen español. El reportero de la´B. B. C. insinuó la existencia en España de un clima antiextranjero, lo

que fue firmemente .negado por el Sr. Guy Bueno, y destacó la actitud española, siempre muy amistosa

con sus visitantes.

«Los occidentales quieren el ingreso de España en el O.T.A.N.»

París 24. Bajo el titular "España y el Ó. T. A. N.", el conocido comentarista internacional Henry Benazet

publica en "L´Aurore" la siguiente crónica:

"Es desdichado, deplorable y hasta vergonzoso que España siga mantenida a distancia del O. T; A. N.",

acaba de declarar Bütler durante su estancia en Madrid. Aprobamos esta opinión, que hemos expresado

numerosas veces en este mismo lugar. Pero ya se figurarán ustedes el revuelo causada por estas palabras

en los medios laboristas ingleses. ¿Cómo el ministro del Interior y delfín de Macmillan se atreve a

quebrar la actitud puritana adoptada desdé hace lustros por Inglaterra, respecto a España? ¡Qué escándalo!

Los exaltados gritan que hay que interpelar inmediatamente al Gobierno en la Cámara de los Comunes.

¡Que tengan cuidado!

El portavoz del Gobierno podría esta vea renunciar a su táctica habitual, consistente en prodigar los

desmentidos y, hasta sí es necesario, jurar sobre la Biblia que no quieren comprometerse con el régimen

"fascista". Se siente que ahora existe la posibilidad de un cambio de posición. El titular del Foreign

Office, lord Home, ¿no saldrá acaso mañana de Londres para Madrid pasando por Lisboa? Compañero de

viaje suyo será—el detalle es importante— sir Evelyn Schiuckburgh, subsecretario de Estado, encargado

de ía Organización atlántica. Todo esto quiere decir que dichas itiedidas vafe a preparar el ingreso de

España en el O. T. A. N.

Tres grandes potencias democráticas se muestran favorables a esta admisión, No hace mucho tiempo los

Estados Unidos abrieron el camino al ministro español da Asuntos Exteriores, señor Castiella. Francia los

imitaba. Y en lo que se refiere a la Alemania federal, la reciente- visita a Madrid de Erhard, el delfín de

Adenauer, habrá confirmado el apoyo de Bonn.

Sólo faltaba el "británico". Pronto será pronunciado. Y será difícil comprender cómo—a pesar de las

inevitables lamentaciones de los socialistas escandinavos y neerlandeses—podrá haber entre los otros

once miembros del O. T. A. N. uno que oponga su veto a medida tan urgente.

-¿Quién no ve que teniendo en cuenta la situación precaria de la defensa antisoviética en el sureste

europeo la estrategia de los occidentales tiene que adaptarse? ¿Y quién no ve—coincidiendo con el punto

de- vista del Estado Mayor atlántico—que para el bloque anticomunista, la Península Ibérica, constituye

el supremo bastión? Sin España, todo vacila. ¡Deseamos que se urja rápidamente a Portugal en el campo

de los aliados!"

 

< Volver