Autor: Barra, Alfonso. 
   Periódicos británicos señalan la intervención extranjera en los sucesos laborales de España  :   
 Tales intentos "harán sentir la necesidad de un poder firme permanente", dice un editorialista inglés. 
 ABC.    23/05/1962.  Página: 55. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

PERIÓDICOS BRITÁNICOS SEÑALAN LA INTERVENCIÓN EXTRANJERA EN LOS SUCESOS

LABORALES DE ESPAÑA

Tales intentos "harán sentir la necesidad de un poder firme permanente", dice un editorialista inglés

Londres 22. (Crónica telefónica de nuestro corresponsal.) Con la gradual normalización del,trabajo, la

Prensa inglesa va perdiendo interés por las noticias de España. Sólo el "Daily Worker" se ocupa ahora de

nuestro país destacadamente. Los periódicos británicos, en su mayoría, dieron una prueba de sensibilidad

Política. Pronto se reconoció la interferencia extranjera. Las informaciones han sido imparciales y poco

amistosas para los planes transpirenaicos. Los acontecimientos han servido especialmente para excitar la

curiosidad internacional por el desarrollo de la economía española y para divulgar las facetas de un

fenómeno calificado incluso por el "Guardian" como el "milagro español", abierto a las más venturosas

perspectivas.

Los periódicos han facilitado en estos pocos días un panorama de la realidad española más claro que si

hubiese sido producto de una larga campaña de Prensa para exponer nuestras circunstancias económicas.

Algún corresponsal intentó crear la impresión de que había en España un muestrario de grupos en favor

de turbios movimientos clandestinos. En un país tan democrático como Inglaterra, que sólo puede

permitirse contar con dos grandes organizaciones políticas, aquel mosaico, fruto de la inspiración del

corresponsal, provocaba el escepticismo y, desde luego, ninguna idea de seriedad.

El pueblo inglés tiene una de las más largas experiencias del sistema parlamentario, y en estos sesenta

años sólo han lanzado a la vida pública un partido importante: el laborista. No concibe, por lo tanto, que

se pretenda influir a base de grupos no más numerosos qué modestísimas tertulias de café.

Estas informaciones, nacidas de la imaginación caldeada de algún corresponsal, confirmaron ante el lector

inglés que la gran mayoría de nuestro país está unida en- la paz y es ajena a los pasatiempos de aquellos

pretendidos corrillos. Decir como noticia digna de pasar por las rotativas que los "cooperadores

independientes"—del centro-izquierda—se han dado un abrazo con los "pensadores asociados"—de la

izquierda del centro—, más que nota política sería un chascarrillo que reclama las columnas del

semanario festivo.

"Los acontecimientos han servido para que los españoles estrechen sus filas. Por si había algún

desmemoriado, aquellos intentos harán sentir la necesidad de un poder firme permanente. De otro modo,

¿quién podría garantizar el orden cuando hay planes para el montaje de campañas tan injustificadas como

la actual, promovidas con el pretexto de pedir lo que de buen grado se estaba en conceder?", ha

comentado un editorialista últimamente.

En una Europa que sufre la subversión económica, las informaciones de España no son especialmente

destacadas. "Francia padece un régimen de intranquilidad laboral—escribe "Carrefour"—. No es un trato

en exclusiva: la Península Ibérica, Italia, Austria, Alemania y Gran Bretaña conocen la misma suerte.

¿Coincidencia? Nadie puede ser tan candido como para creerlo. Estamos ante órdenes y planes

organizados por una técnica hábil. Bajo la máscara de la "justicia social" se intenta imponer la esclavitud

a las naciones. El comunismo sigue fiel a su "slogan" para atrapar incautos: pan, paz, libertad. Cabe

siempre alterar el orden de estos términos a capricho."

Los activistas decían que apoyan las "reivindicaciones legítimas". Generalmente, los obreros no son los

únicos destinatarios del "slogan". Según "Carrefour", la idea es que haya también otras víctimas del

engaño. "Encuentran a veces un sector de la burguesía dispuesta a caer en la trampa—añade el semanario

refiriéndose a Francia—. Son ciertos individuos de economía saneada que buscan la postura "snob" de

sentirse "progresistas". Estos grupos, pertenecientes a una derecha—de la que se dirá que fue "la plus béte

du monde"—, pueden contribuir a su propio aniquilamiento y al aniquilamiento de las últimas

posibilidades serias de promover la completa dignidad del hombre."

Según la Prensa inglesa, los acontecimientos laborales de España son capítulos en vías de alcanzar el

punto final, aunque digno de memoria´ para que el país marche con seguridad en el camino de sus

tradiciones políticas. — Alfonso BARRA.

 

< Volver