En el proceso de nulidad de matrimonio. 
 Señora de Martínez Emperador: "Estoy al borde de la indefensión"     
 
 Diario 16.    01/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

En el proceso de nulidad de matrimonio

Señora de Martínez

Emperador: Estoy al borde de la indefensión

La esposa de Antonio Martínez Emperador ha elevado un recurso al cardenal de Madrid, por el que recusa al Tribunal Eclesiástico de la Sección Séptima, por supuesta parcialidad.

La señora de Martínez Emperador, Plácida Moreno López, ha calificado de "angustiosa la situación por la que atraviesa, con motivo de los pleitos conyugales que mi marido ha provocado"".

Antonio Martínez Emperador desempeña, entre otros, los siguientes cargos: diputado provincial de Madrid, teniente de alcalde por el distrito Hortaleza-San Blas, funcionario público del Ministerio de Información y Turismo y presidente del Sindicato Provincial del Espectáculo.

Hace tres años

"Mi esposo —dijo Plácida Moreno a un redactor de D16— planteó la separación el día 25 de febrero de 1976. Hacía ya tres años que no vivía con nosotros. En las medidas provisionales de la separación, el Juzgado de Primera Instancia fijó una cantidad que estaba estipulada en veinte mil pesetas y que elevó a veintisiete mil quinientas mensuales para mí. El Juzgado expresó entonces que mientras no hubiese sentencia de separación no habría inventario de bienes. Después de esto, mi esposo solicitó la petición de inventario de bienes, que le fue denegada."

Las casualidades

La señora Moreno López contrajo matrimonio con Antonio Martínez Emperador hace treinta y cuatro años.

"Mi marido —prosigue la comunicante— pidió primero la separación de nuestro matrimonio, mediante demanda que correspondió a la Sección Séptima del Tribunal Eclesiástico del Arzobispado de Madrid, cuyo titular es el conocido Juez don Secundino Jiménez Rodrigo. Solicitó después la nulidad por medio de una demanda que, casualmente, volvió a corresponder al mismo Juez que llevaba la separación. Y las decisiones de este Tribunal han estado manifiestamente en contra mía."

Incompatibilidades

"El Juez —asegura la señora Moreno Lópea - no ha querido admitir la lógica excepción de incompatibilidad que yo opuse, por medio de mis defensores, entre dos acciones Judiciales tan contradictorias como son: la de separación, que implica la validez del matrimonio, y la nulidad, que significa todo lo contrario."

"Me han dejado sin defensa —añade—, sin abogado y sin procurador, por decisión del mismo juez titular de la Sección Séptima, quien decretó el cese de los mismos en los turnos de los tribunales eclesiásticos, con la misma fecha de la apelación. En este Tribunal mis testigos no pudieron declarar, porque se negaron rotundamente a ello dada la personalidad de marido."

Al encarar esta última posibilidad de obstáculo, la señora de Martínez Emperador reitera: "Mi procurador ofreció nuevamente presentar otra lista de testigos, que el Juez rechazó, bajo el pretexto de que queríamos entorpecer la marcha del juicio. Y me encuentro en la actualidad al borde de la indefensión." Dificultades

"Me deniegan —añadió a D16— en el Tribunal Eclesiástico, la defensa del abogado y del procurador, y me instan a que, si en el plazo de diez días no nombro nuevos representantes, se me someterá a la justicia de ese Tribunal. Me niegan el derecho de apelación, con estas palabras textuales: "El Tribunal le rechaza, "indeabinitio", sin apelabilidad posible. Ante esta situación, no he tenido mas remedio que dirigirme, mediante un recurso, al cardenal de Madrid, para solicitar la recusación del Tribunal."

La señora de Martínez Emperador informó también que ha buscado la protección de la Asociación Española de Mujeres Separadas, para poder luchar debidamente en la defensa de mis derechos.

 

< Volver