Autor: Ampuero Lobato, Julia. 
 Decreto Tarancón. 
 Las mujeres separadas no están de acuerdo  :   
 Su propuesta de reforma del Concordato, aceptada por Asuntos Exteriores. 
 Pueblo.    25/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

"DECRETO TARANCON"

LAS MUJERES SEPARADAS NO ESTÁN DE ACUERDO

• Su propuesta de reforma del Concordato, aceptada por Asuntos Exteriores

PUEBLO, por Julia AMPUERO.—La Asociación Española de Mujeres Separadas convocó a una rueda de Prensa a todos los medios informativos madrileños. Motivos: hacer pública la aceptación por parte del Ministerio de Asuntos Exteriores de una propuesta de reforma de tres artículos del Concordato vigente, hecha por esta Asociación de cara al inminente inicio de su renovación por parte del Estado español y la Santa Sede. El otro asunto que motivó la convocatoria de la rueda de Prensa fue dar a conocer la impugnación que la Asociación ha hecho contra el «decreto Tarancón», por el que el cardenal de Madrid anunció el establecimiento de .la gratuidad de las costas judiciales en los procesos de separación y nulidad matrimoniales y contra las «aportaciones voluntarias de los clientes de los Tribunales», que monseñor anunció como sustitutivas de las costas.

—Según los informes recibidos por esta Asociación —nos dice la presidenta, Mabel Pérez Serrano—, el decreto saldrá publicado en el mes de marzo próximo, pero omitiendo toda referencia a los donativos voluntarios, sin que esta omisión disminuya nuestra critica, ya que entendemos que la invitación a los donativos ya se ha difundido con suficiente eficacia para obtener el propósito de que los litigantes aporten su dinero sin determinación de cantidad,

—¿Qué artículos concretos del Concordato son los que habéis propuesto al Ministerio de Asuntos

Exteriores para su reforma?

—Los artículos veintitrés, veinticuatro y veinticinco.

—¿Me los puedes resumir?

—Propugnamos que se les dé una nueva redacción para que sólo surta efectos civiles el matrimonio civil, y que el Estado español reconozca competencia a los tribunales civiles para dirimir las causas de separación y a los eclesiásticos para las causas de nulidad y dispensa.

—¿Cuál ha sido la respuesta del Ministerio a vuestra propuesta?

—En primer lugar queremos dejar constancia del hecho —nos comenta ahora La vicepresidenta, Ana María Pérez del Campo— de que el Ministerio nos haya contestado en cinco días, cosa que no hemos conseguido todavía que haga el señor Tarancón con todos los escritos y denuncias que le hemos enviado.

El Ministerio nos ha comunidades muy acertada nuestra propuesta de reforma y digna de tener en cuenta, por lo que la han pasado directamente a manos de don Jesús Ezquerra, que es uno de los miembros que componen la comisión encargada de preparar los acuerdos parciales del vigente Concordato con la Santa Sede.

—Has hablado de denuncias enviadas al cardenal, ¿sobre qué?

—Sobre las irregularidades de los Tribunales Eclesiásticos en general y sobre algunos jueces en particular.

—¿Cómo quiénes?

—Te puedo decir que hace tres años se envió un escrito, a través de notario, a monseñor Tarancón, en el

que pedíanlos que abriera una investigación a fondo sobre un juez del Tribunal número 7 de Madrid, porque teníamos, y tenemos, abundantes pruebas documentales y testificales de sus actuaciones totalmente opuestas a las que se supone debe tener en el ejercicio de su ministerio y en la administración de la justicia. Pues bien, a pesar de hacer tres años de esta denuncia, y otras posteriores, como ha sido el caso de la señora de Martínez Emperador, que ha elevado un recurso al cardenal por supuesta parcialidad de este juez, quien se ha aventurado, incluso, a hacer unas puntualizaciones a dicha señora en un periódico vespertino a pesar, repito, de hacer tanto tiempo de nuestra demanda, ese juez continúa impartiendo «justicia» en su Tribunal.

Creo que con esto están dichas muchas cosas

 

< Volver