Autor: Roldán, Gregorio. 
 Casi un centenar en toda España. 
 Mujeres libres: En contra de las feministas     
 
 Diario 16.    10/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Casi un centenar en toda España

Mujeres libres: En contra de las feministas

Mujeres Libres, la organización feminista - libertaria que nació en abril de 1936, vuelve a la palestra tras los manifiestos de noviembre del pasado año y el febrero de 1977. Se confiesan antifeministas, aunque, por cuestiones tácticas se integran dentro del colectivo de este tipo de organizaciones.

En los primeros tiempos le su fundación contaba con veinte mil afiliadas, agrupadas en ciento cuarenta y siete organizaciones, extendidas por todo el país. Las primeras instigadoras de este movimiento fueron la poetisa Lucía Sánchez, la doctora Amparo Folch y Mercedes Coma, que actualmente reside en París, retirada de toda actividad política

Mujeres Libres-ONT-FAl

En su programa inicial se planteaba la existencia de un problema específicamente femenino, la aceptación del anarquismo, como ideal revolucionario, y la contradicción existente entre la teoría y la práctica en los medios anarcosindicalistas de la época.

La Confederación Nacional de Trabajadores (CNT) y Mujeres Ubres, dos movimientos de clara i

Inspiración

Gregorio Roldan

filosófica anarquista, mantuvieron relaciones discrepantes en la primera época. En la actualidad, los contactos son cordiales e, incluso, la mayoría de las integrantes de Mujeres Libres militan en dicha central sindical. No existe una relación de dependencia entre las dos agrupaciones, sino identidad de fines.

Pilar, una mujer libre

Pilar, una de las responsables de las relaciones externas de la organización, manifestó a D16: "Aquí no hay líderes, tío. Estamos en contra de los grupos feministas que existen hoy, en cuanto que éstas pretendan la sustitución de la sociedad ´machista´ por otra "feminista", con los mismos, o parecidos, defectos estructurales."

"Nosotras —añadió— no entendimos asi el feminismo. Creemos en la emancipación de la mujer, pero inscrita dentro de un intento de equiparación total e igualdad absoluta entre ambos sexos. Es la búsqueda de la persona."

Próximamente, Pilar intentará formar una comuna rural en Oviedo, "porque si lo intento en mi pueblo —dice las fuerzas vivas me soltarían los perros".

Ahora sólo cien

En la actualidad no pasan del centenar las Mujeres Libres que hay en España. Proceden de grupos o ideologías libertarias. Los dos grandes núcleos se encuentran en Madrid y Barcelona, en donde ya han editado el primer número de su revista. La mayoría de estas mujeres están encuadradas en ese rol ´ de "estudiantes trabajadores".

"Efectivamente —admite Pilar—, somos muy pocas. Es el propio peso de nuestra ideología libertaria y de nuestra acción política el que sin demagogias ni engaños, va a prendar en el colectivo de mujeres de la sociedad española."

Acusa a los otros grupos feministas, "porque están normalmente adscritos a los partidos políticos, lo que implica uña subordinación a la disciplina programática de los mismos. Por eso estamos en contra, pues no admitimos esta dependencia. Al margen de esto, nosotros, siguiendo un elemental sentido de la táctica, colaboraremos con ellas en un futuro".

En relación con las próximas elecciones, Pilar dijo: "Serán un delicioso Juego político. Uno más ai que se nos trata de acostumbrar. Naturalmente, esperamos que haya un boicot al mismo."

El manifiesto de febrero

El manifiesto suscrito por la Agrupación de Mujeres Libres de Madrid y Barcelona en febrero del presente año consta de siete puntos en ios que se plantea como cuestión fundamental y prioritaria "no la liberación de la mujer en sí, sino en el marco más amplio de la emancipación de la clase trabajadora dentro de la perspectiva libertaria".

Alude, en primer lugar, a la realidad alienante que circunscribe a la mujer española de boy y a la necesidad de la lucha contra la desigualdad económico-social, que es causa primordial de las relaciones intersexos.

Reafirma la lucha "no contra ios hombres, sino contra las estructuras, tanto políticas como mentales, responsables de los enfrentamientos entre hombre y mujer, para lo cual se propone establecer "cielos de conferencias, escuelas, cursillos especiales, revistas, etc., tendentes a capacitar a la mujer y a emanciparla de la triple esclavitud a que ha estado y sigue estando sometida: esclavitud de ignorancia, esclavitud de mujer y esclavitud de productora".

"Pretendemos —sigue el manifiesto— un cambio de comportamientos usos, costumbres, formas sociales y creencias a propósito del hombre y de la mujer y la total transformación de la vida cotidiana."

Finalmente abogan por la eliminación de todo tipo de dirigentes, "considerando que la jerarquía nunca ha sido vía para la emancipación del individuo, sea hombre o mujer" y rehusan cualquier intento impositivo de cultura especifica.

 

< Volver