Asociaciones y sindicatos     
 
 Informaciones.     Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ASOCIACIONES Y SINDICATOS

La Comisión de Leyes Fundamentales de las Cortes ha rebasado el articulo 13 del proyecto de ley

Sindical. Lo ha hecho, quizá, en menos tiempo del que tu importancia merecía, pero los procuradores han

encontrado pronto una mayoría favorable al establecimiento de una sola asociación por cada actividad

económica o profesional. La Comisión ha primado la "pluralidad dentro de la unidad" a la "pluralidad" a

secas. La prudencia, el deseo de dejar las cosas bien atadas, las garantías de unidad sindical, han preva-

lecido sobre cualquier otra consideración.

El tema del asociacionismo sindical -ya se dijo en los debates de la Comisión— es una de las claves de

nuestra convivencia futura. No puede tener mayor importancia el arbitrar una maquinaria asociativa

sindical de precisión que ni adelante ni atrase, que no rompa la unidad perseguida por todos los sindi-

calismos europeos, pero que. al tiempo, integre al mayor número posible de personas, por distintos que

sean sus métodos de acción sindical.

En este caso, tal como ha sido redactado el artículo 13 de nuestra futura ley Sindical en esa segunda

condición arriba apuntada puede verse en peligro. Puede haber pluralidad dentro de cada asociación única

por rama de actividad económica o profesional, pero será difícil de lograr sin tensiones ni rupturas, será

difícil conseguir esa mayoritaría integración de todos en los cauces de la ley. La unanimidad sobre un

tema tan complejo como el de las reivindicaciones sindicales es una utopia, y el acopio de voluntades

para una tarea común sólo se consigne con una amplia pluralidad de cauces.

Por otra parte, el otro asociacionismo - el político - levanta de nuevo, tímidamente, la cabeza. Se ha

hablado de una reunión en Secretaría General del ministro señor Fernández Miranda con varios conse-

jeros nacionales encargados de estudiar el anteproyecto de asociaciones políticas. Al tiempo, varios

procuradores familiares, en una de sus acostumbradas reuniones antes de cada Pleno en las Cortes han

redactado un comunicado sobre el tema. En él expresan su preocupación por la lentitud en la elaboración

de un régimen de asociacionismo político

No cabe duda de que ambos asociacionismos están intimamente relacionados. Incluso parece existir una

tendencia a que se sirvan de contrapeso. Ya lo sugirió hace unos días uno de los miembros de la Comisión

de Leyes Fundamentales —don Dionisio Martín Sanz— cuando riño a decir que no tenia inconveniente

en una apertura en el asociacionismo político siempre que se hubieran articulado unas asociaciones

sindicales fuertes.

Sin entrar en el análisis de la bondad o inconveniente de esta política de equilibrio, es obvio que del

asociacionismo sindical fuerte y unitario sólo se puede derivar un asociacionismo político flexible y

diversificador

Cautelas, las que hagan falta, pero ni una más. Esquivar la pluralidad sería caer en un riesgo aún mayor

que el que se trata de evitar Ahora que se trata de coronar y desarrollar nuestras leyes constitucionales hay

que poner empeño en dejar vías abiertas para todos. Cuantos más caminos se abran dentro de la

Constitución, menos lo estarán fuera de ella. De eso se trata.

 

< Volver