Tribunales. 
 Informes en el juicio de Reace     
 
 ABC.    25/10/1974.  Página: 52. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

ABC. VIERNES 25 DE OCTUBRE DE 1974. EDICION! DE 1A MAÑANA. PAG. 52.

INfORMES EN EL JUICIO DE REACE

Pontevedra 24. Con la sala abarrotada ?y en. ei pasillo más de un centenar de personas que no tuvieron

acceso, esta mañana ha continuado el juicio de Reace.

El acto se inició con el informe fiel fiscal don Cándido Conde-Pumpido Ferreiro, que en, su calidad cié fiscal

jefe de la Audiencia Provincial de Pontevedra entendió desde los primeros momentos en las diligencias del

sumario.

Durante una hora y tres cuartos analizó con todo detenimiento y minuciosidad la participación que los tros

procesados tuvieron en los hechos objeto de acusación y. rebatiendo todos y cáela uno de los posibles

argumentos que las defensas iban a invocar en el momento oportuno en favor de sus patrocinados.

Dijo que algunas referencias sobre el caso habían sido espectaculares y se alejaban de la realidad. Señaló

que no era fácil conocer el destino del dinero y aludió a José María Hornero González, que se suicidó en

Sevilla, al que denominó «chivo expiatorio», «porque los muertos tienen las espaldas anchas y rio. pueden

hablar».

Cito las cartas que redactó antes de suicidarse, en las que se especificaba aue el principal culpable era

Alonso Fariña, al que Romero consultaba algunas gestiones aun cuando aquél ya no fuese presidente de

Reace.

Subrayó que la. C. A. T. era escrupulosa en cuanto a la vigilancia del aceite, y en relación con García

Cañáis dijo que en su actuación había imprudencia, pero no dolo.

Al final de su informe solicitó que se condenara a los procesados a las penas que para ellos había

interesado en las conclusiones elevadas a definitivas, y que son:

Alonso Fariña, quince años de reclusión menor, por un delito de malversación, y tres meses de arresto

mayor y multa de 250.000 pesetas por un delito de cohecho; Román Pérez, doce años y un día de reclusión

menor por un delito de malversación y la de tres meses de arresto mayor y multa de 250.000 pesetas por un

delito de cohecho, y García Cañáis, tres años de prisión menor, por un delito de falsedad Imprudente, multa

de 100.000.000 de pesetas poí un delito de malversación, y tres meses de arresto mayor y 300.000 pesetas

de multa por cohecho; así como a que Alonso Fariña y Román Pérez abonen a la Comisaría de

Abastecimientos y Transporte® una indemnización de 167.615.172 pesetas,que supletoriamente deberá

satisfacer también García Cañáis y de cuya indemnización responderá- subsidiariamente Reace, y también

subsidiariamente Frigoríficos de Barcelona, hasta el limite de 56.000.000 de pesetas.

A continuación, inició su informe el abogado del Estado, don Tomás Santoro, en nombre >ie la Comisaría

de Abastecimientos y Transportes. Su informe, también muy detallado y minucioso, se limitó a profundizar

en los mismos argumentos y teorías que el fiscal para sostener la acusación de los tres encartados y de las

dos empresas responsables civiles, y solicitó para los procesados las mismas penas e indemnizaciones que

el fiscal, con la salvedad de que el límite de la responsabilidad civil Frigoríficos de Barcelona ¡a hizo elevar

a 59.944.988 pesetas, y que la" cantidad de aceite sustraído la cifró en mas de cuatro millones de

kilogramos, valorados en 170 millones de pesetas.

AMENAZA DE BOMBA

Sobre las seis y veinte de la tarde una llamada ´telefónica anónima recibida en la, Audiencia anunció la

explosión, en una hora, de una bomba colocada en los locales judiciales.

Se pasó nota escrita al presidente del Tribunal, quien ordenó la suspensión del juicio y el rápido desalojo

de la sala, lo que se hizo en perfecto orden.

En¡ esos momentos estaba informando el abogado señor Muñoz Lorenzo, defensor de Román Pérez, a

quien debería seguir en el •uso de la palabra el señor Gil-Robles.

Una vez desalojada la sala, la Policía Armada y otros funcionarios y agentes practicaron, una detenida

Inspección de las distintas dependencias de la Audiencia, sin que hasta el momento haya sido encontrado

ninguna bomba o artefacto sospechoso.— Resumen de agencias.

Definitivamente rechazada la candidatura de Gil-Robles para el decanato del Colegio de Abogados.

La Sala 4.° del Tribunal Supremo ha dictado sentencia en la que rechaza el recurso coníencioso-

administrativo interpuesto por don José María Gil-Robles y Quiñones contra orden del Ministerio de Justi-

cia de 14 de diciembre de 1972, por la qwe, entre otras, se rechazó su candidatura para el decanato del

Colegio de Abogados de Madrid.

En su virtud, y de conformidad con lo establecido en el articulo 105 de la ley reguladora de la Jurisdicción

Contencioso-adminitrativa, el citado departamento ministerial, por medio de una orden que publica el

«Boletín Oficial del Estado», ha dispuesto que se cumpla en-sus propios términos la referida sentencia.—

Europa Press.

 

< Volver