Nuestra respuesta     
 
 Ya.    05/05/1973.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

NUESTRA RESPUESTA

PODRÍAMOS haber prescindido de este comentario, puesto que el lec-•* tor tiene a la vista, y

puede compararlos, nuestro editorial de pasado día 3 y el que "Arriba" l« ha dedicado. Podríamos

incluso haber prescindido de reproducir el nuestro. Basta con su último párrafo, que "Arriba" se ha

dignado recoger, para que cualquiera pueda juzgar sobre una acusación como la que se nos

hace, cuya gravedad, por su contenido y por su tono, carece seguramente de precedentes en la

prensa española de los últimos treinta años.

Tendríamos que remontarnos a los años de la II República, que tan gratuitamente evoca "Arriba",

para descubrir algo parecido; para descubrirlo, naturalmente, del lado de aquellos que acaban de

encontrar sus continuadores en los criminales agresores del 1 de mayo pasado. SI contestamos

es por consideración a nuestros lectores, a los que pudiera extrañar nuestro silencio; pero

estamos seguros de que también ellos comprenderán que en nuestra respuesta prescindamos del

vocabulario que tan pródigamente derrocha "Arriba". Hay armas que por sí solas delatan al que

las emplea; las nuestras no son ésas.

Podría serlo la ironía. Porque ¿quién leerá, sin que asome una´sonrisa a sus labios, que

"Arriba"—precisamente "Arriba"—nos acuse de "inmovilismo radical y recalcitrante"? Ocurre, sin

embargo, que esa acusación se hace a propósito de un suceso sangriento y doloroso, que como

españoles hemos condenado y como a españoles nos ha herido, y entonces la sonrisa Irónica se

convierte necesariamente en protesta indignada, cuando se nos acusa de "pisotear el dolor del

.pueblo español" y hasta de pensar que se abran "cauces de participación para los asesinos".

Todo porque hemos recordado (como hicimos, por ejemplo, con motivo del estado de excepción

acordado en 1969; como ha hecho ahora algún colega, aunque nosotros seamos los destinatarios

exclusivos de la ira de "Arriba") que no bastan medidas de orden público —"por justas .y

necesarias que éstas sean", según puntualizábamos—si no se resuelven los demás problemas

que nuestra sociedad tiene planteados. ¿Se dirá que la advertencia era inoportuna? Aunque lo

fuera, no justificaría el editorial de "Arriba". ¿Pero se la puede considerar Inoportuna cuando

tantas veces medidas de aquella naturaleza han sido esgrimidas por los interesados en desviar la

atención de los otros problemas y como un medio de aplazar su solución? Aunque así se

comprometa gravísimamente el porvenir de la nación.

CON innumerables los testimonios que hemos recibido, incluso de al- tas autoridades, de aplauso

a nuestro editorial. Y, en general, nos conforta la convicción de que son infinidad los españoles,

buenos patriotas y leales al régimen, que vienen compartiendo nuestro punto de vista, y nos

respaldan, y nos alientan, precisamente porque desean, como nosotros, que el régimen

desemboque en un futuro de paz y no se malogren tantos esfuerzos y sacrificios. Nos preocupa

que la obce-ración de una minoría pudiera hacerlo Imposible. Y es doro que al decir esto no

pensamos en "Arriba". Porque es hora de adarar que a lo largo de este editorial no hemos

pensado nunca que estábamos polemizando con, "Arriba". El editorial delirante que reproducimos

es, en el fondo, algo mucho más triste: es un editorial al dictado.

No nos referimos, pues, tdnto a "Arriba" (cuyos criterios,- por cierto, aparecen en notoria

contradicción con los de otras organizaciones muy en esa línea) como a quienes le inspiran; y a

éstos no» dirigimos no por lo que nos hayan imputado, ni por el tono en que lo han hecho, ni por

lo que nos afecta exclusivamente a nosotros, sino por lo que afecta a la Patria común para

pedirles que midan muy estrechamente su responsabilidad para con ella por cuanto hacen, por

cuanto dejan de hacer, por cuanto impiden que se haga. Intentando cerrar los caminos que otros,

con más generosidad y previsión* del futuro, supieron abrir. Por nuestra parte, tenemos la

conciencia tranquila.

 

< Volver