Presuntas implicaciones de Genoveva Forest en el asesinato de Carrero. 
 Informó sobre la vida del almirante y encargó a Durán la carcel para ocultarle secuestrado  :   
 Facilito asimismo la fuga de los magnicidas y redactó el libro Operación ogro. 
 ABC.    16/11/1974.  Página: 49-50. Páginas: 2. Párrafos: 16. 

ABC. SÁBADO 16 DE NOVIEMBRE DE 1974. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 49.

PRESUNTAS IMPLICACIONES DE GENOVEVA FOREST EN EL ASESINATO DE CARRERO INFORMO

SOBRE LA VIDA DEL ALMIRANTE Y ENCARGO A DURAN LA «CÁRCEL» PARA OCULTARLE

SECUESTRADO.

Facilitó asimismo la fuga de los magnicidas y redactó el libro «Operación ogro».

Se encuentra prácticamente terminado el sumario que se instruye por el asesinato del presidente Carrero,

en el que están implicadas trece personas. Los autores materiales del atentado se encuentran en Francia y

su extradición ha sido solicitada ya dos veces, sin que el Gobierno francés haya, contestado por el

momento.

Los procesados son Pedro Ignacio Pérez Beótegui, José Ignacio Abaitua Gomeza, José Miguel Beñarán

Ordeñana, Javier María Larreategui Cuadra, José Félix Azurmendi Badiola, Juan Bautista Izaguirre

Santisteban, José Antonio Urriticoechea Bengoechea, Jesús Zugarramurdi Huici, Mercedes Alcorta Arzac,

José Miguel Lujua Gorostiola, José Ignacio Múgica Arregui, Antonio Duran Velasco y Genoveva Forest

Tarrat.

A todos ellos se les imputan tres delitos de asesinato (cualificados por las circunstancias de alevosía,

explosión como medio y premeditación), seis delitos de lesiones y varios delitos de estragos y daños. Para

asegurar el pago de las responsabilidades civiles, se les requiere para que, solidariamente, presten fianza

de cien millones de pesetas. Respecto de los once primeros se decreta la prisión incondicional, y en cuanto

a Genoveva Forest y Antonio Duran se decreta la prisión provisional comunicada.

Los diez primeros encartados, informa Europa Press, fueron procesados el 9 de enero del presente año;

Múgica Arregui lo fue posteriormente y Genoveva Forest y Antonio Duran, el día 9 de noviembre. Al ser

notificado este último auto de procesamiento, al parecer, Genoveva Forest se echó « llorar y Antonio

Duran se mostró de acuerdo con el contenido del auto.

DESTACADA ACTUACIÓN DE GENOVEVA FOREST

Según el reciente auto de procesamiento, Genoveva Forest, de avanzada, filiación comunista v reconocido

ascendiente sobre otras personas de su misma ideología, que desde 1972 se hallaba en íntima relación con

destacados miembros de la organización terrorista E. T. A. V Asamblea, en especial con José Ignacio

Múgica Arregui, alias «Ezquerra», del Comité ejecutivo de dicha organización, y con José Miguel Bañarán

Ordeñana, alias «Argala», del Frente Militar de la misma, había convenido con ellos organizar en Madrid la

infraestructura de la E. T. A. con- elementos que, por no ser vascos ni pertenecer a la repetida

organización, permitiesen extender las actividades ilegales de ésta a la capital de España sin despertar

sospechas de la Policía.

Puesta al corriente del propósito de dichos miembros de la E. T. A. de llevar a cabo el secuestro del

almirante don Luis Carrero Blanco, en el que decidió colaborar Genoveva, les suministró los datos ne-

cesarios sobre la vida, costumbres e itinerario habitual del señor Carrero.

UNA «CÁRCEL DEL PUEBLO» EN ALCORCON

. En la primavera de 1973 —sigue diciendo el auto de procesamiento— Genoveva encargó a Antonio

Duran Velasco (miembro del partido comunista de toda su confianza) la construcción de un «refugio» o

«cárcel del pueblo» secreta,, con capacidad suficiente para retener en él mismo a la presunta víctima y

albergar a sus secuestradores, en el piso bajo, casa 4-D, de la calle Hogar 68, de Alcorcón (Madrid), que

había puesto a nombre de su esposa, Remedios Pérez López.

Duran aceptó y Genoveva le entregó 75.000 pesetas para la obra y 48.000 por el alquiler de la vivienda, de

cuyas llaves se hizo cargo. Puesta al habla con los elementos directivos de la E. T. A., éstos enviaron a

José Miguel Bañarán Ordeñana con varios miembros más que ayudasen a la construcción del «refugio»,

que comenzaron en junio y terminaron en octubre.

Cuando todo estaba preparado para el secuestro, el 16 de diciembre Genoveva comunicó a Antonio Duran

que se había desistido de ello y, en su lugar, se había acordado darle muerte, por lo que el «refugio»

serviría para ocultar a los autores materiales del atentado, lo que también fue aceptado por Duran.

Efectivamente, el «refugio» fue utilizado por el comando de la E. T. A. que, a las órdenes de José Miguel

Bañarán, alias «Argala», llevó a cabo el atentado. Genoveva les facilitó también informes y documentación

falsa para huir.

Posteriormente, Genoveva fue comisionada por los directivos de la E. T. A. para redactar e] libro

«Operación ogro. Cómo ejecutamos a Carrero Blanco», en «1 que se describe tendenciosamente la

preparación y ejecución del crimen y se hace una apología del mismo.

ASI FUE EL CRIMEN

El primer auto de procesamiento relata que el 15 de noviembre de 1973, José Ignacio Abaitúa Gomeza,

utilizando el falso nombre de «Roberto Fuentes Delgado», adquirió el local semisótano de la casa 104 de la

calle de Claudio Coello, situada en el tramo por donde a diario pasaba I» víctima. Con la cooperación del

comando de la E. T. A. llegado, a Madrid con ese propósito, y en especial la inmediata y directa de José

Miguel Beñarán Ordeñana y de ´Pedro Ignacio Pérez Beotegui, perforó el muro de fachada, excavando a

continuación un pasadizo por debajo del pa-tfmento, de unos seis metros, colocando en el extremo una

carga explosiva de gran potencia, para cuyo encendido conectaron ñas pilas eléctricas y efectuaron un

ten-íido de cable hasta el chaflán de Diego de León.

Para asegurar el éxito del objetivo perseguido, además de pintar en la parte Inferior del muro de 1»

residencia de los pudres jesuítas, frente al número 104, un Enteso trazo con pintura roja que había De

servirles de punto de referencia, el día «cordado estacionaron en doble fila, a la altura de dicha señal, en la

acera de los impares, el automóvil A u s t i n «1.300a M-893.948, adquirido por José Miguel Be-ñarán

Ordeñana, bajo el falso nombre de «Fernando Llanos Ruiz», en cuyo maletero depositaron una carga

hueca de 9,2 kilos de plástico explosivo. De esta forma, el coche del almirante Carrero habría de desviarse a

.su derecha y pasar por encima de la mina y. también, al explotar ésta lo hiciera seguidamente I» carga co-

locada en el Austin «1.300» y los estragos fueran de mayor magnitud.

Llegado el día convenido —el 20 de diciembre de 1973—, José Miguel Beñarán se situó, antes de las

nueve de la mañana, junto a la finca número 110 de Claudio Coello, subido en una escalera de mano, desde

la cual se divisaba la marca roja y el Austin «1.300», que le servían de punto de referencia, acechando el

paso del automóvil del almirante Carrero, que llegó sobre las nueve y media.

José Miguel Beñarán, en ese instante, dio la señal a Pedro Ignacio Pérez Beote-gui —qu« se encontraba al

pie de la escalera con las pilas de encendido— y éste accionó el interruptor y provocó la explosión de la

mina, aunque no la de la carga de plástico del Austin, resultando muertos en el acto el presidente del Go-

bierno, don Luis Carrero Blanco; el chofer, don José Luis Pérez Mogena, y el policía de escolta, don Juan

Amonio Bueno Fernández. Sufrieron heridas don Miguel Ángel Alonso de la Fuente, don Ángel Galiana

del Río, don Carlos del Pozo Díaz, cediéndoles el refugio por las amenazas de que fueron objeto.

El matrimonio, tras prestar declaración ante la autoridad .judicial ha sido puesto en libertad.

A raíz de estas detenciones y otras ligadas a las mismas, se ha Identificado los autores de la voladura del

Monumento a los Caídos de Tolosa. el atentado contra el monumento al Maestro Tellería, en Cegama; el

Incendio del chalé Sarasola, en Isasondo; el Incendio de un taxi en Alegría de Oria y el intento de

secuestro de un enlace sindical de Beasaín.—Cifra,

 

< Volver