Puntualizaciones de la Dirección General de Seguridad sobre el desalojo de la catedral de Madrid  :   
 Ocupación coactiva de templo por parte de los manifestantes y falta de respeto al lugar sagrado. 
 ABC.    04/03/1975.  Página: 48. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

A B C. MARTES 4 DE MARZO DE 1975. EDICIÓN DE PUNTUALIZÁCIONES DE LA DI-

RECCIÓN GENERAL DE SEGURIDAD SOBRE EL DESALOJO DE LA CATEDRAL DE MADRID.

«Ocupación coactiva de templo» por parte de los manifestantes y «falta de respeto al lugar sagrado».

La Oficina de Prensa de la Dirección General de Seguridad facilitó anoche Za siguiente nota:

«Una agencia de Prensa y algunos periódicas de la capital han divulgado manifestaciones atribuidas a

estudiantes cuyos nombres no se facilitan y en las que, en forana insidiosa, se da una falsa ver-stón de tos

hechos que motivaron la Intervención de la Fuerza Pública, el día 27 del pasado mes «te febrero, para

desalojar a grupos estudiantes que pretendían permanecer recluidas Indefinidamente en en Interior de la

catedral de San Isidro, con pretexto de apoyar diversas "reivindicaciones".»

Pretenden esos anónimos «portavoces» del gmpo desalojado que «en todo momento se guando la

corrección adecuada aa lugar y que no había propaganda subversiva en el interior de la iglesia».

SaMendo al paso de esta deformación de la verdad, el Gabinete de Prensa dé esta Dirección General de

Seguridad ha de punitu´alllzar lo siguiente:

• El intento de recluirse en la catedral de San Isidro formaba parte de la campaña de agitación y

desórdenes que en estas últimas semanas vienen promoviendo en Jos medios universitarios varios grupos

clandesfcinos de significación política extremista. Mementos de tales grupos, algunos muy destacados por

sus actividades de subversión, figuraban entre los recluidos. No puede consideranse, por tanto, que esa

iniciativa estaba al margen de los intentos de subversión que venían produciéndose.

• Al ser desalojado el templo, los funcionarios de Policía, en presenicia del pre-sidente accidental dea

Cabildo, así como de persona adscrito att templo (sacristanes, encargadas de limpieza, etc.), recogieron en

los confasonarios, en los bancos y otros tugares del mismo propaganda subversiva de diversos modelos,

redactada en términos violentos. Concretamente puede señalarse que la propaganda recogida, y que se

conserva en esta dirección aparece suscrito por los grupos U organizaciones clandestinas que a

continuación se re-señan:

«Comité de Madrid de las Juventudes Comunistas de España (marxista-leninis-ta)>. «Organización

Democrática de Es-

tudiantes Antifascista», «Joven Guardia Roja», de Madrid; partido comunista de España (internacional!),

pasquín suscrito por varios reclusos de la prisión de Zamora, «Comité provincial de la U. G. T. de las

Juventudes Socialistas de Madrid», Comité provincial del partido comunista, P. U. D. E. y otros grupos

miembros del P. R. A. P.»; «Juventudes Socialistas».

«Organización Universitaria de Madrid del partido comunista de España», «Comité provincial de Madrid

de la Organización Revolucionaria de Trabajadores», «comunicado de la Junta Democrática de Madrid»

(bajo influencia comunista), «Hora de Madrid», órgano del Comité de Madrid dea partido comunista de

España, «Comité de Madrid de la Organización Revolucionaria de Trabajadores», «Hoja suscrito por F. U.

D. E. - P. R. A. P.», «Liga Comunista Revolucionaria-E. T. A.-VI Asamblea». «Estudiantes del Movimiento

Comunista de España». «Comité de dirección de la organización de marxistes-leninistas españoles», una

hoja criticando a la jerarquía eclesiástica por no haber aceptado secundar determinadas iniciativas

políticas, calendarios, de cartera de las «Juventudes Socialistas», calendarios confeccionados por la

organización comunista clandestina con la fotografía de los condenados en la causa 1.001/72.

• También, y ante las mismas personas, fueron encontradas en el interior del templo numerosas bolsas

áe plástico que contenían bocadillos, cajas de queso en porciones, chocolate y otros alimentos, así

como numerosas botellas de leche, agua y vino, algunas de éstas ya consumidas o rotas y con su

contenido derramado en el suelo, lo que producía un fuerte olor a bebidas alcohólicas. También se

encontraron barajas y juegos de dados con los que sin duda los «recluidos» pretendían entretenerse. El

suelo del templo aparecía sucio, con restos de alimentos, bebidas y colillas de cigarros.

• En el momento de iniciarse por los servicios policiales el desalojamtenlto del templo, un grupo

numeroso de estudiantes se negaron a ello y prófirferon gritos con consignas de las respectivas

Ideologías políticas o incitando a los demás a que resistieran a la fuerza pública.

• Los servicios policiales tuvieron conocimiento de la difusión de consignas en las que se incitaban a

grupos de estudiantes, en los diversos centros, a acudir en la tarde de ese mismo día 27 a las proximidades

de la catedral de San Isidro, para «apoyar» a los que suponían qoe se encontrarían en el Interior,

pretensión que de haberse puesto en practica hubiera dado lugar a nuevos desórdenes públicos en la

zona.

• Los grupos que penetraron en la catedral de San Isidro lo hicieron sta. contar previamente con la

autorización de los encargados del templo. Esta acción representaba en realidad una «ocupación» coactiva

del templo para fines políticos ajenos a toda consideración religiosa.

• El presidente accidental del Cabildo autorizó a la fuerza publica a que desalojase a quienes de esta forma

ocupaban el templo, que además se compactaban con una total falta de respeto pora el lugar sagrado, lo

que no puede extrañar si se tiene presente que muchos de ellos, según se deduce de la propaganda encon-

trada, se bailan relacionados con organizaciones clandestinas de notarla sigwifl-cación comunista, incluso

de las que, como ocurre con las «maoístas». sostienen doctrinas de la más extremada subversión.

• Es lamentable que los medios de Prensa recojan y divulguen, al margen de toda lógica y sin

contrastar su veracidad, manifestacloines o especies de elementos irresponsables interesados en deformar

la verdad de los hechos, por móviles partidistas, mientras que se duda de la objetividad dé Informaciones

facultadas por organismos que se limitan a cumplir los deberes y misiones que las normas legales les

atribuyen, para el mantenimiento del orden público y la corrección de la* infracciones de la Ley.»

 

< Volver