A medio día aún no había comenzado. 
 Consejo de guerra sumarísimo en El Goloso  :   
 El fiscal solicita cinco penas de muerte. 
 Informaciones.    17/09/1975.  Página: 1,?. Páginas: 2. Párrafos: 11. 

A MEDIODÍA AUN NO HABÍA COMENZADO CONSEJO DE GUERRA SUMARISIMO EN EL GOLOSO

EL FISCAL SOLICITA CINCO PENAS DE MUERTE.

MADRID, 17 (INFORMACIONES y PYRESA.)

A ti mediodía de hoy todavía no nabla comenzado el Consejo de guerra sumarísimo previsto para las

nueve de esta mañana, contra José Luis Sánchez-Bravo Solía, de veintiún años, estudiante de Física;

Manuel Cañaveras de Gracia, de veinte años, estudiante de C. O. U.; Ramón García Sanz, de veintisiete

años, soldador, de Barcelona: María Jesús Dasca Pénelas, de veinte años, estudiante: Concepción Tristán

López, de veintiún años, enfermera, y José Fonfría Díaz, de veintinueve años, licenciado en Biológicas y

profesor del Instituto de Colmenar Viejo, acusados de] asesinato del teniente de la Guardia Civil don

Antonio Pose Rodríguez, el pasado 16 de agosto en el barrio del Batán, de Madrid.

Las razones de; retraso, .según se filtro a los periodistas, se debe a una ampliación de! plazo de instrucción

de las defensas, que a la citada hora se encontraban reunidas en el Gobierno Militar. junto con el juez

instructor

Por otra parte, están pendientes de solución dos escritos de incidentes, presentados anoche por los

defensores Uno de ellos es de recusación de los miembros del Consejo y el otro es de nulidad de

actuaciones por faltar en e! orden constitutivo del Consejo los nombres de los abosados: nombre,

apellidos y destino del fiscal, y destino de! Presidente.

Alrededor de las diez de la mañana un oficial del acuartelamiento de El Goloso, donde se va a celebrar el

Consejo, invitó a los periodistas y asistentes a la vista, que esperaban el comienzo de la sesión bajo una

abundante lluvia, a pasar a refugiarse en el Hogar del Soldado. Fi oficial explicó que coadyuvaba al retraso

un fallo en el suministro de energía eléctrica y a ciertos trámites previos al propio Consejo.

Para cinco de los acusados, como se recordará, el fiscal pide pena de muerte, y treinta años para José

Fonfria.

En este Consejo de guerra se aplican los efectos procesales del reciente decreto-ley sobre prevención

de) terrorismo.

Según las notas distribuidas por la Dirección General de Seguridad a raíz del asesinato. Sánchez-Bravo era

el responsable de] «comando» del F.R.A.P. que mató al guardia civil el día 16 de agosto cuando regresaba

a su domicilio, en el barrio de El Batan, de Madrid. Los disparos se hicieron con una escopeta de cañones

recortados. Siempre según la Policía. Manuel Cañaveras facilitó el arma homicida; Ramón García fue el au-

tor material de los disparos y Concepción Tristán dio la orden a Sánchez-Bravo para que se llevara a cabo

el asesinato del teniente Pose, previa conformidad d« María Jesús Desea.

Por razón de su tramitacíón, los Consejos de guerra JHL se dividen en sumarios y sumaristmos. Por

sumarísimos se

entiende aquellos juicios que, por su gravedad extraordinaria, llevan aparejada una tramitación rapidísima.

Se hallan sujetos a este juicio ~que regulan en el Código de Justicia Militar los artículo» 918-937- los reos

de flagrante delito militar que iéñgatn señalada pena de muerte o treinta años de reclusión». Además,

pueden ser sometidos a este juicio otros delitos que, por afectar a la moral y disciplina de las tropos o la

seguridad de tos plasas, buques, cosas y personas, lo declaren en ios bandos que publiquen las

autoridades respectivas.

En el juicio sumarisimo, el juez instructor, terminadas las diligencias sumariales resumirá en un brete escrito

su resultado, pasando inmediatamente los autos a la autoridada judicial, la que oyendo a su auditor,

resolverá sin pérdida de tiempo lo que pro ceda. Cuando acordare que el hecno debe ser objeto de juicio

sumarísimo, se poso la causa al fiscal por término que no exceda de cuatro horas, previniéndose al a cus

ado que nombre defensor, y si no lo hiciera, se le designa de oficio. Acto seguido nombra tos personas

gue deben constituir el Consejo o Tribunal.

Asistido el reo de su defensor, celebra una comparecencia, y según de lo que de la misma resulte, pero sin

la menor dilación, se admite la práctica ante el Consejo de guerra de las diligencias de prueba que crea

indispensables a la defensa. Seguidamente se pone la causa de manifiesto al defensor, por un término que

tampoco puede exceder de cuatro horas, y expirado el cual se procede a la celebración de la vista,

observándose las mismos reglas a que se ajusta el procedimiento ordinario.

La sentencia, que se dicte se notificará seguidamente al fiscal y defensas, quienes podrán alegar lo que a

su derecho convenga por el término de dos horas, pasado el cual se elevará inmediatamente, con los

autos, al auditor, para que éste proponga a la autoridad judicial la resolución que proceda. La sentencia

será firme por la aprobación de dicha autoridad de acuerdo con su auditor. Las sentencias se ejecutarán

sin dilación, pero las sentencias de pena de muerte dictadas en estos juicios no son ejecutadas sin la

previa comunicación al Gobierno y la recepción del enterado.

Consejo de guerra en El Goloso

 

< Volver