Los cuarenta y seis días del Príncipe     
 
 ABC.    03/09/1974.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

LOS CUARENTA Y SEIS DÍAS DEL PRINCIPE

Un retroceso en el proceso tromboflebítico que, desde días atrás, afectaba a la salud del Jefe del Estado, aconsejó el 19 de julio la entrada en vigor del artículo 11 de la Ley Orgánica del Estado, artículo que dice textualmente: «Durante las ausencias del Jefe del Estado del territorio nacional, o en caso de enfermedad, asumirá sus funciones el heredero de la Corona, si lo hubiere y fuese mayor de treinta años, o, en su defecto, el Consejo de Regencia. En todo caso, el presidente del Gobierno dará cuenta a las Cortes.» Al mismo tiempo se dio vigencia efectiva a la ley del 15 de julio de 1971, que se refiere a los derechos del Príncipe de España como sucesor a título de Rey en la Jefatura del Estado.

EI primer acto oficial del Príncipe Don Juan Carlos como Jefe del Estado en funciones tuvo lugar el mismo día.

En El Pardo rubricó, la ratificación de la Declaración de Principios Hispanonorteamericana. En el acto estuvieron presentes el presidente del Gobierno y el ministro de Asuntos Exteriores. Por parte norteamericana asiste el embajador don Horario Rivero. El momento es difícil, porque corresponde al día en que la enfermedad de Franco había hecho crisis, debido a la presentación de una hemorragia gástrica que aconsejó la suspensión del tratamiento con anticoagulantes que hasta entonces se venía realizando.

El Príncipe, Jefe del Estado en funciones, permanece en Madrid y acude con frecuencia hasta la clínica privada de la Ciudad Sanitaria Francisco Franco, en cuya planta F se encuentra el Generalísimo. El día 20, en una sesión especialmente emotiva, el presidente de las Cortes da cuenta a las Cortes de la entrada en vigor del artículo 11 de la Ley Orgánica, tal y como se preceptúa en dicho artículo. El propio señor Rodríguez de Valcárcel hace un elogio del Príncipe ante el Pleno y califica sus cinco años desde que fue nombrado sucesor como «de serenidad y prudencia y ejemplo de virtudes y lealtades».

El día 25, festividad de Santiago Apóstol, Don Juan Carlos y Doña Sofía presiden en San Francisco el Grande una función religiosa en honor del Patrón de España. A la salida son ovacionados largamente por el público estacionado en las inmediaciones del templo. Un día después, en el «Boletín Oficial del Estado» aparecen por vez primera siete decretos firmados por el Príncipe de España como Jefe de Estado en funciones.

El día 30 de julio, Franco regresa a su residencia de El Pardo. Tras un paréntesis de varios días, Sus Altezas Reales reciben el 5 de agosto en la base aérea de Torrejón al Rey Hussein de Jordania y le despiden.

El día 9 se celebra el primer Consejo de Ministros presidido por el Príncipe Don Juan Carlos. Es un Consejo de signo eminentemente social y económico. El mismo día, S. A. R. vuela a Palma de Mallorca.

Antes envía un telegrama de felicitación al nuevo presidente de los Estados Unidos Gerald Ford.

Retorna de nuevo a Madrid unas jornadas más tarde. Motiva su viaje la presencia en la capital de España del primer ministro de Marruecos y del ministro de Estado encargado de Negocios Extranjeros, señores Osman y Laraki. Hay audiencia en la Zarzuela y a la entrevista asisten también por parte española el presidente Arias y el titular de Asuntos Exteriores, Cortina Mauri.

De regreso a Mallorca, el 13 de agosto. SS. AA. RR, el Conde de Barcelona y el Príncipe de España se entrevistan en alta mar a bordo del yate «María III». En la costa espera el «Giralda II». con Doña Sofía y los Infantes a bordo.

Tres días más tarde es la fecha señalada para el viaje de Franco a La Coruña. En Barajas acude a despedirle el Príncipe que una vez más retornará a Mallorca. El día 28, Don Juan Carlos vuela hasta La Coruña y se aloja en el Pazo de Meirás. Acuden a cumplimentarte el presidente y los ministros del Gobierno. Horas después tiene lugar una entrevista entre el Generalísimo, el Príncipe y el presidente del Gobierno. A partir de ese momento se comienza a especular con la posibilidad de que el Príncipe presidiera un Consejo de Ministros en San Sebastián. La noticia no tuvo confirmación oficial.

Por fin, el pasado día 30, en el transcurso del segundo Consejo de Ministros que ha presidido —celebrado en el Pazo de Meirás— S. A. R. declaró: «Trataré en todo momento de hacer lo que mas convenga a España.»

 

< Volver