Monarquía y Leyes Fundamentales     
 
 Ya.    28/06/1967.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

MONARQUÍA Y LEYES FUNDAMENTALES

Escribe "Arriba":

"Con curiosa coincidencia—que registramos sólo por lo que pueda tener de significativa—, se han lanzado recientemente, desde diversos sectores y en sucesivos días, reproches y reticentes alusiones sobre el trato que concede la prensa del Movimiento al tema de la monarquía."

"Ocurre, sin embargo, que en torno a la concepción de monarquía se han adherido interesadamente filiaciones e interpretaciones que nada tienen que ver con los Principios y leyes Fundamentales. Estos señalan en forma inequívoca el carácter tradicional, católico, social y representativo de la monarquía al tiempo que establecen con cuaridad el procedimiento legal que habrá de seguirse en el momento en que corresponda aplicar los supuestos contenidos en la ley de Sucesión.

Frente a esta inesquivable realidad de los Principios y leyes Fundamentales, algunos sectores minoritarios han utilizado la monarquía frecuentemente como un instrumento de oposición al Régimen nacido el 18 de julio y confirmado, una ves más, con el rotundo consenso nacional el 14 de diciembre de 1966. Desde las conocidas negociaciones de Indalecio Prieto hasta los fervores monárquicos que han arrebatado a algunos en el momento de cesar en importantes cargos del Régimen, en los que no se caracterizaron precisamente por sus sentimientos dinásticos, todo un rosario de resentimientos ha acompañado la actuación de ciertos monárquicos, empeñados en ignorar que la monarquía española que definen los principios y regulan las leyes es la instaurada por Franco.

Cualquier especulación que no tenga presente esta realidad y pretenda sugerir fórmulas restauradoras está de antemano condenada al fracaso."

"Tales planteamientos, mantenidos una y otra vez por algunos conspicuos monárquicos, han provocado una confusión evidente en torno al tema de la monarquía, de la única monarquía posible, que es a la que la prensa del Movimiento se refiere no pocas veces. Esta monarquía, instaurada y no restaurada, no tiene más legalidad ni más legitimidad que la de las leyes Fundamentales, y en ella tiene garantizada su participación el pueblo a través de las Cortes."

 

< Volver