En caso de ausencia o enfermedad. 
 Don Juan Carlos de Borbón asumirá las funciones del Jefe del Estado  :   
 Así lo dispone hoy una ley del "Boletín Oficial". 
 Informaciones.    16/07/1971.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

EN CASO DE AUSENCIA O ENFERMEDAD

Don Juan Carlos de Borbón asumirá las funciones del Jefe del Estado

Así lo dispone hoy una ley del «Boletín Oficial»

MADRID, 16. (INFORMACIONES.)—Don Juan Carlos de Borbon, Príncipe de España, es, por ley, el sustituto del Jefe del Estado en ausencia o enfermedad de éste, y así lo expresa hoy el «Boletín Oficial» en una ley de la Jefatura del Estado, por la que se deja expresamente establecido que al Príncipe le corresponden las funciones que el artículo 11 de la ley Orgánica del Estado encomienda al heredero de la Corona.

El artículo 11 de la ley Orgánica del Estado dice textualmente: «Durante las ausencias del Jefe del Estado del territorio nacional, o en caso de enfermedad, asumirá sus funciones el heredero de la Corona, si lo hubiere y fuese mayor de treinta años, o, en su defecto, el Consejo de Regencia. En todo caso, el presidente del Gobierno dará cuenta a las Cortes.»

LA LEY

La ley que publica hoy el «B. O. E.» dice así:

«Designado por ley de 22 de julio de 1969 sucesor, a título de Rey, en la Jefatura del Estado el Príncipe don Juan Carlos de Borbón, considero conveniente dejar expresamente establecido que le corresponden las funciones que el artículo 11 de la ley Orgánica del Estado asigna al heredero de la Corona que hubiera cumplido la edad de treinta años.

A tal fin, y en virtud de las atribuciones que me concede la disposición transitoria primera de la ley Orgánica del Estado, dispongo:

Artículo 1.º Corresponden al Príncipe de España, don Juan Carlos de Borbón y Borbón, sucesor, a título de Rey, en la Jefatura del Estado, las funciones que el artículo 11 de 1a ley Orgánica del Estado encomienda al heredero de la Corona.

Artículo 2.º La presente ley entrará en vigor el mismo día de su publicación en e1 «Boletín Oficial del Estado».

Dado en Madrid, a 15 de julio de 1971.—FRANCISCO FRANCO.

Dentro de pocos días se cumplirá el segundo aniversano de la designación del Príncipe Juan Carlos como sucesor del Jefe del Estado. Entonces —aquel 22 de julio de 1969— el artículo 11 de la ley Orgánica del Estado quedaba como adelantado en el tiempo. Dicho artículo establece que en ausencia o enfermedad del Jefe del Estado sus funciones serán asumidas por el "heredero de la Corona", si lo hubiese y fuera mayor de treinta años, y en su defecto, por el Consejo de Regencia. Es un artículo previsto para el futuro, para un futuro en que el Trono se encuentre ocupado. Actualmente, sin embargo, no existe jurídicamente un «heredero de la Corona»; lo habrá en el mismo momento en que el Príncipe Juan Carlos sea Rey.

Ahora esta circunstancial imprecisión de La ley Orgánica ha sido subsanada por una ley de la Jefatura del Estado que establece explícitamente que las atribuciones del artículo 11 de la ley Orgánica corresponden al Principe de España. Es ésta una aclaración constitucional en la que se advierte, al tiempo, un nuevo espaldarazo de Franco a las altas funciones de Estado que el Príncipe viene desarrollando con extraordinario acierto desde hace dos años.

La mera clarificación de un artículo constitucional no era en este caso necesaria, porque en el ánimo del país y de sus instituciones constaba ya la figura del Principe como único suplente de Franco en caso de ausencia o enfermedad de éste. Aún más; el Principe ya ha cumplido altas misiones de Estado que sólo podían ser delegadas por Franco, tales como sus viajes oficiales, a Francia y Estados Unidos.

 

< Volver