Autor: Massip Izábal, José María. 
 ABC en Washington. 
 Banquete en honor de los Príncipes en el Departamento de Estado  :   
 Destacó la facilidad de Don Juan Carlos para la comunicación directa, en términos de futuro y juventud, de generación nueva. 
 ABC.    27/01/1971.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

BANQUETE EN HONOR DE LOS PRINCIPES EN EL DEPARTAMENTO DE ESTADO

Destacó la facilidad de Don Juan Carlos para la comunicación directa, en términos de futuro y juventud, de generación nueva

Washington 26. (Crónica de nuestro corresponsal, por télex.) En su brindis por el Príncipe Juan Carlos y la Princesa Sofía, en el banquete que se les ha ofrecido esta tarde en el comedor de gala del Departamento, el secretario de Estado, William Rogers, después de subrayar las excelentes relaciones de hoy entre Estados Unidos y España, se ha referido al elemento de continuidad existente en dichas relaciones, demostrada ahora, una ves más, por la presencia en esta capital—ha dicho Rogers—de los Príncipes en viaje oficial a Estados Unidos. También habló Mr. Rogers del futuro español y de los cambios que el tiempo llevará. «Haremos cuanto podamos—dijo— para probar hasta qué punto valoramos nuestras relaciones con España en medio de la amistad, la cooperación y la continuidad.»

Este tema de la continuidad ka sido ágilmente recogido por el Príncipe Juan Carlos

en su breve y sincero discurso de gracias, que ha pronunciado en inglés ante los ciento cincuenta invitados que han asistido a la brillante comida. "Yo represento—ha dicho— esta continuidad en España porque las nuevas generaciones de mi país, las nuevas gentes, significan mucho en el futuro". Este concepto de juventud y de futuro preocupa mucho al Príncipe y no cesa de volver sobre el mismo en público, en conversaciones privadas e incluso en sus entrevistas con la Prensa.. Anoche, al visitar la Academia Naval de Annapolis, que conocía ya como guardiamarina del "Juan Sebastián Elcano", en 1958, Don Juan Carlos fue al «mess hall», los inmensos refectorios donde en aquel momento estaban cenando varios millares de cadetes, y el tema de la juventud volvió a sus simpáticas palabras de salutación a los estudiantes, que aplaudieron con entusiasmo, puestos de pie.

"El mundo—ha dicho en otro momento, por la mañana, en la brillantísima recepción oficial que le ha ofrecido Richard Nixon, con todos los honores a un visitante oficial, en los jardines de la Casa Blanca—quiere libertad, que para ser auténtica debe ser responsable y basarse en la paz y la cultura y exige también la atención a las nuevas cuestiones planteadas por una época en constante evolución"

Hablando de su visita a Estados Unidos —como seguramente ha destacado ya en su crónica el enviado especial de A. B. C., mi compañero Carlos Mendo—, el Príncipe dijo: «La visita que hoy iniciamos la Princesa y yo tiene una nueva y más profunda signifi-cacicn, porque es la primera vez que, como sucesor y futuro Rey de España, realizamos con carácter oficial, invitados por Vuestra Excelencia.»

El tiempo del pensamiento del Príncipe se conjuga en futuro y Don Juan Carlos parece tener, viéndole y escuchándole, mucha conciencia de esto y consigue comunicarla fácilmente a sus auditorios, como ha sucedido esta tarde en el significativo banquete del Departamento de Estado. Su vigorosa juventud, su estilo, ya muy personal, y sus ágiles planteamientos del futuro le ganan inmediatamente la atención de los que lo escuchan. Este corresponsal ocupaba esta tarde una mesa presidida por el embajador de Estados Unidos en Madrid, el activísimo Mr. Robert Hill, y todos los comensales, hombres y mujeres, han notado el mismo hecho: la facilidad de Don Juan Carlos para la comunicación directa en términos de futuro y juventud, de generación nueva.— J. M. MASSIP.

 

< Volver